Loading...

NOCHES EN BLANCO Y BESOS EN EL DESAYUNO

Matteo Bussola

0


Fragmento

 

Trabajo como padre.

Mi profesión consiste en dibujar cómics.

Escribo por pasión.

A hacer cómics aprendí dibujando. A ser padre, aplicándome, aunque para ello he contado con tres magníficas maestras: mis hijas de ocho, cuatro y dos años. En cierto sentido, la escritura siempre ha estado ahí.

En estas líneas he reunido los tres aspectos y por una vez he optado por dibujar solo con las palabras.

Este libro es una especie de diario. En él he recopilado narraciones, crónicas, reflexiones, instantáneas casi diarias del crecimiento de mis hijas, del mío a través del suyo. De la manera en que la paternidad me ha convertido en un hombre mejor, en un profesional más valiente y en un compañero más atento. También en un compañero más cansado, pero en este caso el cansancio es compartido, es la fatiga que siente cualquier persona que proyecta para tratar de construir algo con otra.

Virginia, Ginevra y Melania son las lentes de miope con las que observo el mundo. Con la vista que me regalan puedo mirar todo de forma diferente, incluso lo que fui antes de ellas. Creo que se llama dar una perspectiva a las cosas. Las perspectivas nos enseñan a trazar horizontes y a comprender que todo cambia en función de la manera en que lo miras y que, en ocasiones, los futuros más improbables son fruto de un impulso que empezó a tomar forma sin que lo supieras. Lo único que debes hacer es vencer el miedo a saltar cuando llega tu momento. La paternidad fue mi salto.

Recibe antes que nadie historias como ésta

He descubierto que la calidad de mi miedo ha cambiado con los años. Tener hijos desplaza el núcleo de nuestros temores a una zona más oscura, pero a la vez lo transforma en un elemento precioso, un faro que orienta el ca ...