Loading...

DOS DETECTIVES Y MEDIO (SERIE PERROCK HOLMES 1)

Isaac Palmiola

0


Fragmento

imagen

La furgoneta iba tan cargada que los bajos casi rozaban el suelo, y el motor, apurado, hacía un ruido parecido a un abuelo con bronquitis.

—¡ESTOY AGOBIADA, NO PUEDO RESPIRAR! —se quejó Julia.

—¡NO HABER TRAÍDO TANTA BASURA! —le reprochó Diego, señalando las varias cajas que ella había llenado con kilos de ropa y otros objetos de dudosa utilidad.

El vehículo estaba completamente abarrotado, por lo que los dos nuevos hermanos viajaban pegados el uno al otro en los asientos traseros, entre muebles desmontados, cuadros, lámparas, maletas y otros objetos. Sí, se estaban mudando.

—No puedo respirar porque apestas —contestó ella, picada—. Lo de la ducha diaria, tú, como que no lo has pillado, ¿verdad?

—¡JULIA! —la regañó su padre, desde el asiento del copiloto—. ¡Trata bien a tu hermano!

—No es mi hermano, es mi medio hermano.

—Pues trátalo medio bien al menos.

A Ana, que no era la madre de Julia, pero sí la madre de Diego, en lugar de enfadarse, se le escapó la risa, y la tensión en el coche pareció rebajarse un poco.

Juan suspiró y miró por la ventanilla. Desde que él y Ana habían decidido casarse y juntar sus dos familias, había perdido u

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta