Loading...

¡AQUí NO HACEMOS LAS COSAS ASí!

John Kotter   Holger Rathgeber  

0


Fragmento

 

Misteriosamente, los buitres habían pasado de ser carroñeros a ser rapaces. Nadie sabía por qué. Es probable que estas horribles, aterradoras y mortíferas criaturas fueran el golpe de gracia que destruiría al clan de Matt.

Matt era un suricata, uno de esos animalitos africanos que los humanos encuentran tan monos e interesantes. Como todos los suricatas, Matt tenía una personalidad y unas habilidades muy características. Siempre había sido tímido y se mostraba muy estricto cuando tenía un plan en la cabeza, pero gracias a su inherente lealtad, su sonrisa tierna y sus aptitudes, que utilizaba para ayudar al grupo, se había convertido en un miembro muy apreciado. Solía disfrutar de la vida y esta casi siempre se lo retribuía con creces.

Pero un día…

La lluvia desapareció y su clan de pequeñas e inquietas criaturas ya no contaba con comida suficiente para todos. Como mínimo una vez al día, Matt comía menos

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta