Loading...

MáS OSCURO («CINCUENTA SOMBRAS» CONTADA POR CHRISTIAN GREY 2)

E.L. James

5


Fragmento

Agradecimientos

Gracias a:

Todo el equipo de Vintage, por la dedicación y profesionalidad. Vuestra experiencia, vuestro buen humor y vuestro amor por la palabra escrita resultan una fuente de inspiración constante.

Anne Messitte, por tener fe en mí. Siempre estaré en deuda contigo.

Tony Chirico, Russell Perreault y Paul Bogaards, por un apoyo que no tiene precio.

El maravilloso equipo de producción, edición y diseño que ha dado unidad a este proyecto: Megan Wilson, Lydia Buechler, Kathy Hourigan, Andy Hughes, Chris Zucker y Amy Brosey.

Niall Leonard, por tu amor, apoyo y consejo, y por ser menos gruñón.

Valerie Hoskins, mi agente; gracias por todo, todos los días.

Kathleen Blandino, por la lectura de pruebas y por todas las cuestiones de la web.

Brian Brunetti, de nuevo, por tus inestimables conocimientos sobre los accidentes de helicóptero.

Laura Edmonston, por compartir tus conocimientos sobre el noroeste del Pacífico.

Recibe antes que nadie historias como ésta

El profesor Chris Collins, por ilustrarme en geotécnica.

Ruth, Debra, Helena y Liv, por el apoyo y las palabras de superación, y por hacer que lo haya conseguido.

Dawn y Daisy, por vuestra amistad y vuestros consejos.

Andrea BG, Becca, Bee, Britt, Catherine, Jada, Jill, Kellie, Kelly, Leis, Liz, Nora, Raizie, QT, Susi… ¿Cuántos años hace ya? Y aún seguimos fuertes. Gracias por los americanismos.

También a todos mis amigos del mundo de la escritura y de los libros (vosotros ya sabéis quiénes sois). Bebo de vuestra fuente de inspiración a diario.

Y, por último, gracias a mis hijos. Os quiero sin condiciones. Siempre me sentiré muy orgullosa de los jóvenes maravillosos en que os habéis convertido. Hacéis que me sienta muy feliz.

Seguid siendo excelentes, los dos.

Jueves, 9 de junio de 2011

Estoy sentado. Expectante. Tengo el corazón desbocado. Son las 17:36 y miro por el cristal polarizado del Audi la entrada principal del edificio. Sé que he llegado temprano, pero llevo todo el día esperando este momento.

Voy a verla.

Me remuevo en el asiento trasero del coche. Se respira tensión en el ambiente, y aunque intento mantener la calma, la expectación y la ansiedad hacen que se me forme un nudo en el estómago y que sienta una fuerte presión en el pecho. Taylor está al volante, mirando al frente, mudo, con su habitual expresión impertérrita, mientras a mí me cuesta incluso respirar. Resulta irritante.

Maldita sea. ¿Dónde está?

Está ahí dentro…, dentro de Seattle Independent Publishing. El edificio que se levanta al otro lado de una amplia y despejada acera tiene un aspecto abandonado y necesita una reforma; el nombre de la editorial está grabado de manera un tanto descuidada en el cristal, y el efecto esmerilado del ventanal se ha deteriorado. La empresa que se encuentra tras esas puertas cerradas lo mismo podría ser una agencia de seguros o una asesoría contable; no promocionan sus productos. Bueno, esa es una de las cosas que cambiaré cuando me haga con el control. SIP es mía. Casi. He firmado las bases del contrato.

Taylor carraspea y sus ojos se clavan en los míos en el espejo retrovisor.

—Esperaré fuera, señor —dice para mi sorpresa, y baja del coche antes de que pueda detenerlo.

Quizá mi tensión le afecta más de lo que creía. ¿De verdad soy tan transparente? Quizá es él quien está tenso. Pero ¿por qué? Aparte de por el hecho de que ha tenido que lidiar con mis continuos cambios de humor durante toda esta semana, y sé que no se lo he puesto fácil.

Pero hoy ha sido distinto. Tenía esperanzas. Ha sido mi primer día productivo desde que ella me dejó, o eso me ha parecido. El optimismo me ha hecho llevar las reuniones con entusiasmo. Diez horas para verla. Nueve. Ocho. Siete… Mi paciencia puesta a prueba por el tictac del reloj a medida que se acerca mi reencuentro con la señorita Anastasia Steele.

Y ahora que estoy aquí sentado, esperando solo, la determinación y la confianza que me han acompañado todo el día se han esfumado.

A lo mejor ha cambiado de opinión.

¿Será un reencuentro? ¿O solo quiere que la lleve gratis a Portland?

Miro el reloj otra vez.

17.38.

Mierda. ¿Por qué el tiempo pasa tan despacio?

Me planteo enviarle un e-mail para que sepa que estoy aquí fuera, pero mientras rebusco el móvil en los bolsillos me doy cuenta de que no quiero apartar los ojos de la puerta principal. Me recuesto en el asiento y repaso mentalmente sus últimos correos electrónicos. Me los sé de memoria; todos son atentos y concisos, pero no hay ningún indicio de que me eche de menos.

A lo mejor sí que solo soy el que la llevará gratis.

Descarto esa idea y miro la entrada deseando que aparezca.

Anastasia Steele, estoy esperando.

La puerta se abre y se me desboca el corazón, pero con la misma rapidez se detiene en seco, decepcionado. No es ella.

Maldita sea.

Siempre me hace esperar. Una sonrisa en absoluto feliz se dibuja en mis labios: la esperé en Clayton’s, después de la sesión de fotos en el Heathman, y una vez más cuando le envié los libros de Thomas Hardy.

Tess…

Me pregunto si todavía los tiene. Ella quería devolvérmelos; quería entregarlos a la beneficencia.

No quiero nada que me recuerde a ti.

La imagen de Ana al marcharse acude a mi mente: su rostro triste y sombrío, compungido por el dolor y la confusión. No me gusta ese recuerdo. Duele.

Fui yo quien la hizo así de desgraciada. Llegué demasiado lejos, demasiado rápido. Y eso me llena de una desesperación tal que se ha convertido en un sentimiento habitual desde que se marchó. Cierro los ojos e intento recuperar la calma, pero me enfrento a mi miedo más profundo y oscuro: hay otro hombre en su vida. Comparte su pequeña cama blanca y su hermoso cuerpo con algún maldito extraño.

Maldita sea, Grey. Sé positivo.

No pienses en eso. No está todo perdido. La verás muy pronto. Tus planes siguen su curso. La vas a recuperar. Abro los ojos y observo la puerta de la editorial a través del cristal tintado del Audi, que ahora refleja mi estado de ánimo. Sale más gente del edificio, pero Ana sigue sin aparecer.

¿Dónde está?

Taylor continúa fuera. Pasea de un lado a otro y mira la puerta de reojo. Por el amor de Dios, parece tan nervioso como yo. ¿Qué demonios le pasa?

Mi reloj marca las 17:43. Saldrá en cualquier momento. Inspiro con fuerza y me ajusto los puños de la camisa; luego intento alisarme la corbata, pero descubro que no me he puesto ninguna. Mierda. Me paso la mano por el pelo en un intento de despejar mis dudas, pero siguen obsesionándome. ¿Soy solo el que la lleva gratis? ¿Me habrá echado de menos? ¿Querrá volver conmigo? ¿Hay otro hombre? No tengo ninguna respuesta. Esto es peor que esperarla en el Marble, y no se me escapa lo irónico de la situación. Creía que era el acuerdo más importante que jamás negociaría con ella, y no salió como esperaba. Nada sale como espero con la señorita Anastasia Steele. Vuelvo a sentir un nudo en el estómago de puro pánico. Hoy tengo que negociar un trato más importante.

Quiero que vuelva.

Dijo que me quería…

La adrenalina que inunda mi cuerpo hace que se me acelere el corazón.

No. No. No pienses en eso. Es imposible que sienta eso por mí.

Tranquilízate, Grey. Céntrate.

Miro una vez más la entrada de la Seattle Independent Publishing y allí está ella, caminando hacia mí.

Joder.

Ana.

La impresión me deja sin aire, como si me hubieran dado una patada en el plexo solar. Debajo de una chaqueta negra lleva uno de mis vestidos favoritos, el morado, y las botas negras de tacón alto. El pelo, reluciente bajo el sol del atardecer, se balancea con la brisa a medida que camina. Pero no es ni la ropa ni el pelo lo que me llama la atención. Tiene la cara pálida, casi traslúcida. Se le ven grandes ojeras y está más delgada.

Más delgada.

La culpa me mortifica.

Dios.

Ella también ha sufrido.

Mi preocupación por ella se convierte en rabia.

No. Furia.

No ha comido en todo este tiempo. Debe de haber perdido al menos dos o tres kilos en pocos días. Mira de reojo a un tío que tiene detrás y él le dedica una amplia sonrisa. Es un hijo de puta guapo, un engreído. Gilipollas. Ese intercambio de miradas cómplices acrecenta mi furia. La mira con descaro de macho mientras ella camina hacia el coche, y mi cólera aumenta a cada paso que da.

Taylor abre la puerta y le tiende una mano para ayudarla a subir. Y de pronto está sentada a mi lado.

—¿Cuánto hace que no has comido? —pregunto con brusquedad, esforzándome por mantener la compostura.

Sus ojos azules me miran directamente a la cara y me dejan desnudo y expuesto, como hicieron la primera vez que la vi.

—Hola, Christian. Yo también me alegro de verte —responde.

Me. Cago. En. Todo.

—No estoy de humor para aguantar tu lengua viperina. Contéstame.

Se mira las manos, en su regazo, por lo que no puedo saber qué está pensando, y pretende colarme la patética excusa de que ha comido un yogur y un plátano.

¡Eso no es comer!

Intento con todas mis fuerzas contener mi mal genio.

—¿Cuándo fue la última vez que comiste de verdad? —insisto, pero ella me ignora y mira por la ventanilla.

Taylor pone en marcha el coche y se incorpora al tráfico, y Ana saluda al capullo que la ha seguido fuera del edificio.

—¿Quién es ese?

—Mi jefe.

Así que ese es Jack Hyde. Hago memoria de los detalles de su currículo que he repasado esta mañana: nacido en Detroit, licenciado en Princeton, prosperó en una empresa de publicidad de Nueva York, pero se ha mudando cada pocos años y ha trabajado por todo el país. Los asistentes no le duran demasiado, ninguno está más de tres meses con él. Lo tengo en la lista de tipos pendientes de vigilancia; Welch, mi asesor de seguridad, averiguará más cosas sobre él.

Concéntrate en lo que importa ahora, Grey.

—¿Y bien? ¿Tu última comida?

—Christian, eso no es asunto tuyo —susurra.

—Todo lo que haces es asunto mío. Dime.

No me dejes, Anastasia. Por favor.

Soy el que la lleva gratis.

Suspira, agobiada, y pone los ojos en blanco para cabrearme. Y entonces la veo: una sonrisa tierna asoma a la comisura de sus labios. Está intentando no reírse. Intenta no reírse de mí. Después de toda la angustia que he soportado, resulta tan refrescante que logra apaciguar mi enfado. Es tan típico de Ana… Su reacción se refleja en mí e intento ocultar mi sonrisa.

—¿Bien? —pregunto en un tono más conciliador.

—Pasta alle vongole, el viernes pasado —responde ella hablando en voz baja.

¡Por el amor de Dios, no ha probado bocado desde la última vez que comimos juntos! Ahora mismo la tumbaría sobre mis rodillas, aquí, en la parte de atrás del coche, pero sé que no debo volver a tocarla así.

¿Qué puedo hacer con ella?

Ana mira hacia abajo, estudia sus manos, tiene la cara más pálida y triste que antes. Y yo me empapo de ella, intento entender qué debo hacer. Una desagradable sensación me oprime el pecho y amenaza con colapsarme, pero la ignoro. Inspecciono de nuevo a Ana y me queda dolorosamente claro que mi mayor miedo es infundado. Sé que no se emborrachó y que no ha conocido a nadie más. Viéndola ahora, sé que ha estado sola, acurrucada en la cama, llorando hasta el agotamiento. Esa idea me reconforta y me desconcierta al mismo tiempo. Soy el responsable de su tristeza.

Yo.

Soy el monstruo. Soy quien le ha hecho esto. ¿Cómo voy a conseguir que vuelva conmigo?

—Ya

Sobran las palabras. De pronto mi misión parece imposible. Ella jamás querrá volver conmigo.

Reacciona, Grey.

Me olvido de los miedos y le hago una súplica.

—Diría que desde entonces has perdido cinco kilos, seguramente más. Por favor, come, Anastasia.

Me siento impotente. ¿Qué más puedo decir?

Ella no me mira, está sumida en su mundo, mirando al frente, y tengo tiempo de estudiar el perfil de su rostro. Es tan menuda, delicada y bella como la recordaba. Quisiera alargar la mano y acariciarle la mejilla, sentir la tersura de su piel, confirmar que es real. Vuelvo el cuerpo hacia ella, ansioso por tocarla.

—¿Cómo estás? —le pregunto, porque quiero oír su voz.

—Si te dijera que he estado bien, te mentiría.

Maldita sea. Yo tenía razón. Ha estado sufriendo, y todo es culpa mía. Pero sus palabras me dan una mínima esperanza. Tal vez sí me haya echado de menos. ¿Es posible? Envalentonado, me aferro a esa idea.

—Yo estoy igual. Te echo de menos.

Le cojo la mano porque no puedo vivir ni un minuto más sin tocarla. La siento menuda y helada envuelta en la calidez de la mía.

—Christian, yo…

Deja la frase inacabada, se le quiebra la voz, pero no retira la mano.

—Ana, por favor. Tenemos que hablar.

—Christian, yo… por favor… he llorado mucho —susurra.

Sus palabras, y ver cómo intenta contener las lágrimas, me rompen lo que me queda de corazón.

—Oh, cariño, no.

Tiro de su mano y, antes de que ella pueda protestar, la subo a mi regazo y la rodeo con mis brazos.

Oh, por fin la siento…

—Te he echado tanto de menos, Anastasia.

Es demasiado ligera, demasiado frágil, y quiero gritar de frustración, pero en lugar de eso hundo la nariz en su pelo, abrumado por su embriagador aroma. Me recuerda tiempos más felices: un huerto en otoño. Risas en casa. Unos ojos brillantes, llenos de humor, de malicia… y deseo. Mi dulce, dulce Ana.

Mía.

Al principio está tensa y se resiste, pero poco a poco se relaja sobre mi cuerpo y apoya la cabeza en mi hombro. Envalentonado, me arriesgo a cerrar los ojos y besarle el pelo. Ella no intenta zafarse de mí, lo que es un alivio. He anhelado con desesperación a esta mujer, pero debo tener cuidado. No quiero que vuelva a marcharse. La sostengo entre mis brazos y disfruto de la sensación y de este sencillo momento de tranquilidad.

Sin embargo, solo es un breve interludio; Taylor llega al helipuerto del centro de Seattle en un tiempo récord.

—Ven. —Tengo que hacer un gran esfuerzo para levantarla de mi regazo—. Hemos llegado. —Ella me mira, perpleja—. Al helipuerto… en lo alto de este edificio —le explico.

¿Cómo había pensado que iríamos a Portland? En coche habríamos tardado tres horas. Taylor le abre la puerta y yo bajo por mi lado.

—Debería devolverte el pañuelo —dice a Taylor con sonrisa tímida.

—Quédeselo, señorita Steele, con mis mejores deseos.

¿Qué coño se traen entre manos estos dos?

—¿A las nueve? —los interrumpo, no solo para recordarle a qué hora nos recogerá en Portland, sino para evitar que hable con Ana.

—Sí, señor —responde en voz baja.

Claro que sí, joder. Ella es mi chica. Los pañuelos son cosa mía, no suya.

Imágenes de ella vomitando en el suelo, yo sujetándole el pelo, me vienen a la memoria. Entonces le di mi pañuelo. Y unas horas después, esa misma noche, la miraba dormir a mi lado. A lo mejor todavía lo tiene. A lo mejor todavía lo utiliza.

Para. Ya. Grey.

La cojo de la mano —ya no hace frío, pero la sigue teniendo helada— y la llevo dentro del edificio. Cuando llegamos al ascensor me acuerdo de nuestro encuentro en el Heathman. Ese primer beso.

Sí. Ese primer beso.

La sola idea me estremece de pies a cabeza.

Pero la puerta se abre, me distrae y, a regañadientes, suelto a Ana para que pueda entrar.

El ascensor es pequeño y ya no nos tocamos. Pero la siento.

Toda ella.

Aquí. Ahora.

Mierda. Trago saliva.

¿Es porque está tan cerca de mí? Me mira con los ojos oscurecidos.

Oh, Ana.

Su proximidad resulta excitante. Inspira con fuerza y mira al suelo.

—Yo también lo noto.

Vuelvo a cogerla de la mano y le acaricio los nudillos con el pulgar. Ella levanta la vista para mirarme; sus insondables ojos azules están nublados por el deseo.

Joder. La deseo.

Ella se muerde el labio.

—Por favor, no te muerdas el labio, Anastasia. —Hablo con voz grave, cargada de anhelo. ¿Siempre será así con ella? Quiero besarla, empujarla contra la pared del ascensor como en nuestro primer beso. Quiero follármela, aquí, y volver a poseerla. Ella parpadea, separa un poco los labios, y yo contengo un gemido. ¿Cómo consigue desarmarme con una mirada? Suelo controlar las situaciones, pero ahora prácticamente estoy babeando al ver cómo se muerde el labio—. Ya sabes qué efecto tiene eso en mí.

Y, ahora mismo, nena, deseo poseerte en este ascensor, pero no creo que me dejes.

Las puertas se abren y una ráfaga de aire frío me devuelve de golpe al presente. Estamos en la azotea, y, aunque el día ha sido cálido, el viento ha arreciado. Anastasia tiembla a mi lado. La rodeo con un brazo y ella se ovilla en mi costado. La noto muy frágil contra mi cuerpo, pero su figura menuda encaja a la perfección bajo mi brazo.

¿Lo ves? Hacemos una pareja estupenda, Ana.

Nos dirigimos hacia el helipuerto. Al llegar, los motores del Charlie Tango giran con suavidad; está listo para despegar. Stephan, mi piloto, corre hacia nosotros. Nos estrechamos la mano, pero sigo teniendo a Anastasia acurrucada bajo mi brazo.

—Listo para despegar, señor. ¡Todo suyo! —grita Stephan por encima del ruido de los motores del helicóptero.

—¿Lo has revisado todo?

—Sí, señor.

—¿Lo recogerás hacia las ocho y media?

—Sí, señor.

—Taylor te espera en la entrada.

—Gracias, señor Grey. Que tenga un vuelo agradable hasta Portland. Señora.

Saluda a Anastasia al estilo militar y se dirige hacia el ascensor, que lo espera. Nos agachamos bajo los rotores y yo abro la puerta; después, la tomo de la mano y la ayudo a embarcar.

Cuando le ato el cinturón de seguridad se le altera la respiración. Su gemido impacta directamente en mi entrepierna. Le ciño las cintas con más fuerza de lo necesario e intento ignorar la reacción de mi cuerpo a su proximidad.

—Esto debería impedir que te muevas del sitio. —Es lo que se me pasa por la cabeza, y me doy cuenta de que lo he dicho en voz alta—. Debo decir que me gusta cómo te queda el arnés. No toques nada.

Se ruboriza. Por fin algo de color en su pálido rostro… y ya no puedo resistirme. Deslizo el dedo índice por su mejilla, siguiendo la línea dibujada por el rubor.

Dios, cómo deseo a esta mujer.

Ella frunce el ceño, y sé que es porque no puede moverse. Le paso unos auriculares, tomo asiento y me abrocho el cinturón.

Hago las comprobaciones de seguridad previas al despegue. Todas las luces del instrumental están en verde y no hay ninguna alarma encendida. Pongo los rotores reguladores en la posición de vuelo, establezco el código transpondedor y confirmo que la luz de anticolisión está encendida. Todo parece correcto. Me coloco los auriculares, enciendo las radios y compruebo las revoluciones del rotor.

Cuando me vuelvo hacia Ana, está mirándome con atención.

—¿Lista, nena?

—Sí.

Está pasmada y emocionada. No puedo contener una sonrisa lobuna cuando llamo a la torre de control para asegurarme de que están ahí y a la escucha.

En cuanto me dan permiso para el despegue compruebo la temperatura del aceite y el resto de los medidores. Todo parece funcionar con normalidad, así que aumento la velocidad del rotor principal y Charlie Tango, como la elegante ave que es, alza el vuelo con delicadeza.

Oh, cómo me gusta…

Con la confianza que siento a medida que ganamos altura, observo de reojo a la señorita Steele, sentada junto a mí.

Ha llegado la hora de impresionarla.

Empieza el espectáculo, Grey.

—Nosotros ya hemos perseguido el amanecer, Anastasia, ahora el anochecer.

Sonrío, y recibo la recompensa de una tímida sonrisa que le ilumina la cara. La esperanza crece en mi interior al ver su expresión. La tengo aquí, conmigo, cuando lo creía todo perdido. Parece que se está divirtiendo y la veo más feliz ahora que cuando ha salido del trabajo. Puede que solo sea el que la lleva gratis, pero voy a intentar disfrutar hasta el último minuto de este puñetero vuelo con ella.

El doctor Flynn estaría orgulloso.

Estoy viviendo el presente. Y me siento optimista.

Puedo hacerlo. Puedo conseguir que vuelva conmigo.

Paso a paso, Grey. No te precipites.

—Esta vez se ven más cosas aparte de la puesta de sol —comento, rompiendo el silencio—. El Escala está por ahí. Boeing allá, y ahora verás la Aguja Espacial.

Ella estira su delgado cuello para mirar, tan curiosa como siempre.

—Nunca he estado allí —dice.

—Yo te llevaré… podemos ir a comer.

—Christian, lo hemos dejado —exclama en tono consternado.

Eso no es lo que quiero oír, pero intento no reaccionar de forma exagerada.

—Ya lo sé. Pero de todos modos puedo llevarte allí y alimentarte.

La miro con malicia y el rubor pinta de rosa pálido sus mejillas.

—Desde aquí arriba es precioso, gracias —dice, y soy consciente de que está cambiando de tema.

—Es impresionante, ¿verdad? —Le sigo el juego. Además, tiene razón, jamás me canso de esta vista.

—Es impresionante que puedas hacer esto.

Su cumplido me sorprende.

—¿Un halago de su parte, señorita Steele? Es que soy un hombre con muy diversos talentos.

—Soy muy consciente de ello, señor Grey —responde con aspereza, y contengo mi sonrisa de suficiencia porque puedo imaginarme a qué se refiere.

Esto es lo que echaba de menos: esa impertinencia suya, que me desarma cada vez.

Haz que siga hablando, Grey.

—¿Qué tal el nuevo trabajo?

—Bien, gracias. Interesante.

—¿Cómo es tu jefe?

—Ah, está bien. —No parece muy entusiasmada con Jack Hyde, lo cual me provoca un escalofrío de aprensión. ¿Habrá intentado algo él?

—¿Qué pasa?

Quiero saber si ese capullo ha hecho algo inapropiado. De ser así, lo pondré de patitas en la calle.

—Aparte de lo obvio, nada.

—¿Lo obvio?

—Ay, Christian, la verdad es que a veces eres realmente obtuso —dice con un desdén juguetón.

—¿Obtuso? ¿Yo? Tengo la impresión de que no me gusta ese tono, señorita Steele.

—Vale, pues entonces olvídalo —bromea, satisfecha.

Me gusta que me chinche y me provoque. Puede hacer que me sienta diminuto o enorme solo con una mirada o una sonrisa; resulta refrescante y no se parece a nada que haya experimentado antes.

—He echado de menos esa lengua viperina, Anastasia.

Una imagen de ella arrodillada delante de mí me viene a la memoria y me remuevo en el asiento.

Mierda. Concéntrate, Grey. Ella vuelve la cara, oculta su sonrisa y mira hacia abajo los barrios que vamos dejando atrás. Yo compruebo el rumbo. Todo está correcto. Nos dirigimos a Portland.

Ella guarda silencio y yo de vez en cuando le robo una mirada. La curiosidad y la sorpresa ante el paisaje y el cielo de ópalo le iluminan la cara. La tersa piel de sus mejillas brilla bajo la luz del ocaso. Y, a pesar de la palidez y de las oscuras ojeras, prueba del sufrimiento que le he provocado, está preciosa. ¿Cómo pude permitir que saliera de mi vida?

¿En qué estaba pensando?

Mientras volamos por encima de las nubes en nuestra burbuja, aumenta mi optimismo y remite la confusión de la última semana. Poco a poco, empiezo a relajarme y disfruto de una serenidad que no había sentido desde que ella se marchó. Podría acostumbrarme a esto. Había olvidado lo feliz que me siento en su compañía. Y resulta refrescante ver mi mundo a través de sus ojos.

Pero mi confianza flaquea a medida que nos acercamos a nuestro destino. Ruego a Dios que mi plan funcione. Necesito llevarla a algún lugar íntimo. A cenar, quizá. Maldita sea. Debería haber reservado mesa en algún sitio. Necesita alimentarse. Si la llevo a cenar, solo tendré que encontrar las palabras adecuadas. Estos últimos días me han enseñado que necesito a alguien… la necesito a ella. La quiero, pero ¿me querrá ella a mí? ¿Puedo convencerla de que me dé una segunda oportunidad?

El tiempo lo dirá, Grey. Tómatelo con calma. No vuelvas a espantarla.

Aterrizamos en el helipuerto de Portland solo quince minutos después. Mientras detengo los motores de Charlie Tango y desconecto el transpondedor, el interruptor del combustible y las radios, aflora de nuevo la inseguridad que he sentido desde que decidí recuperarla. Necesito explicarle cómo me siento, pero eso va a ser difícil, porque ni yo mismo entiendo lo que siento por ella. Sé que la he echado de menos, que me he sentido fatal sin ella y que estoy dispuesto a intentar tener una relación a su manera. Pero ¿será suficiente para ella? ¿Lo será para mí?

Habla con ella, Grey.

En cuanto me suelto el arnés y me inclino para desatar el suyo, percibo su tenue perfume. Como siempre huele bien. Nuestras miradas se encuentran en un breve y furtivo instante, como si hubiera tenido algún pensamiento inapropiado, y, como siempre, me gustaría saber qué está pensando, pero lo ignoro.

—¿Ha tenido buen viaje, señorita Steele?

—Sí, gracias, señor Grey.

—Bueno, vayamos a ver las fotos del chico.

Abro la puerta, bajo de un salto y le tiendo una mano.

Joe, el jefe del helipuerto, espera para recibirnos. Lleva toda la vida dedicado a esto: es un veterano de la guerra de Corea, pero conserva la vitalidad y la agudeza de un hombre de cincuenta años. Sus ojos de lince no pierden detalle, y se iluminan cuando me dedica una sonrisa que le arruga el rostro.

—Joe, vigílalo para Stephan. Llegará hacia las ocho o las nueve.

—Eso haré, señor Grey. Señora. El coche espera abajo, señor. Ah, y el ascensor está estropeado. Tendrán que bajar por las escaleras.

—Gracias, Joe.

Cuando nos dirigimos hacia la escalera de emergencia, miro los tacones de Anastasia y recuerdo su ridícula caída en mi despacho.

—Con esos tacones tienes suerte de que solo haya tres pisos.

Reprimo una sonrisa.

—¿No te gustan las botas? —me pregunta, mirándose los pies.

Una agradable imagen de esas botas sobre mis hombros acude a mi memoria.

—Me gustan mucho, Anastasia. —Espero que mi expresión no delate mis lascivos pensamientos—. Ven. Iremos despacio. No quiero que te caigas y te rompas la crisma.

Agradezco que el ascensor esté estropeado… eso me da una excusa creíble para estrecharla contra mi cuerpo. La rodeo con un brazo por la cintura, la aprieto a mi costado y empezamos a bajar la escalera.

En el coche, de camino a la galería, me siento doblemente ansioso; estamos a punto de acudir a la exposición de su supuesto amigo. El hombre que, la última vez que lo vi, intentaba meterle la lengua en la boca. Quizá han hablado en los últimos días. Quizá este es un encuentro que llevaban tiempo planeando.

Joder, no se me había ocurrido antes. Espero que no sea así.

—José es solo un amigo —aclara Ana.

¿Cómo? ¿Sabe lo que estoy pensando? ¿Tan transparente soy? ¿Desde cuándo?

Desde que ella me despojó de mi coraza y descubrí que la necesitaba.

Me mira fijamente y se me encoge el estómago.

—Esos preciosos ojos ahora parecen demasiado grandes para tu cara, Anastasia. Por favor, dime que comerás.

—Sí, Christian, comeré. —Su tono delata que está mintiendo.

—Lo digo en serio.

—¿Ah, sí? —Lo dice con sarcasmo, y prácticamente tengo que hacer esfuerzos para no reaccionar.

A la mierda con todo.

Ha llegado la hora de que me declare.

—No quiero pelearme contigo, Anastasia. Quiero que vuelvas, y te quiero sana.

Me halaga su mirada de asombro y sorpresa.

—Pero no ha cambiado nada.

Su expresión se altera y frunce el ceño.

Ay, Ana, sí que ha cambiado… dentro de mí ha habido un terremoto.

Aparcamos delante de la galería y no tengo tiempo de explicarme antes de la inauguración.

—Hablaremos a la vuelta. Ya hemos llegado.

Salgo del coche antes de que pueda decir que no está interesada, doy la vuelta hasta su lado y le abro la puerta. Cuando sale parece enfadada.

—¿Por qué haces eso? —espeta, exasperada.

—¿El qué?

Mierda, ¿a qué viene esto?

—Decir algo así y luego callarte.

¿Es eso lo que te pasa? ¿Por eso estás cabreada?

—Anastasia, estamos aquí, donde tú quieres estar. Ahora centrémonos en esto, ya hablaremos luego. No me apetece demasiado montar un numerito en la calle.

Aprieta los labios y los frunce con expresión de enfado, luego me mira con recelo.

—De acuerdo.

La cojo de la mano, entro con paso enérgico en la galería y ella me sigue arrastrando los pies.

La sala de exposiciones está muy bien iluminada y es espaciosa. Es uno de esos almacenes rehabilitados que están tan de moda en la actualidad: suelos de madera y paredes de ladrillo. Los entendidos en arte de Portland beben vino barato a sorbos y hacen comentarios entre susurros mientras admiran la exposición.

Una mujer joven nos da la bienvenida.

—Buenas noches y bienvenidos a la exposición de José Rodríguez.

Y me mira.

Es todo planta, cariño. Ya puedes mirar a otra parte.

Se pone muy nerviosa, pero parece reaccionar cuando echa una mirada de soslayo a Anastasia.

—Ah, eres tú, Ana. Nos encanta que tú también formes parte de todo esto.

Le entrega un folleto y señala la barra improvisada con bebidas y refrigerios. Ana frunce el ceño y le sale esa arruguita en forma de uve sobre la nariz que me encanta. Quiero besarla, como ya he hecho antes.

—¿La conoces? —le pregunto.

Ella niega con la cabeza y frunce el ceño aún más. Me encojo de hombros. ¿Qué esperabas? Esto es Portland.

—¿Qué quieres beber?

—Una copa de vino blanco, gracias.

Mientras me dirijo a la barra oigo un grito exagerado.

—¡Ana!

Me vuelvo y veo al tío ese con los brazos alrededor de mi chica.

Mierda.

No oigo lo que dicen, pero Ana cierra los ojos y, durante unos segundos de angustia, creo que va a romper a llorar. Sin embargo, ella mantiene la compostura mientras él la aparta un poco sin soltarla para poder observarla.

Sí, está así de delgada por mi culpa.

Lucho contra el sentimiento de culpa, aunque parece que ella intenta tranquilizarlo. A él se le ve demasiado interesado en Ana, joder. Demasiado. La rabia me oprime el pecho. Ella ha dicho que es solo un amigo, pero salta a la vista que él siente otra cosa. Él quiere más.

Lárgate, colega, ella es mía.

—La obra expuesta es impresionante, ¿no te parece?

Un tío joven con calva incipiente y camisa de estampado chillón atrae mi atención.

—Todavía no he visto lo que hay —respondo, y me vuelvo hacia el barman—. ¿Esto es todo lo que tienes?

—Pues sí. ¿Tinto o blanco? —pregunta en tono desinteresado.

—Dos copas de vino tinto —gruño.

—Creo que te impresionará. Rodríguez tiene una visión única —me dice el capullo irritante de la camisa chillona.

Hago oídos sordos y miro de reojo a Ana. Ella está mirándome con sus enormes y luminosos ojos. Me bulle la sangre y me resulta imposible apartar la mirada. Ana es un faro entre la multitud y me pierdo en sus ojos. Está espectacular. Su cabello le enmarca el rostro y cae en una cascada exuberante sobre sus pechos. Su vestido, más holgado de lo que recuerdo, todavía le marca las curvas. Debe de habérselo puesto a propósito. Sabe que es mi favorito. ¿No es así? Vestido provocativo, botas provocativas…

Joder, contrólate, Grey.

Rodríguez pregunta algo a Ana y ella se ve obligada a romper el contacto visual conmigo. Percibo que lo hace a regañadientes y eso me gusta. Pero, maldita sea, ese tío tiene una dentadura perfecta, espaldas anchas y lleva un traje elegante. Reconozco que, para ser un fumeta, es un hijo de puta muy guapo. Ella asiente con la cabeza a algo que él le dice y le regala una sonrisa cálida y despreocupada.

Me gustaría que me sonriera así a mí. Él se inclina hacia delante y la besa en la mejilla. Mamón.

Me quedo mirando al barman.

Date prisa, tío. Está tardando una eternidad en servir el vino. Menudo idiota incompetente.

Por fin termina, cojo las copas, doy la espalda sin más al hombre que tengo pegado, que ha empezado a hablar sobre otro fotógrafo o alguna mierda por el estilo, y regreso con Ana.

Al menos Rodríguez la ha dejado ya. Ella está ensimismada, contemplando una de sus fotografías. Es un paisaje, un lago, y no le falta mérito, supongo. Levanta la vista y me mira con expresión precavida cuando le paso la copa. Bebo un sorbo rápido de la mía. Dios, este vino es asqueroso, un chardonnay caliente con demasiado roble.

—¿Está a la altura? —Parece de buen humor, pero no sé a qué se refiere: ¿a la exposición, al edificio?—. El vino —aclara.

—No. No suele estarlo en este tipo de eventos. —Cambio de tema—. El chico tiene bastante talento, ¿verdad?

—¿Por qué crees que le pedí que te hiciera un retrato?

El orgullo que siente por la obra de Rodríguez resulta evidente. Eso me fastidia. Ella lo admira y se interesa por su éxito porque lo aprecia. Lo aprecia demasiado. Una emoción desagradable, como una amarga punzada, me aflora en el pecho. Son celos, un nuevo sentimiento, algo que, en toda mi vida, solo he sentido por ella… y no me gusta.

—¿Christian Grey? —Un tío vestido como un vagabundo me planta una cámara en las narices e interrumpe mi lúgubre divagación—. ¿Puedo hacerle una fotografía, señor?

Malditos paparazzi. Quiero mandarlo a la mierda, pero decido ser educado. No quiero que Sam, mi agente de prensa, tenga que lidiar con alguna queja.

—Claro.

Sujeto a Ana de la mano y la pongo a mi lado. Quiero que todos sepan que es mía; si ella me acepta de nuevo.

No te anticipes a los acontecimientos, Grey.

El fotógrafo dispara un par de fotos.

—Gracias, señor Grey. —Al menos es agradecido—. ¿Señorita…? —pregunta porque quiere saber cómo se llama Ana.

—Ana Steele —contesta ella con timidez.

—Gracias, señorita Steele.

El fotógrafo se marcha a toda prisa y Anastasia se aparta para zafarse de mí. Me disgusta tener que soltarla y cierro los puños para contener el impulso de volver a tocarla.

Ella se queda mirándome.

—Busqué en internet fotos tuyas con alguna chica. No hay ninguna. Por eso Kate creía que eras gay.

—Eso explica tu inapropiada pregunta.

No puedo evitar esbozar una sonrisa cuando recuerdo lo violento de nuestro primer encuentro: su falta de habilidades para la entrevista, sus preguntas. «¿Es usted gay, señor Grey?» Y cómo me molestó.

Da la sensación de que pasó hace siglos. Niego con la cabeza y prosigo:

—No. Yo no salgo con chicas, Anastasia… solo contigo. Pero eso ya lo sabes.

Y me gustaría salir muchas, muchas veces más.

—¿Así que nunca sales por ahí con tus… —baja la voz y mira a su alrededor para comprobar que nadie puede oírnos—… sumisas? —Palidece al pronunciar esa palabra, avergonzada.

—A veces. Pero eso no son citas. De compras, ya sabes. —Esas salidas ocasionales no eran más que una distracción, tal vez un premio por buen comportamiento de sumisa. La mujer con la que más he deseado compartir… es Ana—. Solo contigo, Anastasia —susurro, y quiero declararme, preguntarle qué le parece mi proposición, ver qué siente, y saber si me acepta de nuevo en su vida.

Sin embargo, la galería es un lugar demasiado público. Sus mejillas se ruborizan con ese delicioso color rosa que adoro, y ella se mira las manos. Espero que sea porque le gusta lo que estoy diciendo, pero no puedo saberlo. Necesito sacarla de aquí y estar a solas con ella. Así podremos hablar en serio y comer algo. Cuanto antes veamos el trabajo de este tío, antes podremos marcharnos.

—Este amigo tuyo parece más un fotógrafo de paisajes que de retratos. Vamos a ver.

Le tiendo la mano y, para mi deleite, ella la acepta.

Damos una vuelta por la galería y nos detenemos brevemente delante de cada fotografía. Aunque estoy molesto con este tío y lo que siente Ana por él, debo reconocer que es bastante bueno. Damos la vuelta a la esquina… y nos quedamos parados.

Ahí está ella. Siete enormes retratos de Anastasia Steele. En ellos, su belleza te deja boquiabierto, está natural y relajada, riendo, frunciendo el ceño, haciendo pucheros, pensativa, divertida y, en una de ellas, nostálgica y triste. Cuando estudio hasta el último detalle de cada fotografía, sé, sin atisbo de duda, que ese tío quiere ser mucho más que su amigo.

—Por lo visto no soy el único —musito.

Las fotos son su homenaje a Ana, sus cartas de amor, y están colgadas en las paredes de la galería para que cualquier gilipollas pueda comérsela con los ojos.

Ana está mirándolas en silencio, petrificada, tan sorprendida como yo de verlas. Bueno, no pienso permitir que cualquiera se las quede. Quiero las fotos. Espero que estén a la venta.

—Perdona.

Abandono a Ana un instante y me dirijo al mostrador de recepción.

—¿Puedo ayudarle en algo? —me pregunta la mujer que nos ha dado la bienvenida al llegar.

Ignoro el aleteo de sus largas pestañas y la sonrisa provocativa y exageradamente roja de sus labios.

—¿Los siete retratos colgados al fondo están a la venta? —le pregunto.

Una mirada de decepción aflora en su rostro, aunque se acaba transformando en una amplia sonrisa.

—¿La colección de Anastasia? Es una obra impresionante.

Es una modelo impresionante.

—Desde luego que están a la venta. Permítame comprobar los precios —dice con entusiasmo.

—Los quiero todos.

Y saco la cartera.

—¿Todos ellos? —Parece sorprendida.

—Sí.

Qué mujer más irritante.

—La colección cuesta catorce mil dólares.

—Quisiera que me los entregaran lo antes posible.

—Pero deben permanecer colgados mientras dure la exposición —aclara.

Inaceptable.

La miro con mi sonrisa deslumbrante.

—Aunque estoy segura de que podemos arreglarlo —añade ella, aturullada.

Sujeta con torpeza mi tarjeta de crédito y la pasa por el datáfono.

Cuando regreso junto a Ana, me encuentro con un tío rubio hablando con ella, probando suerte.

—Son unas fotos fantásticas —dice. Coloco una mano en el codo de Ana para marcar territorio y le lanzo mi mirada de «ya te estás yendo»—. Eres un tipo con suerte —añade, y retrocede un paso.

—Pues sí —mascullo de mal humor, y me llevo a Ana hacia la pared.

—¿Acabas de comprar una de estas?

Hace un gesto con la cabeza en dirección a los retratos.

—¿Una de estas? —pregunto con tono de mofa.

¿Una? ¿En serio?

—¿Has comprado más de una?

—Las he comprado todas, Anastasia. —Y sé que sueno altivo, pero la idea de que otra persona posea y disfrute de estas fotografías me resulta insoportable. Ella se queda boquiabierta, e intento que eso no me distraiga—. No quiero que un desconocido se te coma con los ojos en la intimidad de su casa.

—¿Prefieres ser tú? —inquiere.

Su respuesta, aunque inesperada, me hace gracia; está reprendiéndome.

—Francamente, sí —respondo del mismo modo.

—Pervertido —murmura, y se muerde el labio inferior, sospecho que para reprimir una sonrisa.

Señor, es desafiante y divertida, y tiene razón.

—Eso no puedo negarlo, Anastasia.

—Me gustaría hablar de eso contigo, pero he firmado un acuerdo de confidencialidad.

Con mirada altanera se vuelve para contemplar las fotos una vez más.

Y ya vuelve hacerlo: reírse de mí y trivializar mi estilo de vida. Dios, me gustaría ponerla en su sitio… preferiblemente debajo de mí o de rodillas. Me inclino hacia ella y le susurro al oído:

—Lo que me gustaría hacerle a esa lengua tan viperina.

—Eres muy grosero.

Está escandalizada: adopta una expresión puritana, al tiempo que se le enrojecen las puntas de las orejas.

Oh, nena, menuda novedad.

Vuelvo a mirar los retratos.

—Se te ve muy relajada en esas fotos, Anastasia. Yo no suelo verte así.

Vuelve a mirarse las manos, titubeante, como si estuviera pensando qué decir. No sé qué está pensando, así que me acerco a ella y le echo la cabeza hacia atrás. Ella lanza un profundo suspiro al sentir el tacto de mis dedos en su barbilla.

Una vez más, ese sonido retumba directamente en mi entrepierna.

—Yo quiero que te relajes conmigo. —Lo he dicho con confianza. Maldita sea. Con demasiada confianza.

—Si quieres eso, tienes que dejar de intimidarme —replica, y me sorprende por la profundidad de ese sentimiento.

—Tú tienes que aprender a expresarte y a decirme cómo te sientes —le suelto yo con brusquedad.

Joder, ¿de verdad vamos a hablar de esto aquí y ahora? Me gustaría hablarlo en privado. Ana carraspea y se yergue cuan alta es.

—Christian, tú me querías sumisa —dice hablando en voz baja—. Ahí está el problema. En la definición de sumisa… me lo dijiste una vez en un correo electrónico. —Hace una pausa y se queda mirándome—. Me parece que los sinónimos eran, y cito: «obediente, complaciente, humilde, pasiva, resignada, paciente, dócil, contenida». No debía mirarte. Ni hablarte a menos que me dieras permiso. ¿Qué esperabas?

¡Tenemos que hablar de esto en privado! ¿Por qué está montando el numerito aquí?

—Estar contigo es muy desconcertante —prosigue del tirón—. No quieres que te desafíe, pero luego resulta que te gusta mi «lengua viperina». Exiges obediencia, menos cuando no la quieres, para así poder castigarme. Cuando estoy contigo nunca sé a qué atenerme.

Vale, entiendo que pueda resultar confuso… pero no quiero hablar de ello aquí. Tenemos que irnos.

—Bien expresado, señorita Steele, como siempre. —Mi voz es gélida—. Venga, vamos a comer.

—Solo hace media hora que hemos llegado.

—Ya has visto las fotos, ya has hablado con el chico.

—Se llama José —aclara, en voz más alta esta vez.

—Has hablado con José… ese hombre que, si no me equivoco, la última vez que le vi intentaba meterte la lengua en la boca a la fuerza cuando estabas borracha y mareada. —Aprieto los dientes.

—Él nunca me ha pegado —replica ella con la mirada encendida de rabia.

¿Qué coño está haciendo? Sí que quiere montar el numerito aquí.

No puedo creerlo. ¡Ella me lo pidió! ¿Hasta dónde vamos a llegar? La furia estalla como un volcán en mi pecho.

—Esto es un golpe bajo, Anastasia.

Estoy que echo humo. Ella se pone colorada, y no sé si es de vergüenza o de rabia. Me paso las manos por el pelo para contener mis ganas de sacarla de aquí a rastras para seguir la conversación en privado. Inspiro con fuerza.

—Te llevo a comer algo. Parece que estés a punto de desmayarte. Busca a ese chico y despídete. —Hablo con tono cortante mientras lucho por controlar la rabia, pero ella no se mueve.

—¿Podemos quedarnos un rato más, por favor?

—No. Ve… ahora… a despedirte. —Consigo no gritar.

Reconozco ese gesto terco y tozudo de sus labios fruncidos. Está cabreadísima y, a pesar de lo que he pasado estos días, me importa una mierda. Vamos a marcharnos aunque tenga que cogerla en brazos y llevármela de aquí. Me lanza una mirada fulminante y se vuelve de golpe, su melena se agita de tal manera que me fustiga el hombro. Sale disparada en busca de José.

Cuando se aleja, me esfuerzo por recuperar la compostura. ¿Qué tiene Ana que siempre me saca de mis casillas? Quiero regañarla, azotarla y follármela. Aquí. Ahora. Y en ese orden.

Recorro la sala con la mirada. El chico no, Rodríguez está rodeado por un enjambre de admiradoras. Ve a Ana, olvida a sus fans y la saluda como si fuera el centro de su maldito universo. Escucha con atención todo cuanto ella tiene que decirle, la rodea con los brazos y le da la vuelta.

Quita tus gordas zarpas de mi chica.

Ella me mira fijamente, pasa las manos por el pelo de José, presiona la mejilla contra la de él y le susurra algo al oído. Siguen hablando. Pegados. Él la rodea con un brazo. Y está disfrutando de lo lindo del puñetero halo de Ana.

Antes de poder reparar en lo que hago, me dirijo hacia ellos dando grandes zancadas, dispuesto a despedazarlo. Por suerte para él, la suelta justo cuando me acerco.

—No seas tan cara de ver, Ana. Ah, señor Grey, buenas noches —masculla el chico, avergonzado y un tanto intimidado.

—Señor Rodríguez, realmente impresionante. Lo siento pero no podemos quedarnos, hemos de volver a Seattle. ¿Anastasia?

La cojo de la mano.

—Adiós, José. Felicidades otra vez.

Se aparta de mí, le da un tierno beso en la mejilla sonrojada y a mí va a darme un infarto. Necesito grandes dosis de autocontrol para no agarrarla, echármela al hombro y llevármela de allí. En lugar de eso, tiro de ella sujeta de la mano hacia la puerta y salimos a la calle. Avanza a trompicones por detrás de mí, intentando seguir mi paso, pero me da igual.

Vamos ya. Lo único que quiero es…

Hay un callejón. Acelero para que nos metamos en él y, antes de ser consciente de mis actos, la empujo contra la pared. Le sujeto la cara entre las manos, retengo su cuerpo con el peso del mío mientras la rabia y el deseo se combinan en un cóctel embriagador y explosivo. Le atrapo sus labios con los míos y nuestros dientes chocan, pero yo consigo meterle la lengua en la boca. Sabe a vino barato y a deliciosa y dulce, dulce Ana.

Oh, esta boca.

He echado de menos esta boca.

Se enciende entre mis brazos. Entrelaza las manos en mi pelo y me da un fuerte tirón. Gruñe sobre mi boca, lo que me permite penetrar más hasta el fondo, y corresponde mi beso. Lo hace con pasión desatada y entrelaza su lengua con la mía. Me saborea. Me toma. Se entrega.

Su voracidad es inesperada. El deseo prende fuego en mi cuerpo, como un incendio forestal cuyas llamas lamen la madera seca. Estoy tan cachondo… La deseo ahora, aquí, en este callejón. Y lo que pretendía que fuera un beso de castigo para demostrarle que yo soy su dueño se convierte en algo más.

Ella también lo desea.

Ella también lo echaba de menos.

Y eso es más que estimulante.

Lanzo un gruñido como respuesta, desarmado.

La sujeto con una mano por la nuca mientras nos besamos. Con la mano que me queda libre viajo descendiendo por su cuerpo, y redescubro sus curvas: sus pechos, su cintura, su culo, su muslo. Ella gime cuando mis dedos encuentran el dobladillo de su vestido y empiezan a tirar de él para levantárselo. Pretendo sacárselo de un tirón, follármela aquí. Hacerla mía, otra vez.

Sentir su cuerpo.

Resulta embriagador, y la deseo como jamás la he deseado.

A lo lejos y a través de la bruma de mi lujuria, oigo el aullido de la sirena de un coche patrulla.

¡No! ¡No! ¡Grey!

Así no. Contrólate.

Me aparto y bajo la vista para mirarla, estoy jadeando y hecho una furia.

—Tú… eres… mía —gruño, y me esfuerzo por alejarme de ella mientras me tranquilizo—. Por Dios santo, Ana.

Me doblo sobre mí mismo, apoyando las manos en las rodillas, e intento volver a respirar con normalidad para sosegar el furor de mi cuerpo. Me la ha puesto tan dura que me duele.

¿Alguien ha provocado jamás esta reacción en mí? ¿Alguna vez?

¡Dios! He estado a punto de follármela en un callejón trasero.

Estoy celoso. Esto es lo que se siente: como si me hubieran arrancado las tripas; mi autocontrol ha desaparecido. No me gusta. No me gusta ni un pelo.

—Lo siento —dice ella con voz ronca.

—Más te vale. Sé lo que estabas haciendo. ¿Deseas al fotógrafo, Anastasia? Es evidente que él siente algo por ti.

—No —dice con un hilillo de voz jadeante—. Solo es un amigo.

Al menos parece arrepentida, y eso, de algún modo, sirve para que me tranquilice.

—Durante toda mi vida adulta he intentado evitar cualquier tipo de emoción intensa. Y sin embargo tú… tú me provocas sentimientos que me son totalmente ajenos. Es muy… —No sé cómo explicarlo. No doy con las palabras para describir lo que siento. Estoy descontrolado y perdido—, perturbador. —Es lo mejor que se me ocurre—. A mí me gusta el control, Ana, y contigo eso… —Me incorporo y la miro con intensidad—, simplemente se evapora.

Tiene los ojos muy abiertos por la promesa del encuentro carnal, y el pelo alborotado le cae de forma sexy sobre los pechos. Me froto la nuca, agradecido por haber recuperado algo similar al autocontrol.

¿Ves cómo reacciono cuando estás cerca, Ana? ¿Lo ves?

Me paso la mano por el pelo y hago varias respiraciones profundas para despejar la mente. La cojo de la mano.

—Vamos, tenemos que hablar —antes de que te folle—, y tú tienes que comer.

Hay un restaurante cerca del callejón. No es el lugar que yo habría escogido para un reencuentro, si es que esto lo es, pero bastará. No tengo mucho tiempo, ya que Taylor llegará dentro de poco.

Le abro la puerta.

—Habrá que conformarse con este sitio. Tenemos poco tiempo.

El restaurante tiene aspecto de servir a los visitantes de la galería, y quizá a estudiantes. Resulta irónico que el color de las paredes sea el mismo que el de mi cuarto de juegos, aunque no le doy muchas vueltas. Un amable camarero nos conduce a una mesa apartada; se deshace en sonrisas con Anastasia.

Echo un vistazo a la pizarra del menú colgada de la pared y decido pedir antes de que se retire el camarero, y así dejarle claro que vamos justos de tiempo.

—Los dos tomaremos un solomillo al punto, con salsa bearnesa si tienen, patatas fritas y verduras, lo que tenga el chef; y tráigame la carta de vinos.

—Ahora mismo, señor —dice y sale disparado.

Ana aprieta los labios, molesta.

¿Y ahora qué?

—¿Y si a mí no me gusta el solomillo?

—No empieces, Anastasia.

—No soy una niña pequeña, Christian.

—Pues deja de actuar como si lo fueras.

—¿Soy una cría porque no me gusta el solomillo?

No disimula su irritabilidad.

¡No!

—Por ponerme celoso aposta. Es infantil hacer eso. ¿Tan poco te importan los sentimientos de tu amigo como para manipularle de esa manera?

Se ruboriza y se mira las manos.

Sí. Deberías avergonzarte. Estás confundiéndome. Incluso yo soy capaz de verlo.

¿Es eso lo que está haciéndome? ¿Manipularme?

Durante el tiempo que hemos pasado separados quizá haya descubierto por fin que ella tiene poder. Poder sobre mí.

El camarero vuelve con la carta de vinos, lo cual me da la oportunidad de recuperar la calma. La selección es de lo más normalita: solo hay un vino bebible en toda la carta. Echo una mirada a Anastasia, quien parece enfurruñada. Conozco esa expresión. Tal vez ella quería escoger sus platos. Y no puedo resistirme a jugar con ella, pues me consta que no sabe casi nada de vinos.

—¿Te gustaría escoger el vino? —le pregunto con tono sarcástico.

—Escoge tú.

Aprieta los labios.

Sí. No juegues conmigo, nena.

—Dos copas de shiraz del valle de Barossa, por favor —digo al camarero, que se mantiene a la espera.

—Esto… ese vino solo lo servimos por botella, señor.

—Pues una botella.

Capullo estúpido.

—Señor. —Se retira.

—Estás muy gruñón —dice ella sin duda porque lo lamenta por el camarero.

—Me pregunto por qué será. —La miro impasible, pero hasta yo me doy cuenta de que ahora soy quien actúa como un crío.

—Bueno, convendría establecer el tono adecuado para una charla íntima y sincera sobre el futuro, ¿no te parece?

Me dedica una sonrisa edulcorada.

Oh, ojo por ojo, señorita Steele. Ha vuelto a desafiarme y no tengo otra que admirar su valor. Ahora sé que nuestra riña no nos llevará a ningún sitio.

Y me estoy comportando como un imbécil.

No te cargues esta negociación, Grey.

—Lo siento —digo, porque ella tiene razón.

—Disculpas aceptadas, y me complace informarte de que no he decidido convertirme en vegetariana desde la última vez que comimos juntos.

—Eso es discutible, dado que esa fue la última vez que comiste.

—Ahí está otra vez esa palabra: «discutible».

—Discutible —mascullo.

Sí, es cierto, esa palabra. Recuerdo que la usé por última vez cuando estábamos hablando de nuestro trato el sábado por la mañana. El día en que mi mundo se hizo pedazos.

Joder. No pienses ahora en eso. Sé un hombre, Grey. Dile lo que quieres.

—Ana, la última vez que hablamos, me dejaste. Estoy un poco nervioso. Te he dicho que quiero que vuelvas, y tú has dicho… nada.

Ella se muerde el labio inferior y se pone blanca como el papel.

Oh, no.

—Te he echado de menos… te he echado de menos realmente, Christian —dice en voz baja—. Estos últimos días han sido… difíciles.

«Difíciles» se queda corto.

Traga saliva e inspira con fuerza para tranquilizarse. Esto no tiene buena pinta. Quizá mi comportamiento durante la última hora ha acabado por alejarla para siempre. Me pongo tenso. ¿Adónde pretende llegar con esto?

—No ha cambiado nada. Yo no puedo ser lo que tú quieres que sea.

Su expresión es desalentadora.

No. No. No.

—Tú eres lo que yo quiero que seas.

Eres todo cuanto quiero que seas.

—No, Christian, no lo soy.

Oh, nena, por favor, créeme.

—Estás enfadada por lo que pasó la última vez. Me porté como un idiota. Y tú… tú también. ¿Por qué no usaste la palabra de seguridad, Anastasia?

Parece sorprendida, como si fuera algo que no se hubiera planteado.

—Contéstame —insisto.

Es algo que me ha obsesionado. ¿Por qué no usaste la palabra de seguridad, Ana?

Languidece en su asiento. Triste. Derrotada.

—No lo sé —susurra.

¿Qué?

¡¿Qué?!

Me quedo sin habla. He vivido un infierno porque ella no usó la palabra de seguridad. Pero, antes de que pueda recuperarme, las palabras salen a trompicones de su boca. Entre susurros, en voz baja, como si estuviera en un confesionario, como si estuviera avergonzada.

—Estaba abrumada. Intenté ser lo que tú querías que fuera, intenté soportar el dolor, y se me fue de la cabeza. —Su mirada es sincera y encoge ligeramente los hombros a modo de disculpa—. ¿Sabes…?, lo olvidé.

Pero ¿qué coño…?

—¡Lo olvidaste!

Estoy conmocionado. ¿Hemos pasado por toda esta mierda porque ella lo olvidó?

No puedo creerlo. Me agarro a la mesa para anclarme al presente mientras voy asimilando esa alarmante información.

¿Le recordé su palabra de seguridad? Dios. No me acuerdo. Me viene a la memoria el e-mail que me envió ella la primera vez que le di unos azotes.

Esa vez no me detuvo.

Soy idiota.

Debería habérselo recordado.

Un momento. Ella sabe que tiene palabras de seguridad. Recuerdo habérselo dicho más de una vez.

—No hemos firmado el contrato, Anastasia, pero ya hemos hablado de los límites. Además, te recuerdo que tenemos palabras de seguridad, ¿vale?

Parpadea un par de veces, pero guarda silencio.

—¿Cuáles son? —pregunto.

Vacila.

—¿Cuáles son las palabras de seguridad, Anastasia?

—Amarillo.

—¿Y?

—Rojo.

—No lo olvides.

Arquea una ceja con evidente aire burlón y está a punto de decir algo.

Ah, no. En mi cuarto de juegos, ni hablar.

—Cuidado con esa boquita, señorita Steele, si no quieres que te folle de rodillas. ¿Entendido?

—¿Cómo voy a confiar en ti? ¿Podré confiar alguna vez?

Si no puede ser sincera conmigo, ¿qué esperanza tengo? No puede decirme lo que cree que yo quiero oír. ¿Qué clase de relación es esa? Se me cae el alma a los pies. Este es el problema de tratar con alguien que no está metido en este estilo de vida. No lo entiende.

Jamás debí ir detrás de ella.

Llega el camarero con nuestro vino y nosotros seguimos mirándonos con incredulidad.

Quizá debería haberme esforzado más al explicárselo.

Maldita sea, Grey. Elimina la negatividad.

Sí. Ahora es irrelevante. Intentaré tener una relación a su manera, si ella me deja.

El capullo irritante tarda demasiado en abrir la botella. Dios. ¿Intenta entretenernos? ¿O solo quiere impresionar a Ana? Por fin la descorcha y me sirve un poco para que lo pruebe. Bebo un sorbo rápido. Necesita respirar, pero está pasable.

—Está bien.

Ahora vete. Por favor. Nos llena las copas y se marcha.

Ana y yo no hemos dejado de mirarnos. Ambos intentamos adivinar qué piensa el otro. Ella es la primera en apartar la vista y toma un trago de vino con los ojos cerrados, como si buscara inspiración. Cuando los abre, veo su desesperación.

—Lo siento —murmura.

—¿Qué sientes?

Mierda. ¿Ha terminado conmigo? ¿No hay esperanza?

—No haber usado la palabra de seguridad —dice.

Oh, gracias a Dios. Creí que habíamos terminado.

—Podríamos habernos evitado todo este sufrimiento —murmuro a modo de repuesta, y también en un intento de disimular mi alivio.

—Parece que tú estás bien —dice con voz trémula.

—Las apariencias engañan. Estoy de todo menos bien. Tengo la sensación de que el sol se ha puesto y no ha salido durante cinco días, Ana. Vivo en una noche perpetua.

Emite un sonoro suspiro ahogado.

¿Cómo creía que me sentía? Me dejó cuando yo prácticam ...