Loading...

ARROZ TRES DELICIAS

Putochinomaricón (Chenta Tsai Tseng)  

0


Fragmento

I

ARROZ TRES DELICIAS

Instrucciones

TW (avisos): racismo, capacitismo, transfobia, homofobia, especismo

Antes de cocer el arroz, hay que lavarlo tres veces —como mínimo— en agua fría hasta que esta salga clara, para retirarle el exceso de almidón. Os recomiendo removerlo y amasarlo entre los dedos para limpiarlo mejor, ya que en algunos casos ni con tres lavados se quita del todo.

Y es que se ha infiltrado en lo más profundo de nuestros poros,

nuestra piel,

nuestra memoria.

Lo que de verdad da miedo es que nunca nos demos cuenta. O peor aún: que no lo queramos ver.

Me lo recuerda mi tía siempre que voy a Taipéi, ciudad en la que nací un 20 de diciembre de 1990.

—Eres una banana (香蕉); blanco por dentro, amarillo por fuera.

Me ofendió la primera vez que escuché ese término. Por su ruda simpleza y porque, en parte, llevaba algo de razón.

Siempre he rechazado mi identidad.

Odiaba ser chino, disidente sexual.

Odiaba la incomodidad que esto suponía.

Y le di la espalda hasta que mi paciencia empezó a quebrarse.

Un apaño rápido.

Mi resistencia era inútil.

Aunque no quisiera ver la realidad, los demás sí que la veían.

Y me colocaban en esa otredad. En el cajón de objetos misceláneos, difíciles de etiquetar y agrupar, que acaban amontonados, sellados y olvidados en el desván.

A los once meses migré junto con mis padres a España, la edad suficiente como para empezar a pronuncia

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta