Loading...

ALVIN EL OFICIAL (SAGA DE ALVIN MAKER [EL HACEDOR] 4)

Orson Scott Card  

0


Fragmento

Título original: The Tales of Alvin Maker IV

Traducción: Rafael Marín Trechera

1.ª edición: mayo, 2013

© 1995 by Orson Scott Card

© Ediciones B, S. A., 2013

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Diseño de cubierta: Estudio Ediciones B

Fotografía de cubierta: AISA, Archivo Iconográfico S. A.

Diseño de colección: Ignacio Ballesteros

Depósito Legal: B. 15.094-2013

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-472-0

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

 

 

 

 

 

A Jason Lewis,

vagabundo de largas calzas,

caminante a través de bosques,

soñador de sueños verdaderos.

Contenido

Portadilla

Créditos

Dedicatoria

 

mapa

mapa

Presentación

Agradecimientos

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

El autor

Presentación

Alvin, el oficial es la cuarta entrega del ambicioso proyecto que intenta reconstruir en clave fantástica parte de la historia norteamericana. Su autor, gran revelación de los años ochenta y noventa en el ámbito internacional de la ciencia ficción y la fantasía, es uno de los valores fundamentales de la nueva literatura fantástica: Orson Scott Card.

Lo que caracteriza de forma destacada la obra de Card es su gran habilidad en el tratamiento de las emociones y los sentimientos. Todos los críticos y lectores reconocen la especial capacidad de este autor para meter al lector en la piel de sus protagonistas y hacerle percibir con ellos cómo las experiencias que viven esos personajes van modificando su visión del mundo, les maduran y les transforman.

Y ello es así desde los primeros relatos y su primer gran éxito, El juego de Ender (1985, NOVA ciencia ficción, núm. 0), que sorprendieron a todos por la gran intensidad emotiva y la importancia que Card otorga a los temas de raíz ética, moral e incluso religiosa. Con toda seguridad, no son ajenas a este hecho su calidad de mormón practicante o su primera actividad literaria como autor de obras dramáticas para uso de su comunidad religiosa.

El tema tradicional y más querido de Card ha sido siempre el de la formación de la personalidad de los protagonistas a partir de la niñez. Lo encontramos en El juego de Ender, envuelto en un ropaje tecnológico y militar, al tratar de la formación de un líder destinado a librar una de las más decisivas batallas de la humanidad: el enfrentamiento con la extraña especie de los insectores. Lo encontramos de nuevo en Maestro Cantor (1980, NOVA ciencia ficción, núm. 13) en un entorno dominado por el arte, en este caso la música, y su misterioso poder para influir en la vida de los hombres, incluso en la de los poderosos que dominan la galaxia. Lo encontramos también en Esperanza del venado (1983, NOVA fantasía, núm. 3) cubierto, en este caso, por un ropaje mágico y casi místico en lo que ha venido a considerarse como un hito fundamental en la moderna literatura de fantasía, en la difícil modalidad de la «fantasía mágica». Y lo encontramos de nuevo en Las historias de Alvin, el hacedor la nueva serie de fantasía en la que Card reconstruye una historia alternativa de Estados Unidos de América en la que la magia y el folklore son los elementos dominantes.

En todas estas obras vemos claramente que la formación sentimental y humana de unos niños se traduce en su evolución como personas, en su maduración y crecimiento moral y emocional. Y ésta es la síntesis de lo que un lector tiene derecho a esperar: percibir que los personajes de las novelas «viven» sus experiencias y son modificados por ellas, al igual que nos ocurre en la vida de cada día a cada uno de nosotros. Desgraciadamente, la ciencia ficción y la fantasía han carecido durante muchos años de esta visión, necesaria indudablemente a cualquier narrativa que quiera seguir siendo considerada adulta. Por fortuna, los nuevos autores como Card aportan al género esa imprescindible madurez emotiva.

En la serie The Tales of Alvin Maker (Las historias de Alvin, el hacedor), Card ha utilizado las tradiciones y la magia popular de los hombres y mujeres que poblaron un continente y también las creencias de las tribus que vivían allí antes que ellos. De este modo crea una América fronteriza y distinta, un mundo en el que la magia es real y que, por ello, está repleto de encantamientos, conjuros, hechizos y pociones que marcan la vida de las gentes en comunidades eminentemente rurales. Entre los personajes que desfilan por la serie abundan los dones: los hidrománticos encuentran y dominan el agua, los chisperos encienden y dominan el fuego, las teas pueden leer el «fuego interior» y el futuro de la vida. Y esos dones resultan incorporados de la forma más natural posible a la realidad cotidiana y a los más diversos quehaceres.

En el primer volumen de la serie, El séptimo hijo (1987, NOVA fantasía, núm. 6), se narraba el nacimiento y la primera infancia de Alvin, destinado a ser un Hacedor por el prodigioso cúmulo de circunstancias que concurren en su nacimiento: ser séptimo hijo varón de un séptimo hijo varón. Su don, si llega a dominarlo, será el mayor de todos. En esta primera novela, se presentaba tanto el ambiente general de esa Norteamérica nacida de la fantasía, como a los personajes centrales de la serie. Gracias a su calidad (constante en toda la serie), esta obra obtuvo muchos de los principales premios destinados a la ciencia ficción y la fantasía mundiales: premio Mundial de fantasía, premio Locus de fantasía, premio Ditmar de Australia... sin olvidar el haber sido finalista de los premios Hugo y Nebula. Parecidos galardones disfrutarían las siguientes novelas de la serie confirmando así el gran éxito de Card en los últimos años.

En El profeta rojo (1988, NOVA fantasía, núm. 12), un Alvin aún niño conocía el mundo de los pieles rojas, su cultura y su exterminación a manos del hombre blanco. Con un trasfondo ecologista, Alvin descubría el canto de la propia tierra y la necesidad de ser uno con ella. Pero también, gracias a Tenskwa-Tawa, el profeta piel roja, Alvin alcanza la visión de la maravillosa Ciudad de Cristal que se convertirá, según parece, en el objetivo central de su futuro como Hacedor.

Alvin, el aprendiz (1989, NOVA fantasía, núm. 21) presenta al protagonista frente a otra forma de dominación del hombre por el hombre y otra forma de incomprensión y enfrentamiento entre las razas humanas: la esclavitud de la gente

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta