Loading...

AZOGUE. PARTE I. (EL CICLO BARROCO 1)

Neal Stephenson  

0


Fragmento

Título original: Quicksilver

Traducción: Pedro Jorge Romero

1.ª edición: febrero, 2016

© 2016 by Neal Stephenson

© Ediciones B, S. A., 2016

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN DIGITAL: 978-84-9069-351-3

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido

Portadilla

Créditos

 

Presentación

Dedicatoria

Mapas

Agradecimientos

Invocación

Libro uno

Asentamiento de Boston

1655

Newtowne, Bahía Colonial de Massachusetts

Colegio de la Santísima e Indivisa Trinidad, Cambridge

Boston, Bahía Colonial de Massachusetts

Colegio de la Santísima e Indivisa Trinidad, Cambridge

A bordo de la «Minerva», bahía de Massachusetts

Colegio de la Santísima e Indivisa Trinidad, Cambridge

A bordo de la «Minerva», Bahía de Massachusetts

Orillas del río Cam

A bordo de la «Minerva», frente a la costa de Nueva Inglaterra

El año de la plaga

Epsom

A bordo de la «Minerva», bahía de Plymouth, Massachusetts

Woolsthorpe, Lincolnshire

A bordo de la «Minerva», bahía de Plymouth, Massachusetts

Charing Cross

Reunión de la Royal Society, Gresham’s College

A bordo de la «Minerva», bahía de cabo Cod, Massachusetts

Gresham’s College, Bishopsgate, Londres

Colegio de la Santísima e Indivisa Trinidad

Puente de Londres

A bordo de la «Minerva», bahía de cabo Cod, Massachusetts

Reunión de la Royal Society, casa de Gunfleet

A bordo de la «Minerva», bahía de cabo Cod, Massachusetts

La ciudad de Londres

A bordo de la «Minerva», bahía de cabo Cod, Massachusetts

Personajes

El autor

Presentación

Es fácil reconocer que Criptonomicón ha sido el gran éxito de la ciencia ficción en España en los últimos años. Las múltiples ediciones que hemos tenido que hacer de esa novela en muy corto espacio de tiempo demuestran el impacto que ha tenido entre los lectores y, en definitiva, el interés de una obra que supera, con mucho, el ámbito habitualmente reducido de la ciencia ficción.

Escribir la continuación de esa novela, verdadero hito de la narrativa de principios del siglo XXI, era un verdadero problema. Y debo decir que se me hacía francamente difícil vislumbrar por dónde podía continuar Stephenson ese asunto de los Waterhouse, los Shaftoe, el misterioso Enoch Root e, incluso, esa isla Qwghlm en la que se habla sin vocales...

La respuesta de Stephenson sido sorprendente: no una continuación hacia el futuro, sino una inesperada continuación que transcurre en el pasado, pero que mantiene un evidente nexo de unión con la historia y los personajes de Criptonomicón.

En Criptonomicón, Enoch Root moría aparentemente durante la Segunda Guerra Mundial, para reaparecer más tarde enviando mensajes de e-mail a los protagonistas de lo que ocurría después. Por eso no ha de extrañar que en Azogue le veamos de nuevo, esta vez tres siglos antes de lo narrado en Criptonomicón.

Con el curioso y sorprendente enlace que proporciona este misterioso Enoch Root, Neal Stephenson nos lleva en Azogue a la segunda mitad del siglo xvii, justo cuando John Wilkins acaba de crear la Royal Society británica que se esfuerza por racionalizar y profundizar el nuevo empirismo, enfrentarse a la alquimia y, en definitiva, inventar la nueva ciencia moderna. Si Lawrence Pritchard Waterhouse, protagonista de Criptonomicón, estuvo con el genio británico Alan Turing y conoció a su opositor germano Rudy von Hacklheber, su antepasado Daniel Waterhouse no ha de ser menos. Como su descendiente Lawrence, el Waterhouse de Azogue, Daniel, es a la vez amigo del británico Newton y del germano Leibniz. Sus aventuras en esa segunda mitad del siglo xvii, acompañan el nacimiento de la ciencia moderna con la intervención estelar de figuras históricas de indiscutible importancia como Newton, Leibniz, Hooke, Boyle, Huygens, Pepys, Penn, Wilkins y tantos otros.

Y Azogue es tan sólo el primer libro del primer volumen de los tres que han de formar el Ciclo Barroco.

En esta curiosa continuación del Criptonomicón, Stephenson ha optado por escribir tres macro-volúmenes de más de mil páginas cada uno. El conjunto compone el llamado Ciclo Barroco. Los títulos previstos para esos tres macro-volúmenes son: Azogue (2003), La confusión (del que se prevé su aparición en inglés en 2004) y El sistema del mundo (previsto también en 2004).

Por el momento, para la edición española de Azogue, el volumen uno del Ciclo Barroco, se ha optado por hacerlo en tres libros, respondiendo a la estructura explícita del original y respetando sus títulos internos:

Azogue: libro I: Azogue (NOVA ciencia ficción, número 164),

Azogue: libro II: El rey de los vagabundos (NOVA ciencia ficción, número 170) y

Azogue: libro III: Odalisca (NOVA ciencia ficción, número 172).

Les anuncio ya que será mucho más problemática la edición en castellano de La confusión porque, en este caso, ya no se trata de tres libros dispuestos secuencialmente, uno tras otro. El mismo Stephenson lo explica en una nota introductoria (presente al menos en el texto «electrónico» que he podido leer y que no sé si pervivirá en la edición final en forma de libro...) que dice: «Este volumen contiene dos novelas, Bonanza y Juncto, que transcurren durante el periodo 1689-1702. En lugar de presentar primero una y luego la otra (lo que obligaría al lector a volver hacia atrás, a 1689, en mitad del volumen), he intercalado las secciones de una con las secciones de la otra, de manera que las dos historias avancen en sincronía.» Algo habrá que hacer ante la práctica imposibilidad de un único volumen con más de mil doscientas páginas. Cabe mantener las dos novelas intercaladas (opción por la que me inclino ahora) o reconstruir la unidad de cada una de las dos novelas. Pero no conviene agobiarse hoy por problemas futuros... ya resolveremos el asunto cuando se presente la posibilidad de publicar La confusión en castellano, imagino que en 2005.

En cualquier caso, Azogue, este primer volumen del Ciclo Barroco, empieza con el presente libro que narra la historia inicial de Daniel Waterhouse, el antepasado del protagonista de Criptonomicón. Luego, en El rey de los vagabundos, nos encontraremos con Jack Shaftoe, antepasado de otros de los protagonistas de Criptonomicón (Bobby, Amy y Douglas Shaftoe), y con Eliza (nativa de esa mítica isla de Qwghlm en donde se habla sin vocales...) quien, a su vez, en el tercer libro Odalisca, se encuentra con Waterhouse para hacer confluir, por el momento, casi todas las tramas de ese primer volumen del magno y voluminoso Ciclo Barroco.

Tras el indiscutible tour de force que representó Criptonomicón, Stephenson se atreve a novelar en Azogue cómo pudo ser el nacimiento del mundo moderno, la creación de la ciencia y el paso de la alquimia al empirismo y al racionalismo. Y lo hace con la misma facilidad y amenidad que sorprendieron a todos en Criptonomicón, con esa mezcla abigarrada de historia, aventura, ciencia, hechos verdaderos e invenciones, y enfrentando la locura al racionalismo, la alquimia al empirismo y sin olvidar, por si alguien pudiera echarlos de menos, hacer intervenir a los mismísimos piratas.

La diversión y la reflexión están servidas. Y tengan en cuenta que esto tan sólo acaba de empezar...

Miquel Barceló

 

 

 

 

 

Para la mujer de arriba

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta