Loading...

Noticia

Desde las jarchas, las glosas y los cantares de gesta, la literatura en español ha convivido íntimamente con otros textos. Transcribiendo y ampliando, versionando y transmitiendo. Podríamos afirmar, por lo tanto, que traducción y tradición van de la mano: la una no precede a la otra, quizá no se podría entender a la una sin la otra. Por ello es un honor inaugurar el sello Penguin Clásicos, que retoma una historia editorial casi centenaria en nuestra lengua y se acopla asimismo con una sólida rama anglosajona. Bajo un mismo paraguas y en ediciones inmejorables, el nuevo sello une grandes clásicos universales e hispánicos. Cuatro mil años de literatura, o quizá mejor, los mejores libros jamás escritos.

El propósito de Penguin Clásicos es ofrecer a los lectores un catálogo profundo y vivo, en constante crecimiento, que beba de todas las fuentes conocidas y por descubrir. Por una parte, seguiremos cuidando de un fondo formidable, herencia de décadas de buena labor editorial: desde los años heroicos de Aguilar hasta las ediciones más selectas de Lumen, desde los formidables proyectos de Josep Janés hasta las traducciones modernas de Grandes Clásicos Mondadori, pasando por célebres colecciones apadrinadas por Jaime Salinas o Julio Ollero.

Por otra parte, pretendemos ensanchar ese legado con nuevas traducciones y ediciones, gracias a la colaboración de destacados especialistas del ámbito cultural y académico. Los lanzamientos de 2015 y 2016, además de contar con tres decenas de novedades, prevén que pasen al sello naciente los títulos de la colección Clásica de Debolsillo, los cuales incorporarán nuevas introducciones y apéndices, provenientes en gran parte de las ediciones originales de Penguin Classics.

Año tras año, libro a libro, deseamos crecer y ocuparnos de todas las tradiciones literarias, en todas sus épocas: las mayores obras de la Antigüedad (oriental, semítica, grecolatina, precolombina?), los monumentos de la Edad Media, las piedras fundacionales del Renacimiento y la Era de los Descubrimientos, las firmas notables de la Ilustración y el Romanticismo? hasta llegar a las inmediaciones del siglo XX. Deseamos que la experiencia sea grata. Y que, sin ánimo de contrariar, la sentencia clásica quede por una vez interrumpida: ars longa et vita.

Compártelo: