Loading...

BRúJULAS QUE BUSCAN SONRISAS PERDIDAS

Albert Espinosa  

0


Fragmento

Mi padre era el fascinante chico que sacaba la lengua cuando hacía trabajos manuales... No, él no me lo dijo nunca... Casi no nos hablábamos...

Lo leí en la dedicatoria de un libro que mi abuela le regaló en su octavo cumpleaños... Y él me lo regaló a mí cuando yo cumplí esa misma edad... Me hizo creer que era un regalo que había comprado especialmente para mí... No se imaginó que la dedicatoria que le escribió su madre delataría su mentira...

«Para el fascinante chico que saca la lengua cuando hace trabajos manuales: recuerda que puedes ser todo lo que quieras llegar a ser...»

Lástima que aquello no fuese dedicado a mí... Desde aquel día jamás he podido regalar nada que antes me fuese obsequiado...

Traumas de la infancia, al fin y al cabo es lo que somos cada uno de nosotros, traumas de la infancia...

Volví a verle después de muchos años, cuando su enfermedad le cambió... Quizá debería decir que le mutó... Sentí que debía hacerlo. Con mi hermano mayor hacía años que no se podía contar y, además, se lo prometí a mi madre justo antes de que ella muriese...

«Cuidaré de él... Te lo prometo... Cuidaré de él...»

Era mentira, no d

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta