Loading...

ADORABLE PERDICIóN (ADORABLE 1)

Gabriela Cano  

0


Fragmento

Prólogo

Heather

Termino la llamada y, frustrada, tiro mi celular en el asiento del copiloto, gruño un par de veces y golpeo el timón de mi auto.

No entiendo en lo que se ha convertido la sociedad ni que las cosas superficiales tengan mucha más importancia. Odio el hecho de pensar que, en algún momento, fui como ellos al darle más valor al ¿cuál es tu apellido?, ¿qué carrera quieres estudiar cuando entres a la universidad?, ¿de qué familia eres? Si eres un doctor o un empresario, las personas te miran con buenos ojos y te ganas fácilmente su respeto pero, si eres un profesor, un enfermero o una mesera, la misma sociedad y hasta las personas que han estado a tu alrededor te miran debajo de sus hombros y te hacen sentir tan inferior. Es eso en lo que la sociedad se ha convertido y, en su momento, todos hemos contribuido a que sea de esa forma y a que nunca cambie.

Las personas te preguntan si estás bien, pero en realidad no lo quieren saber; solo lo hacen porque creen que están obligados a hacer esa pregunta tan seca. Muchos lo sabemos, así que siempre optamos por mentir y decir: «Estoy bien», cuando quizás es todo lo contrario. Pero se supone que no debes de fingir con tus padres, al menos debes de saber que puedes confiar en ellos. Definitivamente ese no es mi caso.

Mis padres están dentro de toda categoría, menos en la de confianza y cariño para con sus hijos, y odio el hecho de que todavía no tengo el valor para hacer lo que en realidad quiero y no lo que ellos me obligan hacer.

Suspiro y estoy tan molesta que decido detenerme un momento para salir a tomar un poco de aire. Estaciono en un lugar un poco oscuro, por los frondosos árboles típicos de la zona, todavía a unas manzanas cerca del campus universitario. No quiero seguir conduciendo sin rumbo alguno cuando todavía estoy tan molesta.

Salgo del auto sin tomar mi celular y camino hasta estar en la parte delantera de este; me siento en el capó para observar el idílico retrato de la ciudad de Los Ángeles, cubierta por sus luces, que le dan ese aire soñador después de una levísima llovizna, que es bastante frecuente en el mes de diciembre. Observo la noche, que llega para bañar de misterio a la ciudad y para despertar toda sensación de libertad, y me siento un poco melancólica al desear un poco de ese sentimiento.

Al recordar la llamada de mi padre, salto del capó y procedo a golpear el neumático de la parte izquierda del auto. En cuanto se produce el primer impacto, mi pie duele, pero no me detengo y lo hago una y otra y otra vez, hasta que finalmente me canso y me dejo caer en la grama que recubre la pequeña loma, a un lado de la carretera.

—¿Has sacado toda tu furia? —Escucho que preguntan.

Giro mi rostro y busco de dónde proviene la voz. Entrecierro mis ojos y, entonces, puedo ver la tenue silueta de alguien. Camina unos pasos hasta estar iluminado, solo un poco, por los faros de la carretera; entonces puedo ver que se trata de un chico. Se vuelve a sentar detrás de mí, lo suficientemente lejos, pero con la distancia perfecta para escucharlo claramente cuando me pregunta si la furia se ha comido mi lengua. Muevo mi lengua en el interior de mi boca y hago un gesto de negación.

—No, al parecer, sigue intacta. Suerte que no golpeé el neumático con ella; de lo contrario, me habría lamentado. —Intento bromear a pesar de no tener idea de quién es.

Giro mi rostro, nuevamente viendo hacia el frente, a mi auto. Si este chico no se marcha cuanto antes, lo más sensato es que me vaya directo a la residencia; pero no quiero irme a encerrar para rodearme de cuadernos y trabajos donde solamente terminaré más molesta, por lo que ser interrumpida por un extraño suena, incluso, más tentador que volver a perder los estribos.

Observo que ahora el cielo se encuentra totalmente limpio, sin rastros de lluvia, lo que me hace desear estar cerca de la playa, ser sutilmente acariciada por la brisa fresca y olvidar todo lo que me rodea.

—Al parecer, tu humor sarcástico no es tan inteligente como tus estúpidas decisiones —Lo escucho decir—. ¿Si sabes que pudiste lesionarte el pie golpeando al pobre neumático de esa manera?

Reprimo una sonrisa y giro mi rostro hacia él.

—¿Te das cuenta de que en pocas palabras me has llamado «estúpida»?

Logro divisar que levanta sus manos en un gesto de inocencia.

—Que conste que lo dijiste primero tú y no yo.

Niego y vuelvo a darle la espalda.

—Olvídalo.

Pienso qué es lo que realmente hará hasta que dice:

—Si quieres, podemos hablar de lo que te tiene tan molesta.

—Sin ánimos de ofender, pero no tengo muchas ganas de hablar de mis secretos oscuros con un extraño.

—Ese es el punto.

—¿El punto de que? —contesto sin ver hacia él.

—El punto de hablar con un extraño —aclara—. Te escuchará y te dirá lo que en realidad piensa; en cambio, un conocido solo disfrazará sus palabras.

Analizo lo que acaba de decir; creo entenderlo y, por una extraña razón, quiero escuchar su opinión sobre mi patética vida. ¿Qué más da?

—Estoy molesta porque aún no me atrevo a hacer las cosas que en verdad quiero y anhelo, sino lo que esperan de mí. ¿Eso me hace ser una completa estúpida?

—No —contesta de inmediato—. Te hace ser una completa cobarde.

Ahogo una exclamación y casi me rio de lo que acaba de decir. Ni siquiera me molesta que me llame «cobarde», porque en el fondo lo sé; pero me sorprende que ande sin rodeos y diga las cosas exactamente tal y como son.

Cambio de posición y me siento frente a él.

—Vaya, supongo que debo de darte las gracias por la sinceridad —comento sarcásticamente.

—Te advertí que diría lo que pienso. Y dime: ¿qué es lo que en verdad quieres hacer?

Para su suerte, la luz del faro le da acceso a mi rostro pero, para mí desgracia, no es así; apenas puedo distinguirlo, y la gorra que lleva puesta no me facilita en nada la tarea. Como si leyera mi pensamiento, él la ajusta todavía más; cubre así todas sus facciones y solamente deja a la vista su malvada sonrisa.

—Muchas cosas.

—Esa es una respuesta ambigua.

—No dijimos que íbamos hablar claramente.

Creo que él sonríe; ciertamente no estoy segura.

—Tienes razón. Entiendo que no quieras ser sumamente clara, pero creo que eres muy inteligente y, tarde o temprano, harás lo que en realidad quieres.

—Es complicado.

—La vida es complicada.

—Jaque mate. —Me levanto, con mis manos limpio mi trasero para quitar cualquier grama que se haya pegado a la tela de mis vaqueros—. Gracias por la pequeña charla, pero me tengo que ir.

—Siento como si haya fracasado en mi misión de ser un completo extraño.

Frunzo mi ceño y ladeo mi cabeza.

—¿Por qué lo dices?

—Ni siquiera logré intimidarte o que salgas lejos de aquí, como lo habría hecho cualquier chica al ser interrumpida por un desconocido; tampoco logré que me dijeras tus oscuros secretos.

—No lo hice porque, si hubieras pensado en matarme o algo así, no habrías esperado un minuto más. Y tampoco me confesaría con un extraño, pero gracias por intentarlo.

—¿Qué pasa si esa fuera mi táctica?

—En ese caso —digo mientras doy unos pasos torpes hacia atrás—, será mejor que me marche ahora mismo.

Esta vez, sin duda alguna, se ríe, lo cual me molesta porque es el único de los dos que se está divirtiendo con mi situación actual.

—Solo bromeaba.

—Lo sé.

—Sé que lo sabes. —Se pone de pie y empieza alejarse a través del oscuro camino.

—¿No habrá presentaciones?

El chico se detiene y gira su rostro hacia mí. Por más que esfuerzo a mis ojos para tratar de ver más allá de un rostro cubierto de sombras, no lo logro.

—Eso arruinaría mi papel de extraño.

Es todo lo que dice y empieza a caminar lejos de mí. Le doy un grito de «Buenas noches»; él levanta su mano en respuesta y, en cuestión de segundos, se ha metido en un callejón que no había visto y desaparece de mi oscuro radar. Inesperadamente, me siento un poco mejor y me quedo observando el camino por el cual se ha marchado, sintiendo…. ¿qué? ¿Un poco de intriga o esperanza de que regrese y sigamos con la extraña conversación? Suspiro, esta vez, cansada. Hasta este momento, la calle se llena de autos y estos iluminan el lugar donde estábamos.

—Demasiado tarde —susurro.

Tiene razón: hablar con un extraño, a veces, ayuda un poco y, aunque no miré el rostro de ese chico, de alguna manera le agradezco, ya que sus palabras intentan abrirse paso entre la vida sin sentido que llevo. En ocasiones siento como si mi vida fuera un camino lleno de tinieblas por el cual constantemente intento salir, y no estoy segura de si pueda encontrar la luz por mí misma.

Me siento de nuevo sobre la grama, mirando a la nada, pensando que sería capaz de cambiar todo lo que soy y lo poco que poseo por algo o alguien que me muestre todo lo que no soy capaz de ver ni de hacer y, finalmente, llegar a los días en los cuales sienta que estoy en este mundo por un determinado propósito.

Capítulo 1

REY DE LA VELOCIDAD

Heather

Es un completo alivio cuando miro las notas de las últimas pruebas; por suerte, son aceptables para mis padres. Ahora, sintiéndome un poco más desahogada, podré estar tranquila este fin de semana.

Una vez que el profesor se ha cansado de llenar el pizarrón con tantos números y ha dado la clase por finalizada, con todo el gusto del mundo, guardo mi cuaderno y mi lápiz en mi bolso, y prácticamente salgo despavorida de la sección. Me dirijo a la cafetería y tomo la primera mesa que encuentro disponible, masajeo mi cuello y poco a poco me relajo al saber que la próxima clase de Finanzas será hasta la siguiente semana.

Para mi desdicha, estudio Economía, no porque sea mi vocación, sino porque es la carrera universitaria que mis padres me impusieron «con el fin de preservar y mejorar la cadena hotelera de la familia Fleming» —es lo que dice mi padre— y, aunque ya les he hecho saber que no estoy conforme con la decisión que se suponía me correspondía tomar solo a mí, dejar esta carrera no es una opción, mucho menos un tema en las infaltables cenas de los sábados.

«Cobarde», dijo ese chico y, aunque han pasado casi dos meses desde aquella noche, sigo pensando que tal vez tiene razón. Soy una completa cobarde por no imponerme ante ellos y por no serle fiel a mis ideales, pero unos padres como los míos resultan intimidantes y desinflan cualquier acto de valentía.

Chequeo la hora e intento llamar a la única persona que eleva mi estado de ánimo, pero parece adelanta

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta