Loading...

APRENDER A EDUCAR

Pedro García Aguado   Francisco Castaño Mena  

0


Fragmento

Este libro lo quiero dedicar a Visi por estar siempre ahí.

A mis conejillos de indias Gaby e Isma; aprendo mucho de ellos.

A mis padres; parte de lo escrito aquí se lo debo a ellos.

FRANCISCO CASTAÑO MENA

Quiero dedicar este libro a todos aquellos padres y madres que, como Francisco y yo, quieren que sus hijos sean felices, entendiendo la felicidad como la capacidad para gestionar la frustración que aparece en los momentos difíciles, para aceptar las normas establecidas y saber vivir en sociedad, para no desarrollar conductas antisociales y para triunfar en su vida usando valores que sobrevivan a esta sociedad tan llena de dificultades cada vez más deshumanizada.

Si eres de esos padres que quieren esta felicidad para tu hijo, ¡¡este libro es para ti!!

PEDRO GARCÍA AGUADO

Cuando yo tenía 5 años, mi madre me decía que la felicidad era la clave de la vida. Cuando fui a la escuela, me preguntaron qué quería ser cuando fuera mayor. Respondí: «Feliz». Me dijeron que no entendía la pregunta y les contesté: «Ustedes no entienden la vida».

JOHN LENNON

Prólogo

Pedro García Aguado y Francisco Castaño Mena son dos tipos valientes. Ahora se lo explico.

El primero, supongo que a estas alturas de la película habrá pocos que no lo sepan, se hundió en lo personal al mismo tiempo que tocaba el cielo en lo deportivo. Fue campeonísimo del waterpolo y drogadicto. Conoció los extremos de la vida a la vez. Y fue valiente porque quiso y pudo bajar de la cumbre, que, como dicen los alpinistas, es lo más complicado. Y todo eso lo ha puesto al servicio de los demás. ¿Por qué? Porque es valiente. Solo les diré una cosa: cuando pienso en lo que Pedro ha pasado, se me quitan las ganas de sentirme el hermano mayor del hermano mayor.

Francisco Castaño no le va a la zaga en valentía. Es profesor de ESO, un oficio que requiere valor, y ha sido pionero en buscar

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta