Loading...

YO Sí QUE ME CUIDO

Patricia Pérez

4


Fragmento

INTRODUCCIÓN

¿Y qué hace una persona como yo escribiendo un libro de cosmética natural? Ya se ha convertido en un clásico que mis libros comiencen con esta pregunta, planteándome y planteándote por qué escribo un libro sobre una temática determinada, bien sea la alimentación, la cocina o, en este caso, la cosmética. Yo también me lo pregunto porque, después de tantos años dedicándome a la televisión, no deja de sorprenderme el giro que ha dado mi carrera, y no solo porque pertenezca a un ámbito totalmente distinto sino por todo lo que estoy descubriendo y por las satisfacciones que me está dando. Pero voy a contestar a la pregunta. Como en los dos libros anteriores, lo que te quiero contar es mi experiencia personal con el mundo de las cremas, los aceites y todo lo que tiene que ver con el cuidado externo.

 

Siempre he sido una enamorada de mis momentos de cuarto de baño. Estar en el baño con mi música, mis productos para el pelo, para la piel, para las uñas. Sí, lo reconozco, es una de mis estancias favoritas de la casa porque me gusta cuidarme, como a muchísimas personas (o eso quiero creer yo) y, no solo me gusta, es que además me divierte. Ponerme cremas en el cuerpo y en el pelo, o cualquier producto que sirva para encontrarme mejor.

Recibe antes que nadie historias como ésta

 

Puedo decir que lo he probado casi todo en cuestión de cosmética. Que veía el anuncio de una nueva crema, ahí estaba yo en la tienda la primera para comprarla. Que veía en una revista que había salido un nuevo aceite para la piel, era la primera en tenerlo. Que me recomendaban un nuevo anticelulítico, en cuestión de segundos formaría parte de lo que tengo en el baño. Al ser presentadora, he tenido que cuidar mucho mi físico para estar radiante delante de la cámara y cualquier ayuda era buena. Lo he probado todo, cremas para pieles grasas, secas, mixtas (era carne de cañón para las vendedoras), cremas que daban frío, cremas que daban calor, cremas con olor, cremas sin olor, sérums, mascarillas de noche, mascarillas de día... Vamos, se podía decir que era una perfumería andante. El problema era que ninguna me iba lo suficientemente bien como para que le fuese fiel e incluso alguna me provocaba reacciones en el cuerpo, signos que demostraban que me sentaban mal: picores, rojeces, eccemas o granitos en algunas zonas y algún que otro síntoma más grave como asma, e incluso desajustes hormonales. Sí, una crema te puede sentar muy mal, y hay veces que pensamos que se debe a otras cosas y puede deberse a algún producto que te estés poniendo en la piel. Por este motivo, después de mi problema con la alimentación que conté en Yo sí que como me empecé a preocupar, aparte de lo que comía, de lo que me ponía en mi piel.

 

 

INVESTIGANDO LO QUE ENTRA POR LA PIEL

 

Después de ser consciente de los efectos que la comida podía tener en mi salud empecé a pensar que por qué no iba a hacerlo cualquier producto cosmético que absorbiera mi piel. Es verdad que no penetra en el cuerpo de forma tan directa como por la boca, pero algo sí que entra en el organismo y hay que saber qué es y cómo nos afecta. Empecé a leer los ingredientes, a investigar, y descubrí que había más de seis mil componentes químicos. Algunos de ellos controlados y otros no tanto. Este dato me hizo plantearme por qué me aplico ese tipo de productos en la piel o en el pelo a diario. He leído una estadística seria que dice que las mujeres nos ponemos una media de doce productos al día para nuestro cuidado personal, y los hombres, siete, aunque, si me apuras, dentro de poco nos adelantan. Así a bote pronto dirás: «¡Qué exageración!», pero haz un repaso mental y te darás cuenta de que es cierto. Si contamos entre jabón, crema de día, maquillajes, laca, espuma, esmalte de uñas, crema para el cuerpo, crema de noche, sérum… ¿a que salen las cuentas? Todos estos productos nos los ponemos sobre la piel, que es un órgano del cuerpo como otro cualquiera, con lo cual afecta a nuestra salud. Puede ser para bien, pero también puede ser para mal, por eso hay que tener cuidado. No hay que alarmarse pero sí hay que fijarse. Y hay que ponerse serio porque, como te he contado en mis otros libros, nuestro cuerpo no está formado por «partes» independientes, es un todo que está compuesto por órganos que están de una u otra forma unidos entre sí, con lo cual, lo que le pasa a una de esas «partes» le afecta a todas las demás a la larga. Y lo que te pones en la piel afecta también al resto del cuerpo. Esto es así porque a través de nuestra piel las sustancias penetran en el cuerpo y pueden llegar a la sangre (y a la linfa) en unos quince minutos más o menos, dependiendo, por ejemplo, del tamaño molecular de los ingredientes, de la temperatura o del estado de la piel en el momento de contacto. Influyen, por tanto, queramos o no, en nuestro metabolismo.

 

Al ir estudiando y conociendo todos estos datos, empecé a tomarme más en serio el mundo de las cremas y decidí apuntarme en un curso de cosmética natural para hacer mis propios productos sin dejar de utilizar algunos artículos convencionales de grandes laboratorios que estaban muy bien. Después de este curso vinieron otros y, al final, me enganché totalmente. Lo mejor de todo es que, aparte de cuidarme, me divertía un montón. Porque hacer tú las mezclas o prepararte tus propias cremas se puede convertir en un pasatiempo, y hasta en un hobby, con el que disfrutar mucho. Yo he de decirte que lo paso realmente bien. Puedes hacer de cualquier martes noche un martes de lujo y el más especial de la semana, o los sábados puedes organizar con tu pareja un spa en casa; incluso, si tienes hijos, les involucras de una manera sencilla y bonita en sus cuidados e higiene personal, que estoy segura, les ayudará a respetarse el día de mañana.

 

La manera más natural de cuidar la piel es aportándole nutrientes y principios activos, para que ella misma se pueda autorreparar. El hacerme yo misma mis productos cosméticos me ayuda a estar pendiente de mí misma, porque muchas veces vamos tan rápido que no nos miramos, y para tener salud es muy importante ser y tener conciencia de uno mismo. Yo me miro al espejo y observo mi piel, mi pelo, mis manos, mis piernas, incluso mis pestañas, y les doy la atención y los cuidados que me demandan y, por supuesto, se merecen.

 

No creas que para hacerte tu propia cosmética natural se necesita tener una gran planificación o tener productos raros en casa. Seguro que en tu despensa tienes un montón de ingredientes para cuidarte la piel; por ejemplo, con el aceite de girasol y el limón te quedan unas manos preciosas, con la harina de avena te puedes limpiar la cara divinamente, con las claras de huevo tienes un cierraporos estupendo, con la sal o el azúcar puedes hacerte buenos exfoliantes. Pero esto lo veremos luego en las recetas que te voy a dar.

 

 

MI PIEL ES IMPERMEABLE PERO NO IMPENETRABLE

 

Esto es algo más que demostrable. Por ejemplo, nos lo han demostrado los desodorantes que contenían aluminio. Sus componentes llegan al sistema linfático y se les ha relacionado con el cáncer de mama; lo mismo pasa con los parches, que se han puesto de moda para dejar de fumar o, incluso, para adelgazar. Como te he dicho al principio, hay más de seis mil sustancias en el mercado de la cosmética y muchas están controladas y se las conoce bien, pero otras muchas son sustancias que se comercializan sin tener demasiada información sobre sus posibles efectos en nuestra salud, sobre todo porque el efecto de estas sustancias se acumula en el cuerpo, a veces en el tejido adiposo o también en distintos órganos como el hígado o los riñones. Y no solo eso, sino que también tienen consecuencias sobre el medio ambiente y esto es algo que me preocupa y procuro respetar.

 

De todos modos, aparte de hacerme mis productos sigo utilizando alguno de los artículos convencionales de cosmética pero lo que tengo muy claro es que al comprar esta o la otra crema no me condiciona ni su publicidad ni su embalaje, lo que de verdad hace que me decida son sus ingredientes y, por eso, los reviso de arriba abajo. Y, como te dije respecto a las etiquetas de los alimentos, no es tan complicado leerlas y, poco a poco, se va aprendiendo.

 

Cuando viajo, investigo mucho sobre los productos cosméticos que hay en cada zona que visito. Me encanta descubrir cuáles son las plantas o aceites más utilizados según el sitio donde esté, ya que, como en la alimentación, cada lugar cuenta con sus ingredientes específicos y en cada estación nuestra piel demanda unos cuidados especiales.

CAPÍTULO 1
¿POR QUÉ EMPECÉ A HACERME MI PROPIA COSMÉTICA?

LOS CONSEJOS DE MI MADRE

 

Desde que soy pequeña recuerdo a mi madre utilizando todo tipo de productos para protegernos la piel y el pelo. Tanto a mis hermanas como a mí, antes de ir al parque, nos llenaba la cara de crema, y al ir a la playa, ya ni te cuento; nos decía: «Ya me lo agradeceréis».

 

Mi abuela y mi madre siguieron dándonos consejos según íbamos creciendo. Mi abuela, que era muy coqueta, decía que no importaba que una no tuviera maquillaje, que con una barra de labios se pueden hacer maravillas y, a día de hoy, doy fe. Nunca voy sin la barra de labios en el bolso. Otro consejo de mi madre que se me ha quedado a fuego es que antes y después de ir a la playa nos pusiéramos aceite en las puntas del pelo para que no se nos abrieran, consejo que sigo llevando a cabo. Todos estos consejos que hemos recibido alguna que otra vez de nuestras madres y abuelas se pueden considerar nuestra entrada en la cosmética natural.

 

 

LA PEREZA DE DESMAQUILLARSE

 

Todo lo bueno y divertido que tiene la cosmética, sobre todo el maquillaje, lo pierde el hecho de tenértelo que quitar. La ilusión que genera ponerse frente a un espejo, con tiempo suficiente (porque no hay nada peor que maquillarse con prisa), y empezar a aplicarte tu base, tus sombras, tu rímel... desaparece por completo cuando hay que quitarse todo, antes de meterte en la cama.

 

Yo me maquillo muy poco. Bueno, mentira. Al trabajar en la televisión siempre me han maquillado y me han peinado bastante. Lo que quiero decir es que yo no me maquillo mucho en mi vida personal diaria. Creo que es no porque no me guste una cara maquillada, sino por la pereza que me da desmaquillarme. Es una lata aplicarse la crema limpiadora, el tónico o el producto para los ojos, cuando además tienes mucho sueño y lo que más deseas es acostarte. Al final te vas a la cama una hora después de entrar al baño y encima a la mañana siguiente, cuando te miras al espejo, ves reflejado a un clown. Yo he trabajado muchos años en programas diarios y me di cuenta a los 30 años de que mi piel estaba un poco reseca, y de verdad que no paraba de ponerme hidratantes y nutritivas de las mejores marcas, pero aun así, cuando iba a algún centro estético, siempre me decían: «Te falta luminosidad». ¡Qué rabia me daba!

 

Todo cambió el día que mi madre me preguntó, en ese tono que anticipa un no por respuesta: «Patricia, ¿tú te estás cuidando la cara?». ¡Me quedé chafadísima! «¿Perdona? Pero ¡si me gasto dinerales en ella! Voy a que me limpien la cara y me pongo las cremas más caras». La siguiente pregunta de mi madre fue: «Pero ¿te desmaquillas bien?». Ahí no le pude decir que sí porque reconocí que a veces la pereza me ganaba. Como en los juicios, mi madre dijo el famoso «Ya no tengo más preguntas, señoría». En mi defensa puedo decir que yo me maquillaba dos veces al día, porque en esa época hacía dos programas diarios y los fines de semana también trabajaba. A eso había que sumarle los bolos y las presentaciones para empresas privadas y, claro, aparte de agotada, estaba harta de tenerme que pasar una hora desmaquillándome y muchas veces no lo hacía correctamente. Total, que tras la afirmación de mi madre en forma de pregunta, me dije: «Si quieres un cambio, cambia». Y eso es lo que hice. Lo primero, otra actitud a la hora de desmaquillarme, simplemente, siendo consciente de que era igual de importante ponerse que quitarse. Lo segundo, seguí su consejo con el producto que ella utilizaba. Yo, que tenía de todo en el baño, no tenía la piel bien; ella, que solo utilizaba aceite de almendras, la tenía resplandeciente y con cuarenta años más que yo. El aceite de almendras para desmaquillarme fue la primera «receta» de cosmética natural que usé. Como había empezado con un nuevo ritual, que a día de hoy conservo, de desmaquillarme los ojos con aceite de almendras (menudo cambio en todos los sentidos), le añadí otros dos que consistían en ponerme una mascarilla en el pelo y aceite en las uñas por la noche. Una de las primeras cosas que noté es que iba encantada a desmaquillarme porque, como eran productos que elaboraba yo (aunque poco había que hacer), pues me fijaba más en cómo iba mejorando mi piel y, sobre todo, me entretenía. Al ver los resultados, al poco tiempo me di cuenta de que iba por buen camino. Desde entonces, decidí seguir haciéndome algunos de los productos que me iba a aplicar por el cuerpo.

 

13.jpg

CAPÍTULO 2
¿QUÉ ES LA COSMÉTICA?

DEFINICIÓN DE COSMÉTICA

 

La cosmética es la técnica para el cuidado o embellecimiento del cuerpo, para lo cual se utilizan los productos destinados a la limpieza, cuidado y embellecimiento de la piel o el cabello. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), los cosméticos son: «Las sustancias destinadas para ser aplicadas en el cuerpo humano para limpiar, embellecer o alterar la apariencia sin afectar a la estructura del cuerpo o funciones».

 

El reglamento europeo 1223/2009 define los productos cosméticos como «toda sustancia, o mezcla, destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y mucosas bucales) con el fin exclusivo y principal de limpiarnos, perfumarnos, modificar nuestro aspecto, protegernos, mantenernos en buen estado o corregir olores corporales».

 

 

QUÉ ES LA COSMÉTICA BIO

 

Dentro del mundo cosmético podemos encontrar la cosmética convencional y la cosmética bio, que cada día está más de moda. A la cosmética bio también se la llama eco, natural, orgánica, etcétera. A grandes rasgos, cuando en un producto pone el logo BIO nos indica que el 95 por ciento de sus ingredientes son naturales o de origen natural, de los cuales un 5 por ciento proceden de la agricultura ecológica, y puede haber un máximo del 5 por ciento de ingredientes de síntesis autorizados.

 

Cuando leemos ECO, nos indica que el 95 por ciento de los ingredientes son naturales o de origen natural, es decir, que el 10 por ciento de los ingredientes certificables proceden de la agricultura ecológica y que como máximo el 5 por ciento es a base de ingredientes de síntesis.

 

Realmente todo depende del sello que tenga, porque no todos quieren decir lo mismo.

 

 

¿QUÉ LLEVA LA COSMÉTICA?

 

Los productos cosméticos llevan un montón de ingredientes, unos buenos y otros no tan buenos. Una de las primeras cosas que aprendí es que aunque en un envase ponga: «testado dermatológicamente», esto no quiere decir que sea bueno y que no esconda ningún tipo de peligro. Tampoco te puede dar toda la seguridad el término «hipoalergénico», tan popular en artículos de cosmética. Yo pensaba que lo de «hipoalergénico» quería decir algo así como que «no tiene perfumes artificiales», y me los compraba con tranquilidad porque las fragancias sintéticas son las que, estadísticamente, más alergias pueden causar. «Hipoalergénico» significa que el riesgo de provocar reacciones alérgicas es muy bajo pero en ningún caso compromete al fabricante.

 

Te repito y lo haré mil veces, es fundamental que leas bien los componentes de todos los productos que utilices porque la piel puede llegar a absorber el 60 por ciento de los ingredientes que aparecen en la etiqueta y, una vez dentro del organismo, quizá se vayan al tejido graso porque nuestro organismo no los sabe utilizar.

 

Con esto no quiero meterte miedo a la hora de comprar productos cosméticos, porque existe la cosmética de calidad que se puede comprar en cualquier gran almacén. Pero es muy importante leer la etiqueta.

 

 

QUÉ DIFERENCIAS HAY ENTRE LA CONVENCIONAL Y LA BIO

 

A la hora de diferenciar la cosmética convencional de la casera no nos tenemos que dejar llevar solo por lo que dice la publicidad o por la información que contiene el bote del producto. Para saber si es BIO tendremos que buscar un sello oficial que lo certifique. Hay diferentes sellos que nos certifican que el producto que lo tiene es BIO. Los sellos más importantes son BHID, EcoCert o NaTrue. Tienen nombres diferentes porque proceden de distintos países, por ejemplo, el sello BHID es alemán, EcoCert es francés y NaTrue es una asociación de fabricantes de marcas de cosmética econatural; su sello es uno de los más exigentes, completos y consecuentes en cosmética natural y cosmética bio. Otro sello es el de la asociación ecológica Demeter. Es una certificación independiente. Se aplica tanto a la agricultura ecológica como a los aceites esenciales elaborados a través de un método de producción biodinámico de agricultura.

 

Hay que tener en cuenta que la cosmética ecológica o biológica al cien por cien no existe, y si existe es prácticamente imposible de encontrar ya que los excipientes o aditivos suelen ser convencionales, pero la diferencia entre una y otra es muy grande.

 

 

INGREDIENTES QUE HAY QUE MANTENER TODO LO LEJOS QUE SE PUEDA

 

Hay algunos ingredientes en la cosmética natural con los que hay que andarse con especial cuidado. No quiero alarmar a nadie, pero sí que es mejor si los utilizamos poco, porque a la larga pueden ser dañinos.

 

ACEITES MINERALES

Aunque no suenen peligrosos, no tienen nada que ver con sustancias nutrientes ni sales, sino que se trata de un producto muy barato derivado del petróleo. Mejoran la textura de las cremas haciéndolas parecer más finas y sedosas pero no tienen beneficios destacables; al contrario, pueden tapar los poros bloqueando la respiración celular. Además, extraen la humedad de la piel, desecándola, impidiendo que los principios activos de los aceites esenciales penetren en ella.

 

COLORANTES

No solo sirven para darle un aspecto acaramelado a las cremas y geles sino que son el principal componente de los maquillajes. Los componentes con los suf ...