Loading...

2030

Dani Gove  

0


Fragmento

Odio cocinar con todas mis fuerzas. Se me dan mal muchísimas cosas en esta vida, pero te juro que cocinar me pone de los nervios. Si alguna noche te invito a cenar a mi casa, invéntate alguna excusa para no venir y los dos lo dejaremos correr como buenos amigos. Muy a mi pesar, como miembro de la especie humana, comparto algunos rasgos con el resto de los mortales, como la necesidad de comer diariamente. Por suerte, de vez en cuando la revolución tecnológica da pequeñas alegrías a inútiles como yo.

Por fin me he hecho con un robot de cocina. Me he informado bien y el funcionamiento es sencillo: lo único que tienes que hacer es seguir sus indicaciones y pulsar botones. Así me lo ha asegurado el viejo dueño del establecimiento donde lo he comprado, una pequeña tienda de barrio de electrodomésticos en liquidación por cierre. El aparato no parece ser de ninguna marca conocida, pero me lo he llevado a casa con la garantía de que cumplirá su función como cualquier otro.

Este modelo en cuestión se llama Cheff M-2X Companion, un dispositivo similar a tantos otros en el mercado y con todo aparentemente en su sitio. Dispone de varios utensilios para diferentes recetas, diversos bot

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta