Loading...

ARDER

Marcia Cotlan  

0


Fragmento

Capítulo 1

AZUL COBALTO

Oí hablar por primera vez de la agencia de acompañantes Waterham’s en la inauguración de una exposición de esculturas, en una galería de la zona oeste de Vancouver. Había viajado varias veces a la ciudad para la liquidación de uno de los negocios de Patrick, mi marido, y me quedaban al menos un par de meses aún para ultimar todos los detalles de la venta, tanto del local como de las pocas obras de arte que todavía contenía. En aquella ocasión, había ido a la fiesta con mi amiga Lauren y, mientras ella revisaba su maquillaje en el tocador, un par de mujeres de unos cincuenta años, elegantes, aún hermosas y deseables, pero vestidas y peinadas con tal exageración que parecían cacatúas, intercambiaban confidencias que no lo eran, pues decían a voz en grito, para quien quisiera escucharlas, que los hombres de la agencia Waterham’s dejaban sin respiración: guapos, sexys, cultos y mucho más que diestros en la cama.

—Míralas bien, Valentina —me dijo Lauren al oído—. Son patéticas... Se han pasado toda la vida rondando a viejos ricos que las mantuvieran, y ahora que son ellas las que peinan canas, pagan a jovencitos para que les calmen los ardores de toda una vida sin orgasmos.

Sonreí a Lauren, siempre con su lengua viperina en pie de guerra, pero ella no sabe lo que es acostarse con hombres año tras año de tu vida y que no logres correrte con ninguno. Yo sí lo sabía, por eso no pude olvidar las cosas que decían sobre aquella agencia. Aún volví tres veces más a Vancouver antes de instalarme durante dos meses en uno de los hoteles del centro y me preguntaba por qué no intentarlo. Vancouver no era mi ciudad, solo estaba de paso, nadie se enteraría jamás, y era un trato entre adultos donde ambos consentían y estipulaban los límites. Sexo a cambio de dinero, tan antiguo como el mundo. Busqué la dirección de la agencia en internet y me debatí entre el ansia y las dudas aún durante una semana más, hasta que al final me decidí.

Cuando el primer acompañante no logró ganarse la confianza que yo necesitaba para dar un paso así, no me preocupé. Tampoco lo hice cuando el segundo y el tercero me resultaron confiables, pero poco atractivos, a pesar de que su belleza era innegable. No me gustaban, así de simple. Pero después de que el cuarto, quinto y sexto tampoco fueran lo que yo esperaba, le dije a la señora Waterham que quizá deberíamos dejarlo pasar, que aquello no era para mí. Ella se puso nerviosa, tal vez por miedo a que hablara mal de su negocio a mis amigas... ¿A mis amigas? ¡Ni que estuviera loca! Jamás le diría a nadie que había ido a un sitio así a buscar sexo. A pagar por sexo, en realidad.

—Dame unos días. Voy a ver si puedo localizar a Jack. Se está tomando un tiempo de vacaciones. Es excepcional, el mejor. No te rindas aún, Lucy. Intentémoslo solo una vez más. Si con Jack no funciona, puedes irte sin ningún compromiso, ¿de acuerdo? —me propuso la señora Waterham. Cada vez que me llamaba Lucy me pillaba desprevenida. Había decidido no dar mi verdadero nombre, pero no lograba hacerme a la idea de que cuando decía Lucy en voz alta, era a mí a quien se estaban refiriendo.

La miré con cierto recelo, sin creerme que ese tal Jack fuese a ser distinto de los seis anteriores, pero ella era de lo más convincente. Meneó con seguridad su melena cardada y taconeó a mi alrededor con sus stilettos, un poco nerviosa. Le dije que de acuerdo, que conocería a Jack. Olvidé el tema hasta que me llamó de nuevo, varios días más tarde. Entonces fui a verla, bastante más calmada que en ocasiones anteriores porque esa vez, por fin, estaba convencida de que aquella agencia no tenía nada que ofrecerme. Al menos, no lo que yo deseaba. Me hizo pasar a su despacho y me pidió que la esperara mientras iba a buscar a ese magnífico acompañante que me quería presentar.

Tardó unos instantes en regresar, lo justo para que a mí me diera tiempo a estudiar a fondo su despacho. No había podido hacerlo en las anteriores ocasiones porque estaba aterrorizada. Esa vez solo me sentía nerviosa, y ni siquiera demasiado... O eso me decía a mí misma.

Los muebles del despacho eran de líneas sencillas y de un color blanco lacado que daba al lugar un aspecto elegante, sofisticado y

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta