Loading...

Noticia

Una biografía política, personal y sentimental de la sociedad española que hizo posible la llegada de la democracia. Una original crónica de las cuatro últimas décadas en las que el autor asegura que a pesar de que “España está en la crisis de los 40, hemos cambiado para mejorar”.

Franco presumía de haber dejado todo «atado y bien atado» para que su régimen tuviera continuidad más allá de su figura. Sin embargo, en los meses que siguieron a su muerte, los españoles fuimos liberándonos del rígido corsé que habíamos llevado durante más de cuarenta años. Un proceso lleno de tensión que contó con un primer gran hito celebrado el 15 de junio de 1977, el día en que acudimos a las urnas por primera vez desde 1936 para elegir a nuestros representantes en las Cortes.

En uno de sus discursos más célebres, pro­nunciado en 1976 tras alcanzar la presidencia, Adolfo Suárez aseguraba que su propósito era elevar a la categoría política de normal lo que a nivel de calle ya era plenamente normal. Y en 1982, cuando los socialistas alcanzaron el poder abanderando el cambio, Alfonso Guerra fue más lejos y declaró con entusiasmo que a este país no lo iba a conocer ni la madre que lo parió.

Hoy casi nada es igual que entonces, pero ¿qué nos ha pasado en estas cuatro décadas de democracia? ¿Hemos cambiado tanto como pretendían Adolfo Suárez y Alfonso Guerra? ¿O todo está aún por hacer como afirman los políti­cos más jóvenes, recién llegados al Parlamento?

Fernando Ónega asegura que “hemos hecho una revolución de pequeñas revoluciones, no ha sido un hecho único. Esta revolución de revoluciones fue en parte inducida por el poder y en parte por la sociedad española. Hemos cambiado para mejorar. La España de hoy no se parece en nada a la de 1977”.

“Estamos en la crisis de los 40, que afecta también a los partidos. El PSOE está viviendo un proceso llamativo de renovación que coincide con la crisis general de la democracia. Hay que ver qué sucede con los nuevos partidos y, tenemos un grave problema con Cataluña. La palabra diálogo, que fue la que permitió la transición, está cerrada”, así analiza el momento actual que vivimos.

El conocido periodista se enfrenta al reto de analizar y comprender cómo la sociedad española ha evolucionado desde la ilusión al desencanto en un periodo de tiempo tan corto. Cómo se liquidó el golpismo, cómo se neutralizaron las opciones políticas más extremas, cómo se logró la derrota de ETA, cómo se llegó al estado de las autonomías, pero también otros hechos más recientes como la grave crisis económica, los escándalos de corrupción, la aparición de nuevos líderes y movimientos políticos, sin olvidar la revolución social que comenzó con la aprobación de la ley del divorcio o la evolución del papel de la mujer y culminó con el reconocimiento del matrimonio homosexual entre otros.

“Necesitamos esa visión global para entendernos a nosotros mismos, como sociedad y como país. Y para entender por qué hemos cambiado para mejorar, pero también por qué hay un fondo de desencanto” responde el autor de Qué nos ha pasado, España cuando le preguntan por qué se decidió a escribir este libro.

Fernando Ónega (Mosteiro, Lugo, 1947) es uno de los analistas políticos de más larga tra­yectoria de este país. Fue director de prensa de la Presidencia del Gobierno con Adolfo Suárez. Dirigió el equipo de la SER que retransmitió el golpe de estado del 23-F, el diario Ya, los servi­cios informativos de la SER y de la COPE y fue en dos ocasiones director general de Onda Cero. Actualmente escribe opinión para La Voz de Ga­licia y La Vanguardia y colabora diariamente en las mañanas de Onda Cero y TVE.

“Fernando Ónega es uno de los supervivientes de una generación gloriosa del periodismo español: la que supo captar las ansias de cambio en este país y convertir las páginas de la prensa en el primer parlamento constituyente de la España del posfranquismo”. El País

“Detrás de la transición española está la pluma de Fernando Ónega”. Francisco Umbral

Compártelo: