Loading...

MANUAL DE ESPAñOL URGENTE

Fundéu

0


Fragmento

 

Prefacio

Han tenido que pasar siete años para que una nueva edición, la decimonovena del Manual de español urgente, vea la luz. Este tiempo de silencio tiene una explicación: el MEU, tal cual había sido ideado, no podía competir con el ritmo de las cosas, con el ritmo vertiginoso de los avances tecnológicos, que lo condenaban a la consideración de obra vieja, casi desde el mismo momento de su publicación.

Requería, por tanto, no solo de una versión digital que pudiera ser actualizada, sino de un reajuste, tanto de aquellos apartados tradicionales que carecía de sentido mantener en su edición impresa, como de aquellas recomendaciones que se apoyaban en normas que hoy las nuevas obras académicas han modificado.

El nuevo Manual de español urgente estaba necesitado de decisiones que, recogiendo el testigo de lo hecho hasta ahora, permitieran abanderar una nueva etapa que marcara una prudente pero necesaria distancia con la estructura del manual que se ideó en 1985.

Recibe antes que nadie historias como ésta

En estos siete años se ha concatenado un avance tecnológico con otro, lo que ha originado, en torno a internet, un estado de revolución permanente que nos ha obligado a familiarizarnos con un lenguaje característico de este nuevo estado de cosas.

Ahora el individuo, que puede ser un medio, es capaz de subir un vídeo a YouTube y cientos de miles de personas admirarlo, criticarlo o simplemente comentarlo, o el alma solitaria puede sentirse arropada por centenares de amistades virtuales en Facebook o poseer un ejército de seguidores por el acierto en uno de esos millones de tuits que se envían cada día, desde aquel primero que lanzó su creador, Jack Dorsey, en el 2006.

Un mundo al que la lengua, el español en nuestro caso, se va adaptando para no quedarse atrás y dar respuesta a los millones de usuarios que, en contra de las voces de alarma que a menudo se escuchan, sí prestan especial atención a la corrección lingüística, pues les va en ello el prestigio que aspiran a tener ante el grupo del que forman parte o al que se dirigen.

Ahí es donde recobran sentido obras como el Manual de español urgente, que aúnan la tradición de un trabajo que empezó a comienzos de los ochenta con la modernidad de un quehacer que se desarrolla al hilo de la actualidad.

El libro que hoy tiene entre sus manos es una obra que está viva, que ha permanecido, recurriendo a una expresión del ámbito de la psicología, en su «zona de confort» durante siete años, de la que finalmente ha salido para recuperar su condición de referente entre los periodistas que en el mundo trabajan en español y entre todos aquellos que, fuera de las redacciones y de las grandes editoriales, también quieren contar a los demás sus experiencias e historias.

La Fundéu BBVA, gracias a su equipo de periodistas y filólogos, a sus miles de amigos repartidos por todo el mundo y, por supuesto, a la ayuda de sus patrocinadores, la Agencia Efe y el banco BBVA, se renueva diariamente para responder de la mejor manera y con urgencia, si no con inmediatez, a la necesidad de los hablantes de nominar a las nuevas creaciones y actividades, y también de resolver las dudas que surgen en el ejercicio diario de escribir en los medios, en los blogs profesionales o particulares y en las redes sociales.

Esta nueva y renovada edición del Manual de español urgente es una demostración más de ese espíritu de servicio y ese carácter moderno de la Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA).

JOAQUÍN MÜLLER-THYSSEN BERGARECHE

Director general

Consejo Asesor

Víctor García de la Concha

Leonardo Gómez Torrego

Humberto López Morales

Salvador Gutiérrez Ordóñez

Manuel Conthe

Victoria Prego

Soledad Gallego-Díaz

Gregorio Salvador Caja

Pilar García Mouton

Mario Tascón

 

Introducción de la 2.ª época

Esta edición ha sido sustancialmente revisada y el contenido se ha reorganizado en dos claros bloques, aunque buena parte de las observaciones en el apartado original «Sobre redacción» (que abarca los actuales capítulos 1, 2, 4, 5, 6 y 7) siguen la orientación práctica de las ediciones anteriores de destacar las dudas más frecuentes. Algunos apartados se han dejado casi sin cambios, pero otros se han reorganizado (como los de acentuación) o se han reescrito por completo (como el de mayúsculas).

En la toponimia y la antroponimia se ha optado por seguir las recomendaciones más recientes de la ONU y las Academias. Los cuadros de transcripciones pueden descargarse, con indicaciones sobre su aplicación, en el sitio web de la Fundéu.

El segundo bloque (el capítulo 9) se ha reorganizado por completo e incluye por orden alfabético la información sobre siglas, abreviaturas, gentilicios, topónimos, mayúsculas, etc., que antes se encontraba dispersa por varios capítulos. Se ha reducido considerablemente el número de siglas, ya que hoy es fácil encontrar su desarrollo, y se centra en una selección de las que presentan problemas en su traducción o escritura.

Se han añadido capítulos sobre ortotipografía (3) e internet (8), dado que cada vez es más frecuente que los periodistas tengan que trabajar con los medios de edición.

 

1

Ortografía de las palabras

1.1Se debería observar rigurosamente la ortografía fijada por la Real Academia Española, allí donde esta sea preceptiva. Préstese atención a lo que se quiere expresar y hágase una revisión por otra persona para valorar el mensaje, pues los correctores automáticos pueden dar por buenas frases con pleno sentido, ortográfica y gramaticalmente válidas, que expresan cosas bien distintas de lo que deseaba; compárese El poeta fue a París tras la pérdida de su mujer con El poeta fue a París tras la perdida de su mujer. Se recuerdan aquí solo algunas reglas que pueden ofrecer dudas.

1.2No hay que descuidar ningún elemento del mensaje. Por ejemplo, los rótulos en televisión son tan trabajo periodístico como los titulares en prensa escrita, aunque sirvan como complemento a las imágenes. Al contrario que el contenido hablado, un error en un rótulo, sea formal o de fondo, puede ser captado fácilmente como imagen y difundido por las redes de internet, con el coste de prestigio que esto conlleva.

Reglas generales de la acentuación gráfica

1.3Llevan tilde (´):

• Las palabras agudas que acaban en vocal o bien en -n o -s precedida de vocal: sofá, sillón, arnés, miráis, dieciséis, semidiós.

• Las palabras graves que no acaban en vocal, -n o -s: césped, mármol, López, huésped. Pero si a la -s o la -n la precede otra consonante, debe también colocarse la tilde: bíceps, fórceps, tríceps, wéstern, cómics. Carecen por tanto de tilde voces agudas como anoraks, kayaks, Nueva Orleans, icebergs.

• Todas las palabras esdrújulas y sobresdrújulas: líquido, entrégueselo, vuélvase, cláusula, farmacéutico.

1.4Para la aplicación de las normas precedentes es necesario contar correctamente las sílabas, teniendo en cuenta la posible presencia de diptongos e hiatos. Así, palabras como amabais, cantarais, fueseis o ibais no son esdrújulas, sino palabras graves acabadas en -s, por lo que no deben llevar tilde.

1.5Toda vocal cerrada (i, u) tónica pegada a una vocal abierta (a, e, o) lleva tilde, con independencia de cualquier otra consideración: río, píe, venía, púa, insinúo, acentúo, rehúye, país, vahído, reíais, transeúnte, barahúnda, caída, leído, oír, huía, rehúsa, cortaúñas...

1.6Palabras como heroico, mosaico, prosaico, etc., no llevan tilde porque son graves (he-roi-co) acabadas en vocal.

1.7Dos vocales iguales cualesquiera pertenecen siempre a dos sílabas distintas. Eso incluye tanto ii como uu, que se tratan igual que aa, ee y oo. Voces como chiita y diita no llevan tilde por la misma razón que creemos y microonda tampoco la llevan.

1.8Dos vocales abiertas distintas (ae, ao, ea, eo, oa, oe) también pertenecen siempre a dos sílabas distintas. Llevan tilde por ser esdrújulas héroe (hé-ro-e), línea (lí-ne-a), área (á-re-a)...

1.9Los hiatos átonos de este tipo tienden a pronunciarse como diptongos en la lengua coloquial, pero no en la esmerada o culta. Por otra parte, es frecuente que guion, fie, truhan, riais, diana, impetuoso, afluente, etc., se pronuncien con hiato. Ninguna de estas variaciones tiene carácter distintivo (muchos hablantes ni siquiera perciben la diferencia) y por ello no tienen reflejo ortográfico, como tampoco lo tienen las variantes articulatorias de plurales como guiones o truhanes, que admiten igualmente la pronunciación con hiato.

1.10La secuencia de vocales ui o iu se considera siempre diptongo a efectos de colocación de tilde, incluso si se pronunciara como hiato, ya que las variaciones prosódicas que se puedan presentar tampoco suelen tener carácter distintivo: benjuí, cuídate, interviú. Por eso, palabras como disminuido, construido, destruir, hui, jesuita o hinduismo no deben llevar tilde.

1.11La h intercalada no rompe el diptongo: truhan es monosílaba y por tanto sin tilde, y prohíbe y rehúsa necesitan tilde porque la vocal cerrada se considera pegada a la abierta que le antecede.

1.12Las palabras esdrújulas con diptongo en la antepenúltima sílaba casi siempre llevan la tilde en la vocal abierta (farmacéutico, cláusula, acuático, Éufrates) o, si el diptongo lo forman dos vocales cerradas, en la segunda de ellas (casuística o jesuítico). Las voces que no siguen esta pauta son harto excepcionales, como proteínico, museístico o esteroídico.

1.13Las letras mayúsculas se acentúan exactamente igual que las minúsculas: Órcadas, Úbeda, Ártico, Écija.

Los monosílabos y la tilde diacrítica

1.14Los monosílabos no llevan tilde: di, da, Dios, Luis, ti, fue, fui, vio, dio, fe, cien, bien, seis, guion, lie, Sainz.

1.15Se exceptúan unos pocos, en los que la tilde diferencia dos o más valores distintos del monosílabo (tilde diacrítica), siempre que en la pronunciación uno sea tónico (es el que lleva la tilde) y el otro átono. Si los dos son tónicos, no lleva tilde ninguno: sal (sustantivo y del verbo salir), son (sustantivo y del verbo ser), ve (del verbo ver y del verbo ir), pie (sustantivo y del verbo piar). Tampoco llevan tilde los monosílabos ti, vi, fe. Sí se acentúa en cambio tés, el plural de té. Los monosílabos que se diferencian con la tilde diacrítica están en el cuadro siguiente.

Sólo y los demostrativos

1.16La palabra solo se escribe sin tilde incluso cuando es adverbio, aunque puede llevarla si con ello se evita una ambigüedad. Sin embargo, en la lengua periodística se desaconseja este recurso por un doble motivo: en primer lugar, la precisión del texto debe venir de su formulación y no de un signo mínimo sobre una letra, y en segundo lugar, a menudo la percepción de que se elimina la ambigüedad es engañosa.

Monosílabos con tilde diacrítica

imagen

1.17Como ejemplo de este último punto consideremos Yo solo resolví dos problemas; para dejar claro que no tiene los sentidos de ‘sin ayuda’ o ‘sin compañía’ puede pensarse en añadir la tilde, pero de hecho persisten otras ambigüedades: puede ser que equivalga a Yo no resolví más que dos problemas, pero también que esta acción sea la única que se hizo de entre otras posibles (Lo único que hice fue resolver dos problemas) o incluso, aunque sea más propio de la lengua hablada que de la escrita, que fuera la única persona de un grupo que llegó a resolverlos (Yo soy el único que resolvió dos problemas).

1.18La concisión de los titulares tampoco justifica esta tilde: en Llegó solo puede ser adjetivo con el sentido de ‘sin ayuda’ o de ‘sin compañía’. En cualquier caso, es un detalle menor con relación a su vaguedad intrínseca, que es donde reside su gancho.

1.19Como adjetivo, la palabra solo nunca lleva tilde, por lo que tampoco la llevarán sola, solos, solas.

1.20En ningún caso se pondrá tilde en el adverbio solamente.

1.21En los demostrativos (este, ese, aquel, esta, esa, aquella y sus plurales) se aplica la misma norma que con solo: no se acentúan nunca, sean pronombres o adjetivos, aunque podrán llevar tilde para resolver una ambigüedad. De nuevo, en la lengua periodística se desaconseja este recurso, por las razones expuestas. Recuérdese que esto, eso y aquello nunca son adjetivos y por tanto no llevan tilde, ni con las nuevas normas ni con las antiguas.

Palabras interrogativas y exclamativas

1.22Tales palabras no llevan tilde si no tienen significado interrogativo o exclamativo porque son átonas.

1.23Existen dos construcciones con cierto valor enfático en las que estas palabras no se acentúan. La primera es ser... donde, ser... cuando, ser... como, etc.:

Fue en el portal donde lo atracaron. { ~ Lo atracaron en el portal }

Hoy es cuando llega el pedido. { ~ Hoy llega el pedido }

No es así como se hace. { ~ Así no se hace }

La segunda es el modo como, el lugar donde, el momento cuando..., en las que también podría decirse en (el) que:

Ese es el lugar donde hallaron las joyas.{ ~ el lugar en que }

1.24Con algunos verbos, es válida tanto la forma con acento como sin él, a menudo sin cambio sustancial del significado. Entre ellos están, según El buen uso del español (p. 225):

haber, tener, buscar, encontrar, necesitar gustar, depender, saber, ignorar, olvidar, recordar, imaginar

Interrogativos y exclamativos

donde

prep el lugar prep el que

Pon la caja donde quieras

dónde

prep qué lugar

Dime dónde has puesto la caja

prep = a, desde, en, por, hacia...

adonde

al lugar al que

Voy adonde tú vayas

adónde

a qué lugar

Se lo llevaron y nadie sabe adónde

como

del modo que

Viaja como quieras

igual que

El niño es como su padre

según

Lo hizo como le pedí

dado que

Como no vino, se lo perdió

presente de comer

Solo como verduras

cómo

de qué modo

Dime cómo haces la tortilla

por qué

¿Cómo no fuiste a la conferencia?

cuanto

(todo) lo que

Hizo cuanto le pedí

todo el/la

Compraba cuantos libros veía

cuánto

qué cantidad (de)

No se sabía cuántas personas asistieron

hasta qué punto

No te imaginas cuánto te quiero

qué cantidad de tiempo

¿Cuánto tarda en pagar las facturas?

cuando

en el momento en que

Cuando lo tengas, dímelo

si, en caso de que

Hay que corregirlo cuando no sale bien

puesto que

Cuando lo dice, así será

cuándo

(en) qué momento

Ya sé cuándo vendrá

que

persona/cosa que

No sabe lo que dijo

¿dices que/deseo que...?

¿Que ha perdido dinero en la bolsa?

para

Hay mucho que degustar

el cual/la cual

El edificio, que se terminó ayer, está abierto

qué

Con valor ponderativo

¿Qué haces?; ¡Qué fácil!

qué cosa/persona

¿Qué hay en el maletín?

cuál

No supo decir qué animal vio

cuánto

¿Qué gana al mes?

lo/algo/nada que

No tenía qué llevarse a la boca

quien

la/una persona que

Al ajedrez no hay quien le gane

el/la cual

Son personas a quienes respeta

quién

qué persona

Dime con quién vas y te diré quién eres

ojalá

¡Quién pudiera comprar un yate!

cual

que/quien

Es el informe del cual hablamos

como

Saltó cual grácil cervatillo

cuál

qué

No sé cuál ponerme

de qué clase/naturaleza

¿Cuáles son los requisitos para el ingreso?

cuan

como

La pena es tan grande cuan grande es la falta

cuán

qué

No te imaginas cuán desgraciado soy

porque, por que, porqué, por qué

véase el apartado 1.27

adonde, a donde, adónde, a dónde

véase el apartado 1.32

Imagen

Y en el caso particular de como:

ver, mirar, oír, observar, comprobar, contar, explicar, señalar

También se admiten ambas formas en el giro según como:

Decidirán si juega según como/cómo se sienta hoy.

1.25Por otra parte, llevan tilde cuando funcionan como sustantivos:

Desconocía el cómo, el cuándo, el porqué y el para qué.

1.26Tales palabras pueden ir en preguntas o interjecciones sin ser interrogativas o exclamativas, y en tal caso no deben llevar tilde. A menudo, puede sacarse de la pregunta el elemento encabezado por la palabra, aunque no siempre:

¿Cuando llegó el presidente, estaban todos?

Cuando llegó el presidente, ¿estaban todos?

¿Quien estaba allí era el ministro?

Quien estaba allí ¿era el ministro?

¿Que ha perdido sus ahorros en la bolsa?

Porque, por que, porqué, por qué

1.27Aunque las Academias de la Lengua admiten ciertas opciones cuando la subordinada tiene el verbo en subjuntivo, a continuación se dan las reglas recomendadas para determinar la grafía apropiada.

1.28La forma porque (junto, sin tilde) explica una razón o motivo:

El precio de la vivienda sube porque la economía va bien.

Con el verbo en subjuntivo porque posee valor final:

Trabajamos porque nuestro pueblo tenga mejor calidad de vida. { ~ para que }

También introduce la razón por la que se hace una afirmación (equivalente a lo digo porque, como se deduce de que), y en este caso le precede coma:

Fue una carrera dura, porque llegaron muy pocos a la meta.

1.29La forma por que (separado, sin tilde) puede equivaler a por el que, por la que, por el cual, por la cual...:

Ese fue el motivo por que dimitió el presidente. { ~ por el que }

Esa es la razón por que no quiso acudir a televisión. { ~ por la que }

También puede ser un por exigido por el verbo u otra palabra y la conjunción que:

Ganar la liga pasa por que ganemos en Vigo. { ~ por la victoria }

El presidente se inclina por que cesen los bombardeos. { ~ por el cese de }

Tiene obsesión por que se sepa la verdad.

1.30La forma porqué (junto, con tilde) es un sustantivo sinónimo de razón, motivo, causa... Como tal sustantivo se puede usar el plural:

Desconozco el porqué de su conducta.

Expuso los porqués de su política.

1.31La forma por qué (separado, con tilde) encabeza oraciones interrogativas directas o indirectas. No solo se aplica a un motivo, sino que también equivale a por cuál:

¿Por qué has venido? { directa }

Le preguntó por qué había venido. { indirecta }

Hay que decidir por qué camino hay que continuar.

Adónde, adonde, a dónde, a donde

1.32La forma adónde equivale a a qué lugar. Puede aparecer en oraciones interrogativas directas y en oraciones interrogativas indirectas:

¿Adónde se dirige el país? { directa }

Desconocemos adónde se dirige el país. { indirecta }

¡Adónde vamos a llegar!

1.33La forma adonde equivale a al lugar al que o al cual, a la cual, a lo cual:

La ciudad adonde vamos ha sido bombardeada.

1.34Las formas a dónde y a donde se consideran en la actualidad simples variantes gráficas de adónde y adonde, respectivamente, sin más diferencias. Recuérdese también que con verbos de movimiento se pueden reducir a dónde y donde, respectivamente.

Conque, con que, con qué

1.35La forma conque es una conjunción consecutiva y es palabra átona. Equivale a así que, por tanto, por consiguiente:

Ya se arregló la situación del equipo; conque ahora todos estaremos más tranquilos.

También puede ser el sustantivo coloquial que significa ‘condición, pega’.

1.36En el resto de los casos se escribirá con que o, con valor exclamativo e interrogativo, con qué:

Esa es el arma con que dispararon al taxista. { ~ con la que }

El alcalde se conforma con que la siniestralidad baje en un veinticinco por ciento.

No sabían con qué se iban a encontrar.

¡Con qué paciencia trataba al público!

Sino y si no

1.37La forma sino puede ser un sustantivo, sinónimo parcial de destino, o una conjunción adversativa:

Parece que el sino de esos países es la guerra. { sustantivo }

El avión secuestrado no era español sino italiano. { conjunción }

No hacía sino quejarse amargamente. { ~ más que, otra cosa que }

1.38La forma si no es la suma de la conjunción si y el adverbio de negación no:

No vendrá si no lo invitan.

Le preguntaron si no iba a acudir a la cita.

1.39En las preguntas retóricas donde se presenta una salvedad —que sigue inmediatamente a sino— y se espera una respuesta negativa, se escribe junto:

¿Qué otra cosa pudo hacer sino apoyarlo? { ~ excepto }

No obstante, si no se trata de una excepción, lo normal es separado (si no):

¿Por qué si no mintió? { ~ Si no fue por eso, ¿por qué mintió? }

Palabras compuestas y prefijadas

1.40Hay que prestar atención a los posibles cambios impuestos por la ortografía al formar palabras: puede ser necesario añadir una tilde (semidiós, puntapié, arcoíris, cortaúñas, veintidós), suprimirla (tiovivo, asimismo, decimoséptimo, videojuego), duplicar la erre inicial si el primer elemento acaba en vocal (prorruso, georradar, pavorreal) o cambiar la n por m ante b y p (pamportugués, ciempiés).

1.41Sin embargo, si los vocablos se unen mediante guion, se siguen acentuando como palabras independientes: ítalo-rusa, crítico-biográfico, teórico-práctico, físico-químico.

1.42Los adjetivos terminados en -mente conservan la tilde del adjetivo inicial: cortésmente, ágilmente, rápidamente, frente a sutilmente, abiertamente, francamente.

Esta regla se debe a que los adverbios en -mente son las únicas palabras en español que tienen dos sílabas tónicas: una en el adjetivo y otra en la terminación, que tiene su origen en el sustantivo femenino latino mente.

1.43Las formas verbales a las que se les añaden pronombres enclíticos llevan tilde o no de acuerdo con las normas generales de acentuación. Así, no llevan tilde las voces llanas cayose, denos, estate, proponlo, etc., como tampoco las combinaciones deles, deme, ni otras voces llanas formadas a partir de dé. Sí la llevan por ser esdrújulas:

canta + le: cántale              sepa + lo: sépalo

da + me + lo: dámelo          diciendo + se + lo: diciéndoselo

Palabras latinas y extranjeras

1.44Las palabras latinas se ajustan a las reglas de ortografía y acentuación de las palabras castellanas: cuórum, hábitat, adenda. Las locuciones latinas, por el contrario, se escriben como extranjerismos, es decir, en cursiva y sin la adición de acento ortográfico. Véase el cuadro del apartado 3.20.

1.45Todos los nombres comunes adaptados al español, aunque sean de origen extranjero, se ajustan a las reglas de acentuación de las palabras castellanas: sándwich, escáner.

Diéresis

1.46La diéresis es un signo ortográfico consistente en dos puntos colocados sobre la u para indicar que esta se pronuncia cuando va entre una g y las vocales e o i: vergüenza, pingüino.

1.47La diéresis, al igual que la tilde, también se escribe en las mayúsculas: ANTIGÜEDADES.

Mayúsculas y minúsculas

1.48El uso de las mayúsculas y las minúsculas es una de las facetas más controvertidas de la ortografía. Buena parte de los debates, en ocasiones encendidos, sobre su aplicación deriva de que en última instancia las mayúsculas, además de para marcar los nombres propios, suelen dotar de carga subjetiva a las palabras: deferencia (como en los cargos), proximidad (como en las antonomasias geográficas), importancia (en los acontecimientos históricos)...

1.49Por ello, las Academias de la Lengua aclaran muy oportunamente en su ortografía que en la aplicación de las mayúsculas intervienen «muchos factores, como la intención de quien escribe, el tipo de texto o el contexto de aparición». Y continúan poco después que «es a todas luces imposible prever y explicar todos los contextos en los que quien escribe puede optar por utilizar la mayúscula o la minúscula en función de variables muy diversas, sin que, en rigor, ninguna de los dos pueda considerarse incorrecto».

1.50Un método efectivo de determinar muchas mayúsculas es mediante correspondencias con conceptos relacionados pero, digámoslo así, más humildes o corrientes: si un bedel no tiene mayúscula, no ha de tenerla el director; si el agricultor no tiene mayúscula, tampoco el ingeniero agrónomo; si el resfriado no la tiene, tampoco el síndrome respiratorio agudo y grave; si la estafa no la tiene, tampoco la trata de blancas, etc. En cualquier caso, téngase presente que ante la duda es preferible la minúscula.

1.51El diccionario académico también ofrece pistas para voces concretas, teniendo en cuenta que, en principio, lo apropiado será la minúscula si no se especifica que se escriben con mayúscula.

1.52A continuación se exponen casos de mayúsculas y minúsculas que ofrecen dudas.

1.53Nombres de persona Las partículas (preposiciones y artículos) de nombres españoles se escriben en minúscula cuando estos se dan completos, regla que es extensible a otras muchas lenguas. Si se suprime el nombre de modo que se principia por una partícula, esta se escribe en mayúscula:

Descubren una nueva pintura de Van Gogh.

Descubren una nueva pintura de Vincent van Gogh.

En los apodos y sobrenombres el artículo va en minúscula (que se contrae con a y de):

Regresan a Toledo los documentos del Greco que viajaron a Atenas.

Interpretaron cantigas de Alfonso X el Sabio.

Reconoció en su declaración que el Cura era él.

1.54Nombres de lugar Los nombres de lugar a menudo consisten en un término genérico y uno específico. El genérico describe el tipo de accidente o división administrativa y se escribe en minúscula, mientras que el específico va en mayúscula: el golfo Pérsico, el océano Pacífico, el lago de Como, el río Nilo..., el departamento de Antioquia, el estado de California, la comunidad autónoma de La Rioja... Pero se emplea la mayúscula en los nombres de accidentes que no describen la naturaleza del lugar: Río de la Plata (estuario), Selva Negra (montes)... Véase 7.16 para la mayúscula en el artículo. Los genéricos de establecimientos, edificios, monumentos, etc., suelen escribirse con mayúscula inicial, pero no es necesario: el hotel Ritz o el Hotel Ritz, la Torre Eiffel o la torre Eiffel, el teatro Real o el Teatro Real.

1.55Nombres comunes basados en propios Al crear un nombre común a partir de uno propio (llamado epónimo) pueden darse tres casos: si el epónimo aparece modificando un nombre común con de, se mantiene la mayúscula y la forma original de este (leyes de Mendel, síndrome de Down); si lo especifica en aposición directa para un tipo de producto, una raza animal, una variedad vegetal, etc., se escribe en minúscula y normalmente se hispaniza (cóctel molotov), y si el propio epónimo pasa a funcionar plenamente como común, también se escribe en minúscula y normalmente se hispaniza (zepelín).

En algunos casos se da una doble formación: la enfermedad de Alzheimer o el alzhéimer, el diésel o el motor diésel (o dísel), el baño de María o el baño maría, el cabrales o el queso de Cabrales.

1.56Leyes Los nombres de las leyes dados en la propia ley o abreviados van con mayúsculas iniciales (Carta Magna, Ley de Propiedad Horizontal), pero no así los nombres populares: ley antitabaco, ley sálica. También van con mayúscula cuando se dan con su identificación: Ley 4/1998.

1.57Cargos, oficios, profesiones, tratamientos Se aconseja escribir con minúscula inicial, vayan o no acompañados del nombre propio, los cargos (ministra, presidente, jefa, fiscal, secretario, senadora...), los títulos nobiliarios (rey, marqués, duquesa, barón, condesa...), los académicos (catedrático, ingeniera, licenciado, doctora...), los eclesiásticos (papa, obispo, arzobispo, cardenal...), así como los nombres que designan grados militares (general, comandante...), ya que se trata de nombres comunes. Las abreviaturas de los tratamientos se escriben con mayúscula inicial, aunque no las formas completas: Sr. (señor), D.a (doña), M.e (madre), Ser.mo (serenísimo), Prof. (profesor).

En los cargos se conserva la mayúscula de la institución o departamento del que una persona es responsable: ministro de Hacienda, catedrático de Filosofía.

1.58Etnias, pueblos, comunidades indígenas A diferencia del inglés, en español se escriben en minúscula y forman el plural según las normas generales: del mismo modo que no se escribe los Mongol o los Godo, sino los mongoles y los godos, no hay razón alguna para no hacer lo mismo con los mapuches, los aimaras, los mayas, los muiscas, los incas y los apaches. Por el mismo motivo, pueden formar femeninos: las navajas y no las navajo.

1.59Movimientos artísticos y períodos históricos Se escriben con minúscula, salvo cuando sean corrientes asociadas a una época concreta y que no solo afectan al arte sino a la cultura, la sociedad, etc.:

La película tiene mucho del neorrealismo italiano.

Combina el románico con el gótico flamígero.

La muestra incluye muchas piezas de art déco. { en cursiva, por ser expresión extranjera }

1.60Disciplinas Salvo cuando se refieran a nombres de asignaturas, carreras, departamentos, universidades, etc., se escriben en minúscula. En ocasiones son válidas ambas opciones, y en tal caso es preferible la minúscula si importa más la materia que identificar el nombre específico: Estudió derecho y periodismo.

1.61Impuestos, índices No necesitan mayúscula: índice de precios al consumo, impuesto sobre el valor añadido.

1.62Puntos cardinales y del horizonte Se escribirán con minúscula cuando no formen parte de un nombre propio:

Mi casa da al norte.

El sur de España es caluroso.

Pero se escribirán con mayúscula en casos como América del Sur, mar del Norte.

1.63Fechas Se escriben con minúscula los nombres de los días de la semana, de las estaciones del año y de los meses de cualquier calendario (lunes, martes..., primavera..., enero, febrero, marzo...). Se escribe Ramadán en mayúscula cuando alude específicamente a su significación religiosa, pero no sábado ni domingo.

1.64Plural Los nombres propios no dejan de llevar mayúscula por el mero hecho de ir en plural: las dos Alemanias, las dos Carolinas. Lo mismo se aplica a marcas (dos Mercedes, dos Rolex) e instituciones (los Estados, los Gobiernos). Pero cuando se pluraliza solo un elemento de un nombre complejo, sí es en minúscula: los ministerios de Hacienda y del Interior.

Abreviaturas y siglas

1.65Conviene aclarar las siglas que no son muy conocidas con su desarrollo entre paréntesis, aunque en casos como AZT puede ser preferible explicar de qué se trata (medicamento para tratar el sida) al desarrollo (azidotimidina).

1.66Las siglas se escriben en mayúsculas y sin puntos ni espacios: ISSN, ONG, DNI, OTAN, ITV. Otras adoptan una determinada grafía que se aconseja respetar: IPv6, PSdG, ENTel, I+D, S&P. Si en una sigla una N precede a una B o a una P no se convierte en M: ANPE, INBAD. Las que se pronuncian como si ya fueran cualquier otra palabra pueden escribirse, según corresponda, como el resto de los nombres comunes (caso de sida, tac, ere, pyme, ovni, láser, con minúscula inicial) o de los nombres propios (caso de Unicef, Grapo, Fundéu, con mayúscula inicial).

1.67No hay normas generales para la lectura de las siglas: a veces se tratan como si fueran voces ordinarias (Unesco) y otras se deletrean (TDT); también puede haber lecturas mixtas (CSIC, /cesíc/) e incluso lecturas convencionales o con ciertas simplificaciones (YPF es /ipeéfe/, CMYK es /cemiká/). Otras, en fin, se desarrollan (SS para la seguridad social, aunque no para las Schutzstaffel).

1.68Las siglas españolas llevarán preferentemente el artículo que corresponda al desarrollo (el IVA, de el impuesto del valor añadido o agregado) o al sustantivo que se sobrentienda (el BMV, para un auto de esa marca). Esta misma regla también se aplica si la sigla empieza por a tónica (la AMPA, para la asociación de madres y padres de alumnos) o el desarrollo principia por una palabra femenina que exige la forma el (el AVE, para el Aula Virtual del Español).

Si la sigla es extranjera, se le aplica el género que corresponda a la palabra que en la traducción española sea el núcleo del enunciado: el IRA (Ejército Republicano Irlandés).

1.69Las siglas normalmente actúan como sustantivos, pero ocasionalmente funcionan como adjetivos o van en aposición: países BRIC, salto BASE, memoria USB, rayos UVB.

1.70Cada vez es más frecuente que las siglas entren directamente como piezas léxicas autónomas, antes que el desarrollo, que puede ser desconocido o incluso no existir. También pueden adoptar una forma convencional, que no se ajusta a su desarrollo (ISO), o pueden conservarse tras un cambio de nombre de la entidad.

1.71Las siglas suelen formar el plural en la lengua hablada según las normas generales: de PC se forma el plural oral /pezés/, de ONG se forma /oenejés/, de TIC se forma /tiks/, de BMW se forma /beemeúbes/.

1.72Especialmente en contextos técnicos, se ha generalizado el uso de reflejar este plural en la forma escrita de las siglas mediante la adición de una s minúscula al final (si se optase por la mayúscula se confundiría con una letra más de la sigla), pero esta práctica está desaconsejada por las Academias de la Lengua, que recomiendan que el plural oral y semántico no tenga reflejo en su escritura.

1.73En textos periodísticos es preferible no usar abreviaturas, salvo las que tienen un valor léxico equiparable al de las siglas (EE. UU., JJ. OO., CC. OO.), las de uso muy habitual en contextos específicos (a. m. en las horas, S. A. en los nombres de empresas, etc. al final de una enumeración) o las que sirven para ocultar la identidad de una persona. Obsérvese que los elementos de las abreviaturas compuestas se separan con espacios: a. m. y no a.m.

1.74En la prensa general suele ser preferible dar las unidades físicas con su nombre, pero nada impide usar los símbolos internacionales, sobre todo si son de amplio uso y el nombre es largo («km/h» para los kilómetros por hora).

1.75Los símbolos se escriben sin punto y carecen de plural: El fuego destruyó más de 45 000 ha de bosque. Nunca debe usarse un símbolo de unidad con un número expresado en letras: cinco kilogramos y no *cinco kg.

Palabras con doble opción ortográfica

1.76Cierto número de voces y locuciones admiten una doble grafía, ya sea porque presentan variaciones en su pronunciación (casos de video y vídeo o de pijama y piyama), ya sea porque se admite la alternancia ortográfica.

1.77Cuando hay dos formas, a veces se pueden considerar completamente equivalentes, como quizá y quizás, pero en otros casos se prefiere una de ellas, sin que eso signifique que la otra sea incorrecta: por ejemplo, la ortografía académica prefiere bikini a biquini y wiski a güisqui o whisky. En otros casos, depende del país: fútbol y chófer son las formas de España, mientras que en otros países se prefieren futbol y chofer.

1.78En la segunda parte de este manual se han recogido un buen número de alternancias de este tipo, así como términos que la presentan en el uso pero que están censurados y se consideran falta ortográfica, como *exhuberante en vez de exuberante, *deshauciar en vez de desahuciar, *garage en lugar de garaje...

Grupos consonánticos cultos ps, ct, mn...

1.79Cierto número de términos propios de disciplinas técnicas conservan grupos de consonantes que aparecen en los étimos, aunque son impropios del español: ftalato, gnomo, ptialina, psicología, psoriasis, dismnesia, ctenóforo, cnidiario, tsunami. Es frecuente mantener estos grupos, aunque en algunos casos se admite la simplificación y en otros incluso se recomienda.

1.80Así, las Academias recomiendan mantener ps en psique y derivados, aunque se admita la simplificación (psiquiatra mejor que siquiatra; parapsicólogo mejor que parasicólogo); en cambio se prefiere la simplificación del prefijo pseudo- (seudociencia mejor que pseudociencia).

Prefijos

1.81La ortografía del 2010 establece una serie de elaboradas reglas para la escritura de prefijos, de modo que se puede optar, según el caso, entre cuatro posibilidades. El gráfico que aparece a continuación sumariza las reglas que son aplicables.

1.82Dos puntos son especialmente problemáticos, dado que en muchos casos la elección entre dos opciones tiene un cierto grado de subjetividad: la posibilidad de reducir las vocales dobles (aa, ee, ii, oo, uu) cuando en la pronunciación cuidada de todos los niveles de la lengua oral se simplifican y la determinación de cuándo una base es univerbal o pluriverbal.

1.83Con relación a este último punto, la orientación ortográfica dada por las Academias de la Lengua es que una serie de voces se considera base pluriverbal cuando la primera no basta para designar el concepto con el sentido y la categoría gramatical que le corresponde. Esta regla se ha de entender únicamente desde el punto de vista léxico, no de la situación de un individuo concreto: cuando hablamos de un exjugador de baloncesto, podemos separar exjugador con pleno sentido léxico, incluso si solo es así en lo que respecta a ese deporte y esta persona ahora es, digamos, un jugador de golf; de igual modo se escribe exespía francés, incluso si ahora trabaja para otro Estado, exministro de Defensa, aunque tenga otra cartera, o precandidato presidencial. En cambio, no podemos separar *antipena de anti pena de muerte.

Imagen

1.84post-, pos- Se prefiere la forma simplificada pos-, con una excepción: cuando el vocablo al que se une empieza por s, como postserial.

1.85trans- Este prefijo puede simplificarse como tras- en un gran número de voces, pero no en todas. En particular, se mantiene la n cuando la base empieza por s (transiberiano, transexual) y cuando no es una formación española, sino que el vocablo se toma directamente del latín u otras lenguas (transacción, transistor). Por otra parte, hay medio centenar de palabras que solo admiten la forma tras-. Solo la consulta del diccionario, que sigue dando prioridad a trans- cuando ambas formas son válidas, puede aclarar la grafía correcta.

1.86mal- Una vez escrito junto, sigue las pautas regulares para el plural: de malentendido es malentendidos, no malos entendidos ni malosentendidos. Pero el diccionario sigue recogiendo alternancias como malasombra/mala sombra, malintencionado /mal intencionado y malcriado/mal criado; en estos casos es preferible la forma en una palabra.

1.87sub- No se simplifica la b en formaciones como subbético, subboreal y subbase. Hay, sin embargo, algunas excepciones a esta regla y se refieren a ciertas palabras de uso asentado, como subranquial y subrigadier, donde se mantiene la simplificación.

1.88super- Cuando funciona como prefijo, se escribe siempre sin tilde, aun escrito separado: super a gusto.

1.89sin- Se está aplicando este prefijo a personas de ciertos colectivos, como sin papeles, sin ley, sin tierra, sin techo... Se admite tanto la grafía en dos palabras, en cuyo caso son invariables en plural (los sin ley, los sin tierra, los sin techo, los sin papeles), como en una palabra, y en tal caso lo aconsejable es formar el plural normalmente (los sinleyes, los sintierras, los sintechos, los simpapeles).

1.90no Esta partícula no funciona ortográficamente como prefijo y se escribe separada del vocablo al que afecta: no fumadores, no intervención, no católicos, no igualdad. Esta construcción lleva siglos en uso y es correcta, pero a menudo hay giros más naturales y sencillos:

La postura de las centrales sindicales es de no apoyo a la huelga.

Las centrales sindicales no apoyan la huelga.

Debido a la no aprobación de la ley en el Congreso...

Debido a que no se ha aprobado la ley en el Congreso...

Otras veces se puede formar un vocablo equivalente con algún prefijo, aunque no siempre tiene los mismos matices: inasistencia (por no asistencia), extracomunitario (por no comunitario).

 

2

Puntuación

2.1Una puntuación pulcra es esencial para la correcta comprensión del mensaje que se quiere transmitir. La puntuación no siempre sigue reglas rígidas y en un determinado contexto se pueden aplicar diversos estilos, pero siempre se ha de buscar la coherencia y la claridad. Se recuerdan aquí las reglas fundamentales sobre el empleo de los signos de puntuación.

2.2Los signos de puntuación no se omiten tras las direcciones de internet, ya sean punto, coma, punto y coma, paréntesis, etc. Si fuera preciso para evitar posibles equívocos, puede dejarse un espacio fino o encerrar la dirección entre ángulos (<>).

Coma      ,

2.3La coma suele indicar una pequeña pausa que se hace al hablar o en el sentido. De ahí que, para colocar las comas correctamente, convenga releer el escrito fijándose en esas pausas prosódicas o sintácticas.

2.4Las comas pueden ser una importante ayuda para clarificar el sentido de una oración, pero no debería confiarse demasiado en ellas como único o principal recurso para evitar ambigüedades: la claridad debe venir preferiblemente de la propia formulación de la frase.

2.5Se separan con comas los elementos de una serie de palabras o de grupos de palabras, incluso oraciones, de idéntica función gramatical, cuando no van unidas por conjunción:

Los obreros, los empresarios y el gobierno están de acuerdo.

Arregla la casa, lleva los chicos al colegio, trabaja en una oficina, escribe novelas.

2.6Se separan con comas los vocativos:

¿Qué opina, señor ministro, de las perspectivas del euro?

2.7Se separan con comas los incisos que interrumpen momentáneamente el curso de la oración para hacer una aclaración:

El partido, que fue vibrante, acabó en goleada.

El administrador de Ferguson, donde murió un joven negro tiroteado por un policía, dimitió este martes.

2.8La aclaración puede aportar información sobre el tema de que se va a tratar, la actitud o valoración del hablante, el punto de vista...:

En cuanto al nuevo jugador, sin duda es un buen delantero.

Ha ganado mi equipo, para que te enteres.

El presidente habló con los empleados, aunque no estoy muy seguro.

Técnicamente, es un impuesto bien aplicado.

En octubre, aseguran los rumores, habrá crisis.

2.9Entran también en esta categoría las siguientes expresiones, entre otras muchas:

sin embargo

en realidad

con todo

por ejemplo

por último

esto es

es decir

por consiguiente

no obstante

por otra parte

en consecuencia

o sea

mejor dicho

en resumen

por cierto

en otras palabras

curiosamente

en teoría

a mi entender

obviamente

en cierto modo

Y así, por ejemplo:

Desafortunadamente, hay personas que viven en la pobreza.

Aun así, todos estaban de acuerdo.

La luz, sin embargo, permaneció encendida.

Estaba allí, efectivamente.

Si no se ha podido restaurar la escultura es, en primer lugar, porque los modelos se han perdido.

2.10Hay que prestar especial atención a la yuxtaposición de oraciones cuando la segunda de ellas empieza por alguna de las expresiones anteriores, pues la coma no debe sustituir al punto y coma. Son impropias las siguientes puntuaciones:

*La mayoría de la población usa protección solar, sin embargo no lo hace correctamente.

El equipo ha caído a la tercera posición, por ello debe ganar a la Ponferradina.

En el primer caso, podría ser:

La mayoría de la población usa protección solar; sin embargo, no lo hace correctamente.

En cuanto al segundo, caben las siguientes posibilidades:

El equipo ha caído a la tercera posición; por ello, debe ganar a la Ponferradina.

El equipo ha caído a la tercera posición, por lo que debe ganar a la Ponferradina.

2.11Se escribe igualmente coma detrás de un complemento cuando la oración principia con él, aunque es frecuente que se omita si este es corto o si delimita el marco espacial y temporal:

Como no había llegado aún, no pudo hablar con él.

Si no lo encuentran hoy, continuarán la búsqueda al amanecer.

Del director, mejor no hablar.

A pesar de la crisis, se siguen importando automóviles.

El miércoles por la mañana la Policía detuvo a la sospechosa.

2.12Se escriben entre comas las aposiciones nominales explicativas de nombres propios, títulos de obras...:

Miguel Delibes, autor de la novela, ha manifestado su alegría.

Luces de la ciudad, película de Chaplin, obtuvo un gran éxito.

También podrían formularse del siguiente modo:

El autor de la novela, Miguel Delibes, ha manifestado su alegría.

La película de Chaplin Luces de la ciudad obtuvo un gran éxito.

Dado que Chaplin tiene varias películas, la aposición pasa a ser especificativa y por ello va sin comas.

Este tipo de aposiciones es frecuente con cargos, puestos, profesiones, etc., así como con parentescos. Las comas expresan entonces unicidad:

Su hermana Susana declaró que estaba con él.

Su hermana, Susana, declaró que estaba con él.

La primera implica que tiene varias hermanas, mientras que en la segunda tiene solo una.

2.13También van entre comas los adjetivos o los grupos adjetivales explicativos, cuando no van directamente antepuestos al nombre:

Indignada, la alcaldesa abandonó la sala.

La alcaldesa, indignada, abandonó la sala.

La indignada alcaldesa abandonó la sala.

El diputado, firme en su postura, insistió una y otra vez.

Compárense también:

Los jugadores, cansados, se retiraron a los vestuarios.

Los jugadores cansados se retiraron a los vestuarios.

En la primera todos estaban cansados; en la segunda se retiraron los cansados y se quedaron los que no lo estaban.

2.14La coma aparece en lugar de un verbo que se omite por ser el mismo de la oración anterior o por sobrentenderse:

La presidenta, con la oposición.

La Guardia Civil patrulla por los pueblos, y la Policía Nacional, por las ciudades.

En titulares, sin embargo, no es raro prescindir de la coma si el sentido es claro: La presidenta con la oposición. Obsérvese también que en casos como el último puede haber una coma ante la conjunción y, y de hecho suele ser necesario por claridad.

2.15La coma no debe separar el sujeto del predicado:

*En medio del caos, el Gobierno de mayoría chiita, pidió al Parlamento que declarase el estado de emergencia.

*Los jugadores, el cuerpo técnico y, sobre todo, los aficionados del equipo, han celebrado la victoria.

Sin embargo, sí es posible si hay un inciso o un etcétera (o etc.):

Un tren, procedente de Barcelona, chocó con otro que estaba detenido en Sitges.

Conseguir aprovechar la energía, los alimentos, las materias primas, etc., es clave para el desarrollo del país.

2.16Nunca debe ponerse coma delante o detrás de la conjunción completiva que, a no ser que haya un inciso:

El entrenador dijo que ya tenía organizado el equipo.

El entrenador dijo que, si no se recuperaba Sergio, entraría Ismael.

2.17También se pone coma en los casos en los que y no introduce un elemento semánticamente homogéneo con los anteriores, sino, por ejemplo, una consecuencia:

Unos chillaban, otros gesticulaban con violencia, y no pude enterarme de nada. { ~ y por lo tanto }

2.18La palabra pero suele tener una coma antes pero no después:

La carretera se cobra menos vidas, pero se lleva a muchos jóvenes.

Hay ciertos casos especiales que conviene tener en cuenta:

• Cuando pero precede a una pregunta, no le sigue una coma; en este caso, la partícula puede ir dentro o fuera de las interrogaciones: Pero ¿por qué no acudió?; ¿Pero por qué no acudió?

• Cuando se contraponen directamente dos palabras o expresiones que indican cualidades o características, se escribe sin comas: Un margen escaso pero suficiente; El tránsito es lento pero sin interrupciones.

• Cuando a pero le sigue un inciso, se escribe una coma después: Esta iniciativa estaba planteada para diciembre, pero, dado lo positivo de los resultados, se decidió ampliarla a enero.

2.19Cuando la correlación ni... ni... presenta dos elementos contrastantes, se escribe sin coma (ni alto ni bajo, ni listo ni tonto, ni sí ni no), pero en el resto de los casos puede optarse por escribirla o por omitirla. Así, puede prescindirse de las comas en No participaron ni el tesorero, ni el secretario, ni el presidente.

Punto y coma      ;

2.20El punto y coma marca una pausa mayor que la coma y menor que el punto; supone un tono descendente como el del punto y, por lo general, separa elementos que expresan ideas opuestas o paralelas:

Quienes conducen sin respetar las señales de tráfico, saltándose los semáforos; quienes jamás se detienen ante los pasos de cebra; los que estiman que el coche les otorga superioridad sobre los peatones; los que insultan a quien hace uso de sus derechos en la calle o reprende su mal comportamiento son ejemplares muy peligrosos de la moderna fauna ciudadana.

2.21Separa oraciones completas íntimamente relacionadas y de cierta extensión, en especial si alguna de ellas contiene comas:

Hay diversos tipos de escritores: los que persiguen el éxito a toda costa halagando los gustos del público; los que tratan de imponer su gusto haciéndose con un público fiel; por último, los que escriben sin tener en cuenta los gustos del público.

El público, acabado el mitin, inició la salida; en lugar de entusiasmo, mostraba decepción.

Lo mismo se aplica si la segunda empieza por sin embargo, por tanto, en consecuencia, etc. (véase la sección 2.9):

En el partido hubo goles; sin embargo, el público no salió contento.

2.22Si el período tiene cierta extensión, también se puede poner punto y coma delante de las conjunciones mas, pero y aunque:

Salieron los soldados a media noche y anduvieron nueve horas sin descansar; pero el mal estado de los caminos malogró la empresa.

2.23Si el último elemento de una enumeración con punto y coma se introduce con y, entonces se emplea coma:

Intervinieron Darío Villanueva, director de la Real Academia Española; Francisco González, presidente de BBVA, y José Antonio Vera, presidente de la Agencia Efe.

Dos puntos      :

2.24Los dos puntos se utilizan para anunciar una cita literal en estilo directo:

El presidente añadió: «El próximo jueves me reuniré con los líderes sindicales».

En el apartado 2.45 se tratan con más detalle las citas.

2.25También sirven para introducir una enumeración o, a la inversa, para cerrarla y explicar lo que ella representa:

Hay tres clases de jugadores: nacionales, comunitarios y extranjeros.

Elecciones anticipadas, crisis económica y aumento del paro: tensión en la Bolsa.

Es anglicismo introducir una enumeración o una conclusión con una raya en lugar de con dos puntos.

2.26Van al comienzo de una oración que presenta una causa o una consecuencia, siempre que la relación no se establezca mediante una conjunción:

La compra de una vivienda es una decisión muy importante: estar al tanto de la ley y el mercado es esencial. { ~ y por ello }

Nada hay más destructivo que la drogadicción: degrada al hombre. { ~ porque }

2.27Preceden, como se ve en este mismo manual, a los ejemplos.

2.28Siguen a los encabezamientos de cartas, instancias, etc. Es anglicismo cerrar el saludo de un mensaje o carta con coma.

2.29Se pone mayúscula detrás de los dos puntos cuando encabezan una cita textual y después de las fórmulas de cortesía en cartas, instancias, etc., pero en el resto de los casos se pone minúscula.

Punto      .

2.30Se distinguen tres clases de puntos, que rara vez ofrecen problemas de escritura:

• El punto y seguido separa, dentro de un párrafo, enunciados con mayor autonomía lógica que el punto y coma:

Al caer la tarde, volvieron al hotel. El portero les entregó el telegrama y quedaron estupefactos. Hicieron las maletas, pidieron un taxi y salieron rápidamente hacia la estación.

• El punto y aparte separa párrafos.

• El punto final (y no *punto y final) cierra textos.

Signos de interrogación y exclamación      ¿?      ¡!

2.31Los signos de interrogación en español son dos: el de apertura (¿) y el de cierre (?). Enmarcan enunciados interrogativos:

¿Ha llegado el nuevo entrenador?

¿A qué hora aterrizó el avión?

Ciertos segmentos del enunciado pueden quedar fuera de la entonación interrogativa:

Si está cargada de deudas, ¿qué porvenir aguarda a esa empresa?

Pero ¿qué porvenir aguarda a esa empresa si está cargada de deudas?

2.32Los signos de exclamación (o de admiración) en español son dos: el de apertura (¡) y el de cierre (!). Enmarcan enunciados exclamativos:

«¡El señor diputado miente!», replicó el ministro.

¡Qué horror!

2.33La pregunta o la interjección puede ir seguida de otro signo de puntuación:

La ciencia y la técnica, ¿quién lo duda?, necesariamente progresan.

Si no va seguida inmediatamente de otro signo porque coincide con el final de la oración, se sobrentiende un punto, que no se escribe tras la interrogación o la exclamación de cierre:

*¿Cuál es el futuro del juez en excedencia?. La primera opción es convertirse en europarlamentario.

¿Cuál es el futuro del juez en excedencia? La primera opción es convertirse en europarlamentario.

2.34Las mayúsculas y las minúsculas son las que corresponden a la oración en la que está la pregunta. En particular, cuando el comienzo de esta no coincide con el de la frase, lo apropiado es la minúscula:

Siempre se plantea la misma duda: ¿qué comer?

Pero ¿cuál es su futuro?

2.35Cuando se yuxtaponen varias preguntas, estas pueden ir separadas por los signos de coma, punto y coma o incluso dos puntos, según se considere más apropiado, aplicando la mayúscula y la minúscula como corresponda:

¿Cómo lo hizo? ¿Cuándo?

¿Cómo lo hizo?; ¿cuándo?

¿Cómo lo hizo?, ¿cuándo?

2.36Se pueden repetir los signos como énfasis, recurso que es habitual en la prensa deportiva: ¡¡¡Olé!!! También se pueden combinar los de interrogación con los de exclamación: ¿¡Entró!? o ¡¿Entró?!; los signos de cierre han de ser simétricos con los de apertura, por lo que no son apropiadas las grafías ¡Olé!!!, ¿¡Entró?! ni ¡¿Entró!?, aunque sí se considera válido abrir solo con exclamaciones y cerrar solo con interrogaciones o a la inversa: ¡¡Entró??, ¿¿Entró!!

Paréntesis y corchetes      ()      []

2.37Los signos llamados paréntesis son dos: el de apertura y el de cierre. De los signos que se pueden usar para incisos e interpolaciones el paréntesis es el más flexible, pues puede abarcar un párrafo entero (e incluso varios) o limitarse a una simple letra de una palabra, y puede tener todo tipo de relaciones sintácticas.

2.38Encierra comentarios marginales, incisos o aclaraciones que interrumpen el discurso (es similar, por tanto, a la coma o la raya):

El torero (había cortado cuatro orejas) salió por la puerta grande.

El ministro (parecía disgustado) declaró que no iba a permitir otros altercados de ese tipo.

2.39Enmarca explicaciones de siglas, períodos de años, fechas y algunos topónimos cuando forman parte de una unidad mayor. En estos casos, el paréntesis es preferible a la coma y las rayas:

ONG (organización no gubernamental).

Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

Participó en los juegos de Calgary (Canadá), Albertville (Francia) y Lillehammer (Noruega).

2.40Enmarca los puntos suspensivos que indican omisión de un fragmento de un texto en una cita. También pueden usarse los corchetes: [...]. Cuando se utiliza este recurso, no deben omitirse los signos de puntuación correspondientes que permiten dar sentido al texto:

*La tecnología acabará con la humanidad [...] Hemos perdido nuestra oportunidad.

La tecnología acabará con la humanidad [...]. Hemos perdido nuestra oportunidad.

2.41Los paréntesis, cuando están en combinación con otros signos de puntuación, pueden ir delante o detrás de estos, según correspondan al texto que va dentro del ellos o al texto donde van insertados los paréntesis, respectivamente.

Elecciones

2.42Marca alternativas en un texto, como en la(s) ciudadana(s). Es un recurso que hay que evitar en la prensa y usar con mucho tiento en otros contextos.

2.43El corchete [ ] es un signo con usos muy parecidos a los del paréntesis, pero suele delimitar intervenciones externas al propio texto. Antaño era frecuente usarlo con función de paréntesis dentro de paréntesis, pero hoy es cada vez más raro.

Se cree que nació en Morelos (Zacatecas [México]). { válido }

Se cree que nació en Morelos (Zacatecas, México). { mejor }

Comillas      «»      ""

2.44Las comillas son signos ortográficos que presentan las siguientes formas: « » (latinas),“ ” (inglesas) y las formas simples respectivas. En los textos en español se recomienda utilizar las comillas latinas, pero ortográficamente son normalmente intercambiables.

2.45La principal función de las comillas en textos periodísticos es indicar una cita textual. Estos son los modelos de puntuación:

El vocero afirmó: «Es un disparate de ley y nos opondremos con energía».

«Es un disparate de ley —afirmó el vocero— y nos opondremos con energía».

«Es un disparate de ley y nos opondremos con energía», afirmó el vocero.

Cuando la cita se construye en estilo indirecto, pero con comillas para dejar claro que se trata de una cita y no de palabras del periodista, debe guardarse la coherencia sintáctica. Es incorrecto:

*El vocero afirmó que «es un disparate de ley y nos opondremos con energía».

Una alternativa es:

El vocero afirmó que «es un disparate de ley» y que se opondrán «con energía».

En titulares puede llegarse a una concisión extrema, sin siquiera un verbo introductorio:

Fernández: «Estoy preparado».

2.46Pueden señalar que una palabra es de creación propia, no reconocida académicamente ni de uso general, cuando el sistema de edición no permita ponerlas en cursiva: «okupa», «pasota », «gastópata», «stock», «seny»... No hay necesidad de las comillas en voces asentadas y usadas con sus sentidos propios, por lo que sobran en los siguientes ejemplos:

Se prepara un otoño «caliente».

La selección nacional fue recibida «de uñas» por la «hinchada».

Fue un día «negro» para el «número dos» de la coalición.

2.47En la prensa debería evitarse el uso de las comillas para indicar, mediante la ironía, que algo debe entenderse al revés. Las ironías de este tipo deben quedar claras por el contexto o incluso señalarse explícitamente.

2.48Cuando haya comillas dentro de comillas latinas, se emplearán las inglesas. A su vez, las que haya dentro de las inglesas serán simples:

«El conferenciante afirmó: “Hay demasiado ‘glamour’ en la sociedad actual”».

2.49Los signos de punto (salvo el abreviativo), coma, punto y coma o dos puntos no pueden preceder a la comilla de cierre. Cuando esta coincida con el final de la oración, se añade un punto tras ella, incluso si el entrecomillado termina con una abreviatura o con puntos suspensivos, interrogación, exclamación...:

El cartel rezaba lo siguiente: «Se abre a las 10 a. m.».

El papa le preguntó: «¿Cómo está Cristina?».

Guion      -

2.50El guion es un signo ortográfico consistente en una corta rayita horizontal.

2.51Una de sus funciones más importantes es marcar al final del renglón que se termina con parte de una palabra, cuyo resto se escribe al principio del renglón siguiente. No se cortará al final del renglón entre vocales, incluso si forman hiato (no se divide *po-ema), a menos que coincida con la unión de un prefijo y la base (contra-orden, pro-europeo); tampoco se acabará ni empezará un renglón con una sola letra.

2.52Tiene valor conjuntivo con adjetivos (teórico-práctica, físicoquímicos, Museo Histórico-Geográfico, interrogativo-exclamativas). En estos casos, el guion es opcional si cada elemento conserva la identidad de la forma plena; en caso contrario, se escribe junto sin guion: agroalimentario, infantojuvenil, maxilofacial.

2.53En el caso particular de los gentilicios, sin embargo, se aplica otra regla: la unión expresa fusión de conceptos, mientras que el guion implica oposición: acuerdo francoalemán, guerra ruso-japonesa.

2.54Une sustantivos cuando se omite una preposición o se sobrentiende y: el acercamiento UGT-CC. OO., el presentador-realizador, la relación madre-hijo-nieto, pasajeros-kilómetro, kilovatios- hora, la reunión Roosevelt-Churchill-Stalin, el partido Madrid-Barcelona.

2.55Los compuestos de los sustantivos del tipo coche bomba, camión cisterna, hombre rana, buque escuela, etc., que no son creaciones momentáneas o esporádicas, se escriben sin guion.

2.56Es también impropio el uso del guion en las palabras que consisten en dos sílabas idénticas o parecidas (zigzag, tiquitaca) y en los parentescos compuestos (primo hermano).

2.57Evítese de igual modo para unir partículas en casos como curso en-línea, los no-fumadores o transmisión punto-a-punto, en las que aparece por calco ortográfico del inglés.

2.58Separa un prefijo de una palabra escrita con mayúscula inicial, de una sigla o de una cifra: anti-Arias, anti-OTAN, sub- 15. Los prefijos, salvo en estos casos, no han de separarse con guion de la palabra siguiente. También puede seguir a un prefijo cuando este queda aislado de la base por la interposición de otro u otros prefijos: acuerdo bi-, tri- o cuatripartito.

2.59Entre dos cifras indica un intervalo, sea de tiempo o sea de otra naturaleza: Juan Martínez Sánchez (1902-1986); páginas 58-66. Este recurso gráfico puede alternar con su descripción plena:

Varones con una edad de entre 35 y 40 años.

El aforo es de 40 a 45 personas.

No se dejarán espacios a los lados del guion. Es anglicismo el uso con este valor de la semirraya (un signo similar a la raya pero la mitad de largo).

Raya      —

2.60La raya es un signo de puntuación horizontal con trazo más largo que el del guion.

2.61Su principal función es aislar palabras o enunciados incidentales o aclaratorios. En este caso, frecuentemente equivale al paréntesis:

La guerra, si es que Estados Unidos no lo impide —y no parece que vaya a hacerlo—, se nos antoja inevitable.

Un párrafo no puede empezar con una raya de inciso, y no se omite la raya de cierre cuando coincide con el final de una oración o de un párrafo:

Con ello se facilita la conexión entre el centro de producción —ubicado en Niederbipp (Suiza)— y el de distribución —trasladado al sur de Alemania hace tres meses—.

Obsérvese que las rayas van pegadas al texto del inciso.

2.62En los diálogos se usan rayas para indicar el cambio de interlocutor. Con ese valor, tiene un comportamiento opuesto al de los incisos: el párrafo ha de comenzar con raya, pero no se cierra nunca con ella. En la prensa encontramos un uso similar en las entrevistas.

2.63Suple al principio de línea o párrafo, en índices, bibliografías y otros escritos, la palabra o nombre propio con que empieza otra línea u otro párrafo anterior. Este uso es característico de las publicaciones especializadas y viene fijado por los estilos editoriales correspondientes.

2.64En ocasiones se emplea la semirraya, un signo con el mismo diseño que la raya pero más corto, como una variante estilística de la raya.

Puntos suspensivos      ...

2.65Los puntos suspensivos son un signo de puntuación consistente en tres puntos consecutivos. Su tono final suele quedar en suspensión. Casi siempre se escriben pegados a la palabra que precede.

2.66Se emplean para indicar omisiones de diverso tipo: texto que se da por sobrentendido, suspensiones en la narración, palabras malsonantes o parte de ellas, enumeraciones que se dejan abiertas (en sustitución de etcétera o etc.)... También expresa algunos estados de ánimo como duda, emoción, miedo, sorpresa..., así como vacilación o titubeo:

Dime con quién andas...

El detenido llamó al delator hijo de... { o bien hijo de p... }

¡Qué pena!...

Se acercó a nosotros y..., o sea..., qué apuro.

Los puntos suspensivos no deben seguir a etcétera o su abreviatura.

2.67Cuando los puntos anteceden a un punto de final de oración este se omite, pero si es abreviativo (esté o no al final de la oración) se dan los cuatro:

Como no reaccione EE. UU....

2.68Las oraciones con puntos suspensivos se puntúan igual que si estos no aparecieran, teniendo presente que solo después de ellos, y no antes, puede haber un signo de coma, punto y coma o dos puntos:

*Me encantaría ir,... pero no creo que vaya a poder.

Me encantaría ir..., pero no creo que vaya a poder.

En Se observa un aumento de turistas franceses, italianos, alemanes...: crece el turismo de habitantes europeos, en resumen, se emplean los dos puntos característicos para introducir la conclusión de lo antedicho.

 

3

Ortotipografía

3.1Con la llegada de los medios digitales, los periodistas ya no solo escriben las noticias, sino que a menudo tienen que trabajar con el formato, aspecto este último que en la prensa tradicional quedaba en manos de los tipógrafos y de los diseñadores. Hoy, en cambio, la publicación directa está al alcance de todos, ya sea como página web o como documento electrónico (por ejemplo, PDF). Se ha dicho en ocasiones que hoy todo el que escribe es, de un modo u otro, tipógrafo.

3.2La ortotipografía trata de la aplicación de la ortografía a la tipografía con el principal propósito de facilitar la lectura y, más precisamente, su comprensión visual. La forma como se hace depende de muchos factores, incluyendo el diseño y los medios técnicos.

3.3Así, mientras que la ortografía proporciona un conjunto fijo de reglas que hay que observar, la ortotipografía ha de adaptarse a circunstancias muy diversas y que evolucionan con el tiempo, mediante la continua introducción de nuevas soluciones a problemas concretos. Algunas de estas soluciones se acaban imponiendo y otras acaban desapareciendo porque no han dado el resultado que se esperaba.

3.4Un principio básico de la ortotipografía es la uniformidad: en un texto o medio debe guardarse la coherencia en el tratamiento de las mayúsculas, la puntuación, los tipos de letras, las abreviaturas..., para que sea más fácil interpretar el mensaje sin tener que preguntarnos a cada paso por su sentido. En cierto modo, la uniformidad hace que las convenciones aplicadas nos resulten invisibles y al tiempo reconocibles.

Tipografía

3.5La elección de una fuente tipográfica depende de muchos factores: no solo hay que tener en cuenta los estéticos, sino también las posibles necesidades especiales del lector, los medios técnicos (tipo de papel y sistema de impresión) o el contenido (presencia de matemáticas, abundancia de siglas, necesidad de versalitas...). Incluso se han diseñado familias para las necesidades tipográficas de la prensa escrita: el caso paradigmático es la ubicua Times (con múltiples variantes) para el diario británico The Times.

3.6Hay diversos criterios para clasificar las familias tipográficas: morfología, función, evolución histórica, carácter, etc. De forma muy esquemática, algunas clasificaciones básicas son las siguientes:

• La letra de texto es la que se considera adecuada para la lectura continuada, mientras que la letra decorativa o de fantasía suele tener función expresiva y sirve para crear contraste y variedad en algún elemento. Un ejemplo de letra decorativa es:

Imagen

• La letra con remates es la que tiene pequeños adornos en los extremos de algunos trazos, sobre todo los verticales, mientras que la letra sin remates o de palo seco carece de esos adornos. Dos fuentes características son, respectivamente:

Imagen

Imagen

• La letra monoespaciada es la que tiene todas las letras del mismo ancho, desde la i hasta la M, como:

Imagen

• La letra caligráfica es la que imita la manuscrita:

Imagen

3.7Suele decirse que las letras con remates son más adecuadas para la lectura en papel y las letras sin remates para la lectura en pantalla, pero los estudios de legibilidad no son concluyentes y por tanto hoy se sigue considerando una decisión de estilo editorial. En cualquier caso, el mero hecho de que una letra sea sin remates no la convierte automáticamente en apropiada para internet.

3.8Cada familia de letras, dentro de un diseño general básico, puede tener varios estilos. Algunas familias solo tienen uno único, en especial las decorativas, mientras que otras pueden tener una docena de variantes o más. Estos estilos se agrupan en varias categorías en función de ciertos rasgos que los diferencian de la forma básica; los más comunes y los que tienen más importancia desde el punto de vista ortotipográfico son los siguientes:

• por la inclinación: cursiva;

• por la forma de las minúsculas: VERSALITA;

• por el grueso del trazo: negrita;

• por la posición y el tamaño: voladitas.

Estas variantes se pueden combinar, como la versalita con la negrita, pero lo normal es usarlas por separado para que la información que se desea transmitir sea clara. Solo en los títulos se combinan en ocasiones, aunque tampoco es la práctica mayoritaria.

3.9La letra versalita es la que tiene idéntica forma que la mayúscula (también llamada versal), pero con un tamaño similar al de la minúscula. Su función es casi siempre estética o como medio alternativo de énfasis. La versalita sirve sobre todo como variante estilística de la minúscula, pero por su carácter híbrido en ocasiones también se emplea a modo de mayúscula disminuida. Usos característicos son los números romanos de los siglos, los milenios, los capítulos y las páginas de los principios de los libros:

La muestra recoge piezas de cerámica de entre los siglos IV y XIX.

Sin embargo, pocas familias de letras tienen versalitas y las que se obtienen en los procesadores de textos no son reales y se generan con el método expeditivo y algo tosco de reducir las mayúsculas de tamaño. A menos que resulte imprescindible para convenciones específicas de alguna rama especializada, si no se dispone de una versalita real es preferible prescindir de ella por completo y usar la versal, y más en prensa escrita, pues en ningún caso es de uso obligatorio.

3.10Los números llamados elzevirianos, que son los usados en este manual, tienen ascendentes y descendentes, como las minúsculas (0 1 2 3 4 5 6 7 8 9). Son particularmente útiles cuando se desea que los números queden visualmente integrados en el texto (por ejemplo, una revista de historia con muchas fechas):

Tras la derrota de Sedán, el 1 de septiembre de 1870, Napoleón III capituló, y en enero de 1871 se firmó el armisticio.

Cursiva

3.11La cursiva es, junto con las mayúsculas y las comillas, uno de los tres procedimientos básicos para indicar que una palabra o grupo de palabras tiene un sentido especial que no se corresponde con el del léxico común de la lengua. Estos tres procedimientos rara vez se combinan (salvo en los nombres propios y la mayúscula de la primera palabra de una expresión, título, cita o similar).

3.12Las principales funciones de la cursiva son de énfasis y para señalarle al lector que un sintagma o una palabra común puede resultarle ajeno por ser un neologismo, formar parte de una jerga o argo ...