Loading...

CANCIóN DE NAVIDAD (SAGA GHOSTGIRL 4)

Tonya Hurley  

0


Fragmento

Índice

Portadilla

Índice

Dedicatoria

Cita

1. Navidades tristes

2. Abrumadora Navidad en casa

3. Milagro en Hawthorne Street

4. Errantes invernales

5. El fantasma de la Navidad

6. Cascabeleo infernal

7. Ningún regalo que aportar

8. Navidad macabra

9. Te deseo una terrorífica Navidad

10. Últimas Navidades

11. Sobre la lápida

12. Un paseo de muerte

13. Caballero silencioso

14. Tú eres lo único que quiero por Navidad

15. Una maravillosa vida después de la muerte

Epílogo

Nota de la traductora

Notas

Sobre la autora

Créditos

De vuelta a casa por Navidad

Las fiestas navideñas no son solo una época de diversión, sino también el momento de cumplir con las visitas de compromiso. Al igual que el salmón que nada desesperadamente corriente arriba, nos sentimos impelidos —empujados por la culpabilidad o por las buenas intenciones— a realizar ese viaje, sabiendo perfectamente cómo puede acabar. Aunque preferiríamos estar en una playa, en una pista de esquí o posiblemente en cualquier otro lugar, ya que una visita al hogar familiar puede convertir incluso la reunión más sagrada en un absoluto infierno.

Las lejanas estrellas titilaban en el frío cielo nocturno. La música inundaba el ambiente. Todo el mundo se apresuraba y trajinaba afanosamente, preparándose para el momento más mágico del año. El complejo de apartamentos, con miles de diminutas velas parpadeantes, se asemejaba a un antiguo cementerio cubierto de nieve. Estaba tan hermoso… Tan lleno de paz… Era casi Nochebuena en el Más Allá.

Charlotte Usher estaba sentada en su escritorio, con un montón de trabajos de fin de semestre esperando pacientemente a ser corregidos, cuando por la rendija de su ventana apenas abierta se coló un sonido que la distrajo, empujándola a abandonar la silla por primera vez en todo el día.

—¡Qué es ese ruido! —refunfuñó Charlotte.

Cerró la ventana de un golpe y escudriñó a través de la escarcha del cristal para descubrir el origen de los molestos tonos.

Regresó a su asiento justo cuando otro irritante sonido procedente de la puerta se fundía con el azucarado sonsonete qu

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta