Loading...

ADIESTRA EN POSITIVO

Enric Rodríguez  

0


Fragmento

1.1. Expectativas distorsionadas

Adiestrar o educar a un perro es un proceso bastante simple cuando entendemos los métodos que debemos utilizar y nos ceñimos a ellos. Sin embargo, hoy en día vivimos en un mundo donde la mayoría de los animales tienen algún tipo de problema de comportamiento o, simplemente, no están bien educados.

Hay muchas razones que pueden explicar esta discrepancia, pero la principal es nuestra forma de entender la psicología canina. Sin duda tenemos una visión de los perros muy influida por el cine. Desde celebridades como Rin Tin Tin y Lassie hasta los protagonistas de las últimas películas de Disney, la gran pantalla nos muestra perros con capacidades casi humanas. O entrenados para acatar órdenes con una precisión y un control equivalentes a los de una máquina, como ocurre en el film El clan de los Doberman.

Por ello, es necesario que tengamos siempre presentes las siguientes ideas:

• No podemos educar a un perro de la misma forma que educaríamos a un niño, ya que, entre otros motivos, con el primero no es posible razonar a través de la palabra.

• No hay que entrenar, educar o adiestrar esperando resultados y comportamientos propios de una máquina.

• Nuestras expectativas deben ser acordes a la realidad, no a las películas de Hollywood.

En definitiva, las películas sobre animales nos crean unas ilusiones que no se van a cumplir, por lo que nos frustramos cuando nuestra mascota no se convierte en un superperro. El problema no está en él sino en nuestras expectativas.

Esto no quiere decir que debamos dejar que nuestro cachorro destroce la casa, nos muerda y haga sus cosas donde le apetezca. Estos son algunos comportamientos normales y, si no lo educamos como es preciso, provocarán inconvenientes que lo acompañarán de por vida.

Nuestro trabajo será enseñar a ese cachorro para que, de adulto, esté adaptado a vivir de una manera que nos resulte aceptable. Es importante asumir que se comportará como un perro a no ser que modifiquemos su conducta por medio de una educación constante. Por tanto, si pretendes que NO se comporte como lo que es desde el primer día que llegue a casa, estáis ambos condenados al fracaso en cuanto a su educación. Esperar siempre lo peor cuando llevas un perro nuevo a casa te ayudará a predecir lo que puede pasar y, en consecuencia, a evitarlo.

Te sorprendería la cantidad de gente que se pone en contacto conmigo escandalizada porque su cachorro de cuatro meses, al que han dejado solo en casa todo el día, les ha hecho algún destrozo. Lo raro sería que un cachorro de esta edad no despedazara la casa entera cuando se le deja sin supervisión.

1.2. Cόmo aprende un perro

Las teorías más aceptadas para el adiestramiento o educación de un perro son dos: el condicionamiento clásico y el condicionamiento operante.

En este libro no profundizaremos en dichas teorías, simplem

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta