Loading...

ANóNIMO ERA YO

Varias autoras  

0


Fragmento

Estampado_Bebi_pattern_fmt.jpg

Prólogo

¿QUÉ CLASE DE SEMILLA ES ESTA?

Recuerdo todas y cada una de aquellas palabras a la perfección. Es como si las hubieran percutido en mis sienes con un taladro; es como si hubieran calado en mi interior como una lluvia de enero congelada, enfriando todos mis órganos y haciéndolos tiritar. Ahí las tengo, indelebles, como si hubieran dictado una sentencia de muerte en un proceso penal por asesinato y los condenados fueran mis sueños.

Yo tenía doce años. Aquel día, hablábamos sobre nuestras futuras profesiones y sobre aquello que nos gustaría ser o hacer cuando fuéramos adultos. Los turnos se sucedieron uno tras otro hasta que llegó el mío. Esta entonces niña pequeña y delgada, de pelo abundante, largo y rizado, que todavía pensaba que podría ser quien era libremente, levantó la mano para pedir la palabra. Porque la palabra, por aquel entonces, aún no me la había hecho mía, aún la pedía, tal y como me habían indicado que debía hacer. Y hablé:

—Yo quiero ser escritora.

Entonces me vi a mí misma y no estaba en una clase. Estaba subida al estrado de la sala de juicios. Estaba declarando, sin saberlo, en mi contra. El jurado lo constituían mis compañeros de clase, y la jueza del proceso encargada de dictar sentencia era una profesora de mi colegio. Algo había mal en mí. Me lo indicaron las miradas de todos los presentes, pero, sobre todo, me lo aclararon las

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta