Loading...

EL SUEñO DE TINY COOPER

David Levithan

0


Fragmento

NÚMEROS MUSICALES

PRIMER ACTO

«Nací así»

TINY

«¡Qué bebé más grande y divino!»

TINY, MAMÁ, PAPÁ, ELENCO

«Religión»

TINY, MAMÁ, PAPÁ, CORO

«La balada de la canguro lesbiana»

LYNDA, TINY

«Eh, ¿qué haces?»

PHIL WRAYSON, TINY

«Segunda base»

TINY, CORO

«Lo sé. ¿Qué me impide decirlo?»

TINY, CORO

«Menuda novedad»

MAMÁ

«¿Qué haces?»

PAPÁ

«Sé que no debe de ser fácil para ti»

TINY, PAPÁ, ELENCO

«Tío, no podrías ser más gay»

PHIL WRAYSON, TINY

«El defensa
    (prefiere jugar detrás)»

Recibe antes que nadie historias como ésta

TINY, BRAVUCÓN 1, BRAVUCÓN 2

«¿Qué me falta?
    (Me falta el amor)»

TINY, LYNDA, EL FANTASMA DE OSCAR WILDE

SEGUNDO ACTO

«Desfile de ex novios»

TINY, sus 18 EX NOVIOS

«Me gusta»

TINY, EX NOVIO 1

«El tamaño del envoltorio»

TINY, CORO

«Tan cerca de un beso»

ESTRELLA DE CINE ANÓNIMA

«¡Eres un encanto!
    ¡No quiero salir contigo!»

EX NOVIO 5

«Verano gay»

TINY y EL CORO DEL CAMPAMENTO

«No le des a “Enviar”»

EL FANTASMA DE OSCAR WILDE

«Reservas»

TINY, EX NOVIOS, ELENCO

«No eras tú»

TINY

«Ebrio de amor»

TINY PHIL WRAYSON, DJANE

«Algo más»

TINY

«Final»

TODOS

PRIMER ACTO

Una urbanización de las afueras de Chicago. La acción comienza con el nacimiento de TINY, hace dieciséis años.

SEGUNDO ACTO

La misma urbanización, lo único que cambia es que TINY ya sale con chicos.

PRIMER ACTO

ESCENA PRIMERA

El escenario está a oscuras y, al principio, solo se oyen murmullos, un latido y una respiración agitada. Como si alguien estuviera a punto de parir. A continuación, en medio del escenario, se ve una pantalla de papel bastante grande en la que hay dibujadas dos piernas desnudas y separadas, recatadamente cubiertas con una sábana de hospital. El latido aumenta de intensidad. La respiración se vuelve más agitada y frenética, como si un dinosaurio se hubiera sentado encima de Santa Claus y estuviera haciéndole cosquillas al mismo tiempo. Por fin, cuando ambos alcanzan su punto culminante, TINY COOPER llega al mundo abriéndose paso a través del papel y haciendo una entrada espectacular en el escenario.

En esta parte pasaremos del realismo. No hace falta que vaya desnudo y cubierto de líquido amniótico. Qué asco, por favor. Tampoco hace falta que lleve pañal. Esas cosas no le van. Al contrario, la persona que irrumpa en el escenario debería ser el enorme y estiloso TINY COOPER que protagonizará los dos actos que vienen a continuación. Para diferenciarlo de los demás Tinys, convendría que llevara una chapa que dijera EDAD: 0.

Casi todos los bebés llegan al mundo berreando, boqueando o moqueando.

TINY COOPER no.

Él llega al mundo cantando.

Se oyen los primeros acordes de «Nací así». Se trata de un tema potente, alegre, de los que hay que cantar a pleno pulmón, porque, seamos sinceros, si a Elphaba la hubieran dejado arrancarse con «Defying Gravity» al principio de Wicked, habría estado mucho, muchísimo más contenta durante todo el espectáculo. TINY acaba de hacer su entrada triunfal en este mundo (algunos dirían que a empujones) y ya tiene una idea de quién es y qué va a hacer, algo que DEBE reflejar la música y la puesta en escena. Brillo y lentejuelas, querido mío. Brillo y lentejuelas a porrillo, no seas rácano. Si a las drag queens les gustan tanto es porque sale barato.

TINY

Hola, me llamo Tiny Cooper… ¿Y vosotros?

Acabo de nacer y, ¡tío, es una pasada!

[Música: «Nací así».]

TINY

Nací así, de esta manera,

grandón y de la otra acera.

Nací así, de esta manera,

y no en un país cualquiera.

No te sabría decir,

porque no tengo ni idea,

cómo en gay me convertí.

Desde el primer gorgorito alocado

el arcoíris se dibuja a mi lado.

Tengo el pelo castaño,

el culo gordo

y unos ojos que quitan el sentido.

¡Y cuando sea mayor

voy a hacérmelo

con tíos, tíos, tíos!

¿Por qué ocultarlo?

¿Es que me compensa?

Nací así, de esta manera.

Si no puedes soportarlo,

ese es tu problema.

Y si no te convence,

se lo cuentas al Jefe.

Porque solo Dios mediante

puedo ser tan deslumbrante.

Todos los hijos de Dios llevan zapatos,

ya sean de pies planos

o ligeros de cascos.

Entraré bailando en esta vida

y bailando seguiré

mientras la función siga.

Nací así, de esta manera,

grandón y de la otra acera.

Nací así, de esta manera,

y no en un país cualquiera.

No te sabría decir,

porque no tengo ni idea,

cómo en gay me convertí.

Desde el primer gorgorito alocado

el arcoíris se dibuja a mi lado.

Tengo buenos genes

y mi propio criterio.

Nací así, de esta manera.

¡Lo demás es un gran misterio!

(A pleno pulmón.)

 

Nací.

Así.

De.

Esta.

Manera.

Y adoro.

La manera.

En.

Que.

Nací.

Lo demás

es un gran misterio.

Pero estoy listo,

¡sí, estoy listo

para ponerle remedio!

 

A quien no le guste este musical, ya habrá salido de la sala, pero no pasa nada. Eso significa que durante el resto de la representación tendrás un público entregado.

Mientras despejan el escenario, TINY COOPER se dirige a uno de los lados para confiarse con los espectadores. El foco ilumina a TINY. (Necesitarás un señor foco.)

En cuanto al foco, debe quedar muy claro desde el principio que este es el rincón especial de TINY. Conozco un montón de gente, como WILL, mi mejor amigo, y como mi último ex (que también se llama WILL; es una larga historia), que prefieren mantenerse lo más alejados posible del foco de atención. Sin embargo, algunos nos alimentamos de esos momentos electrizantes en que todo el mundo nos mira, nos escucha y se hace el silencio más absoluto que puedas imaginar a la espera de oír lo que vas a decir a continuación. Sobre todo para los que solemos sentirnos ignorados, un foco es un círculo mágico cuya fuerza nos arranca de la oscuridad de nuestras vidas cotidianas.

Lo que ocurre con los focos es que estás obligado a colocarte debajo. No te queda más remedio que subir al escenario. Hay pocas cosas para las que he estado preparado desde muy pequeño, pero esta es una de ellas.

TINY

Desde que tengo uso de razón, no recuerdo no haber sido gay, aunque no cabe duda de que en ciertos momentos he sido más consciente de ello que en otros. Y tampoco recuerdo no haber sido grandullón, lo cual descartaba basta ...