Loading...

LAS ILUSIONES PERDIDAS (LOS MEJORES CLáSICOS)

Honoré de Balzac

0


Fragmento

NOTAS

INTRODUCCIÓN

1. Lettres sur París, carta xi, fechada el 9 de enero de 1831 y publicada al día siguiente en Le Voleur (Balzac, Oeuvres diverses, Gallimard, Bibliothèque de la Pléiade, 1990, t. ii, p. 937).

2. Sin contar a una multitud de escritores de segundo orden cuyas obras han sido halladas por críticos atentos. Véase en este punto Pierre Citron, «Situations balzaciennes avant Balzac», L'année balzacienne, 1960, pp. 149-160, y Roland Chollet, «Introduction» a Illusions perdues, Balzac, La Comédie humaine, Gallimard, Bibliothèque de la Pléiade, 1977, t. v, pp. 42-49).

3. Carta a la condesa Hanska, 2 de marzo de 1843.

4. «Tal como afirma la princesa Belgiojoso, ¡es el volumen monstruo!» Carta a la condesa Hanska, 2 de marzo de 1843.

5. Prefacio de Una hija de Eva, contemporánea de Un gran hombre de provincias en París (1839). Puesto que cada una de las partes de Las ilusiones perdidas fue publicada en un volumen separado, las marcaremos en cursiva, como si de títulos de libros se tratara (véase «Nota sobre la edición», p. 59).

6. Ibid.

7. Carta de Balzac, 26 de junio de 1836. Respuesta de Zulma Carraud el 28 de junio.

8. Véase el apéndice 1, «Prefacio de la tercera parte (1843)», p. 750.

9. Véase el artículo de Philippe Berthier, «Tableaux parisiens», en Illusions perdues, Actas del coloquio de la Sorbona, editadas por José Luis Díaz y André Guyaux, Presses de l'Université de Paris-Sorbonne, 2003.

10. La expresión es del propio Balzac, en el prefacio de Una hija de Eva.

11. Véase el apéndice 2, «Nota sobre la génesis y la acogida», p. 757.

12. Como La heredera de Birague y Clotilde de Lusignan en 1822, El excomulgado en 1824-1825 y un proyecto de una serie de novelas, la Historia de Francia pintoresca, de las que El último chuan será la única que acabe, en 1829.

13. Sobre el tema de la «capitalización de la inteligencia» en Las ilusiones perdidas, las páginas escritas por Georg Lukacs en Balzac et le réalisme français resultan esenciales.

14. Véase a este respecto el artículo de Patrick Berthier, «La critique littéraire dans Illusions perdues», L'année balzacienne, 2008.

15. Véase el estudio de Roland Chollet, Balzac journaliste, le tournant de 1830, Klincksieck, 1983.

16. Jules Janin publicó en la Revue de Paris en julio de 1839 una reseña muy crítica de Un gran hombre de provincias en París (véase el apéndice 2, «Nota sobre la génesis y la acogida», p. 757.

17. Esta fórmula, que gusta al novelista, se repetirá en un texto de Balzac publicado a principios de 1843, Monografía de la prensa parisina: los periodistas.

18. Nota de la primera edición de Escenas de la vida privada (1830).

APÉNDICES

APÉNDICE 1: PREFACIOS DE BALZAC

PREFACIO DE LA PRIMERA PARTE

1. Prefacio de la edición Werdet. Este volumen, que solo incluía la primera parte de la novela definitiva, llevaba ya el título general de Las ilusiones perdidas (véase el apéndice 2, «Nota sobre la génesis y la acogida», p. 757). Este prefacio fue suprimido en las siguientes ediciones.

2. Idea fundamental de La comedia humana, recuperada en el prefacio de 1842.

3. Balzac cita sin orden cronológico las obras en las que aparecía Rastignac en 1837. Perfil de marquesa es el título con el que volvió a publicarse el nuevo Estudio de mujer (1830) en 1835; La haute banque es el primer título de La casa de Nucingen, de 1838. La piel de zapa data de 1831.

4. Según el catálogo realizado por Balzac en 1845, La comedia humana debía componerse de veintiséis volúmenes. El número de personajes, primero fijado en mil, cifra simbólica, superará finalmente los dos mil quinientos.

5. «Conciencias» en el sentido de «creencias», de «principios morales a los que se tiene apego». La palabra reaparece con el mismo sentido en la segunda parte de la novela, p. 334.

6. Esta expresión poco clara significa seguramente «imputados a», «consignados en la cuenta de».

PREFACIO DE LA SEGUNDA PARTE

1. Prefacio de la edición Souverain de Un gran hombre de provincias en París. Este prefacio fue suprimido en las siguientes ediciones.

2. El yambo es el metro típico de la poesía satírica.

3. Castigat ridendo mores («Castiga las costumbres riendo»), lema de la comedia.

4. Le charlatanisme, vodevil en un acto de Scribe y Mazères (1825).

5. Se trata del artículo de Henri de Latouche, «De la camaraderie littéraire», publicado en octubre de 1829 en la Revue de Paris. Era un ataque contra el Cenáculo romántico. La comedia en cinco actos a la que alude Balzac es La camaraderie ou la courte échelle de Scribe (1837).

6. El célebre prefacio de Mademoiselle de Maupin (1835) se burla de las críticas literarias de la prensa conservadora y biempensante cuyo modelo es Le Constitutionnel.

7. El lecho de justicia, sesión solemne del Parlamento en presencia del rey, era una manifestación del poder real, a menudo destinada a imponer decisiones autoritarias. Balzac alude al lecho de justicia del 13 de abril de 1655, en el que el joven rey, que había acudido con traje de caza, llamó vivamente al orden al Parlamento de París y pronunció la célebre frase «El Estado soy yo».

8. Bélgica se había especializado en el siglo XIX en las falsificaciones de novelas francesas. Estos volúmenes de mala calidad, imprimidos a toda prisa siguiendo el texto de las entregas, se difundían a bajo precio antes de la salida de las ediciones francesas. Balzac se alzó a menudo contra estas prácticas que perjudicaban a los editores y a los escritores.

9. Alusión a un artículo de Le Corsaire, publicado el 11 de marzo de 1839, que acusaba al editor Charpentier de liquidar como si fuese una nueva edición cierto número de ejemplares sin vender de El médico de aldea. En realidad se trataba de una colección compacta a bajo precio destinada a combatir la falsificación. Charpentier entabló y ganó una demanda contra Le Corsaire.

10. Se trata de la demanda entablada por Balzac contra Buloz, el director de la Revue des Deux Mondes, en 1836. El primero acusaba al segundo de entregar a una revista rusa, sin su autorización, las galeradas de El lirio en el valle. Buloz había obtenido el apoyo de cierto número de escritores, entre ellos Alexandre Dumas, Eugène Sue y Jules Janin.

11. El Hípanis (actual Boug), río de Escitia (Ucrania) que desemboca en el mar Negro. Ese «griego» es Aristóteles, Historia de los animales, V, 17, 553a. Balzac debió hallar la referencia en Cicerón, Tusculanas, I, 39: «Aristóteles dice que a las orillas del río Hípanis, que cae hacia el lado de Europa en el Ponto Euxino, hay unos pequeños animales que solo viven un día».

PREFACIO DE LA TERCERA PARTE

1. Este prefacio solo se publicó en la edición Dumont. En esta edición en dos volúmenes únicamente aparecía la última parte de la novela, titulada para la ocasión David Séchard.

2. El diputado en París: título provisional de El diputado de Arcis, publicado en 1847.

3. Balzac no llevó a cabo estos proyectos.

4. Ese era ya, al menos en parte, el tema de El médico de aldea (1833) y El cura de pueblo (1841).

5. En realidad, en 1837.

6. El personaje del joven conde de Esgrignon se encuentra en El museo de antigüedades.

7. Alusión a un discurso pronunciado ante la Cámara el 13 de junio de 1843 por un diputado de Saône-et-Loire, Chapuys de Montlaville. Este dirigió un ataque a la novela por entregas, género inmoral, y sobre todo a Le Messager, que acababa de publicar La musa del departamento.

8. Es el tema de la cuarta sátira de Juvenal.

9. El Aretino (1492-1556), poeta satírico y licencioso, era temido por su inteligencia mordaz y sus talentos de maestro cantor. Le habían apodado «el azote de los príncipes».

APÉNDICE 2: NOTA SOBRE LA GÉNESIS Y LA ACOGIDA

1. Pensées, sujets, fragments, Jacques Crépet, Blaizot, ed., 1910, p. 112.

2. Lettres à Mme Hanska, Roger Pierrot, ed., Robert Laffont, col. Bouquins, 1990, t. I, p. 331.

3. Ibid., p. 363.

4. Ibid., p. 365.

5. Sobre la génesis de la primera parte de Las ilusiones perdidas, véase el estudio exhaustivo de Suzanne Jean Bérard, La genèse d’un roman de Balzac. Illusions perdues (1837), Armand Colin, 1961, 2 vols.

6. En efecto, se lee en El torpedo esta frase de Lucien dirigida a Herrera: «Él era como yo cuando me encontraste muy cerca del río».

7. Lettres à Mme Hanska, , p. 342.

8. Ibid., p. 485.

9. Véase el apéndice 1, «Prefacio de la primera parte (1837)», p. 742.

10. Lettres à Mme Hanska, cartas del 10 de febrero, 11 de mayo, 28 de mayo y 8 de julio de 1837.

11. Ibid., cartas del 20 de enero, 10 de febrero y 15 de octubre de 1838.

12. Ibid., p. 480.

13. Ibid., p. 482.

14. Ibid., p. 489.

15. Ibid., p. 506.

16. Ibid., carta del 14-17 de octubre de 1842, pp. 602-603.

17. Carta a la condesa Hanska, 7 de diciembre de 1842.

18. «Un grand homme de province à Paris, par M. Balzac», t. VII, pp. 147-178.

19. Manuales didácticos (por el nombre del director de la colección), célebres en el siglo XIX y que versaban sobre temas técnicos y sobre los oficios.

20. «Balzac», estudio publicado en el Journal des Débats en febrero-marzo de 1858, reproducido en 1865 en Nouveaux essais de critique et d’histoire.

* «Títulos de los capítulos en las ediciones separadas de las tres partes, suprimidos en la edición definitiva.

NOTAS A LA OBRA

DEDICATORIA

1. Dos ejemplos paradigmáticos de precocidad. Rafael no era m

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta