Loading...

LECCIONES DE FUKUSHIMA (COLECCIóN ENDEBATE)

Manuel Lozano Leyva

0


Fragmento

Fukushima versus Chernóbil

Las siete diferencias esenciales entre los dos accidentes se pueden establecer como sigue.

1. El accidente de Chernóbil lo desencadenó un experimento, precisamente para aumentar la seguridad, que estuvo mal planificado y desastrosamente ejecutado. Se trataba de ver si la inercia de la turbina en caso de parada de la reacción nuclear en cadena era suficiente para alimentar las bombas eléctricas de refrigeración hasta que entraran en funcionamiento las bombas diésel. El experimento se tuvo que detener y aplazar porque hubo una avería en otra central térmica cercana y peligraba el suministro de electricidad a la población. Se aplazó a las once de la noche, cuando el consumo bajara, pero los trabajadores del turno de noche no tenían la experiencia necesaria. El tiempo que el reactor había estado a mínima potencia generó ciertos isótopos cuyo papel se ignoró. De madrugada, por fallos humanos que tenían como base la ignorancia mencionada, la reacción en cadena se desbocó sin control.

Recibe antes que nadie historias como ésta

En Fukushima, el accidente lo provocó un terremoto. La reacción en cadena se detuvo inmediatamente.

2. El reactor de Chernóbil que sufrió el accidente formaba parte de un complejo de cuatro reactores dedicados a la fabricación de plutonio militar. Con la Perestroika y los acuerdos de desarme, la Unión Soviética perdió interés en el plutonio y el complejo nuclear pasó a dedicarse a la producción de electricidad. El diseño de los reactores era muy sui géneris respecto a los tradicionales reactores de agua ligera de Fukushima y de la inmensa mayoría de los que funcionan en el mundo. Por ejemplo, la reacción en cadena no tenía límite por diseño. Para entenderlo, imaginemos un coche y su capacidad de aceleración. Sea un utilitario o un fórmula 1, todos los coches tienen una velocidad límite. Una vez alcanzado ese máximo es inútil acelerar: la velocidad no aumenta porque las fuerzas motrices se han equilibrado con las de fricción y rozamiento. En las centrales normales, una vez que se dispara la reacción en cadena, esta se detiene al alcanzar un límite (muy poco por encima del nivel de funcionamiento normal). En Chernóbil, al no haber límite, la reacción en cadena se desbocó hasta llegar a triplicar la energía producida durante el funcionamiento normal, lo cual provocó un incendio de grandes proporciones y dramáticas consecuencias.

En Fukushima, la reacción en cadena se detuvo, eso significa que, siguiendo el símil del coche, quedó al ralentí. O sea, que no se detuvo la producción de calor por las razones que ya veremos.

3. El moderador de Chernóbil era grafito, es decir, carbono. El enorme bloque de carbón se incendió y se tardó diez días en apagarlo. El reactor se alojaba en un edificio normal, que no tenía contención. El incendio destruyó el techo y la mayor parte del material radiactivo se liberó a la atmósfera.

En Fukushima el moderador es agua, por lo que no se declaró incendio alguno en los reactores. En cambio, por razones que ya veremos, se liberó hidrógeno que produjo deflagraciones en tres de los reactores afectando al edificio externo, pero como tenían edificios de contención, no afectaron a las vasijas y la mayor parte de los elementos radiactivos quedaron contenidos.

4. Debido a la situación política y social de la Unión Soviética y a su cultura secretista, el accidente no se hizo público hasta el tercer día. De hecho, se denunció en Suecia, porque los técnicos de una central nuclear detectaron radiación que no podía provenir más que del este. Lo cual, entre otras cosas, hizo que la población quedara expuesta en los peores momentos de la fuga radiactiva. Unas treinta personas ya habían muerto por sobreexposición radiactiva. El número de víctimas llegaría a 57. La evacuación comenzó tarde y se hizo mal.

En Fukushima, inmediatamente después de producirse el tsunami que arrasó los grupos de bombas diésel, se evacuó a las personas de manera ordenada en un radio de 20 kilómetros. Las únicas víctimas hasta ahora han sido a debidas al tsunami y a otros accidentes distintos de la sobreexposición a la radiación.

5. En Chernóbil, el control del incendio y la fuga masiva de material radiactivo se intentó fundamentalmente desde helicópteros lanzando distintas sustancias sobre el grafito ardiente, entre otras plomo. Fueron medidas acertadas, pero los aerosoles formados provocaron aún mayor contaminación atmosférica.

En Fukushima, los venteos y vertidos, tanto involuntarios como controlados, fueron fundamentalmente de yodo, cuya vida media es de ocho días. Aunque cuando se escriben estas líneas se diga que Fukushima ha liberado en torno a un 10 por ciento de la radiactividad que liberó Chernóbil, son cifras poco comparables a menos que se definan mejor, como haré más adelante.

6. La limpieza de los efectos del desastre en Chernóbil se hizo con más heroísmo que competencia. Participaron contingentes de soldados y de protección civil con mucho valor y poca formación.

En Fukushima, el control del accidente lo está llevado a cabo ingenieros, técnicos y bomberos, con no menos valor que los soviéticos, pero con mucha más preparación técnica.

7. A los 48 muertos de los primeros meses del accidente de Chernóbil habría que añadir nueve niños que fallecieron después de cáncer de tiroides que se declaró en unas 4.000 personas. La supervivencia entre estos ronda el 92 y el 94 por ciento. Veinticinco años después se asocian al accidente unos 3.940 casos de leucemia y cánceres sólidos declarados a una población examinada de unas 600.000 personas, o sea, el 0,66 por ciento. No se han encontrado pruebas de un aumento de las malformaciones congénitas que pueda atribuirse a la exposición a la radiación.2

En Fukushima, según la información disponible, no se ha producido de momento ningún fallecimiento a causa de la radiación y aún existe la posibilidad de que el accidente nuclear no haya provocado ninguna desgracia personal. Los efectos sobre la salud serán muchísimo menores que los de Chernóbil.

Claramente, aunque ambos accidentes terminen clasificados en el mismo nivel de la escala internacional, han sido muy distintos. Describir Fukushima como un «Chernóbil a cámara lenta» tiene poco sentido y aún menos cuando hablemos de la radiactividad.

La energía nuclear

Los fundamentos básicos de una central nuclear de fisión son los siguientes 3:

1. La fisión nuclear es el proceso por ...