Loading...

CHISPAZO EN LONDRES (SERIE ROBOTERS 3)

Tom Helix  

0


Fragmento

cap-1.jpg

El pasillo del colegio está más desierto que el Sáhara a la hora de la siesta. Hace rato que comenzaron las clases, y aquí y allá se escucha el RUNRÚN de las lecciones, desde rollos sobre el cuerpo humano hasta resolución de ecuaciones.

De pronto, una puerta se abre al final del pasillo. Apenas lo hace unos milímetros, pero ese resquicio es suficiente para que asome una especie de tentáculo del interior. No es ningún monstruo de la ciénaga, sino una especie de visor metálico a modo de telescopio de submarino que escanea el corredor y vuelve a esconderse tras la puerta.

Un segundo después, un robot menudo con reminiscencias a batidora abandona la Sala de los Castigos.

—¡Ja! —celebra el robot—. Por fin puedo salir a dar un voltio.

Es C-R3BRO, un androide superinteligente con más funciones que un reloj de primera comunión.

Pero de nada le sirve tanto software cuando vive la mitad del tiempo encerrado en un piso y la otra, en la base secreta de LOS ROBOTERS. Si pasa un día más así, se le solidificarán los circuitos internos.

Una vez se cerciora de que el pasillo está despejado, C-R3BRO sale a pasear. A estas horas Gala y Hugo están en sus respectivas aulas fingiendo que prestan atención a los profesores, y Ulises Cuchicuchi, más conocido como «EL PROFESOR» (aunque solamente es el vigilante de la Sala de los Castigos), toma un café en el patio con la profesora de lengua, por la que está coladito. Es la oportunidad perfecta para salir a merodear por el edificio sin que nadie lo riña.

C-R3BRO corre por el pasillo para estirar las patas. Después activa el gadget de trineo y se tira por las escaleras a lo loco.

—¡Yijaaa! —grita eufórico.

Se pega un porrazo al llegar al último escalón (¡AY!), pero es lo de menos. ¡Se lo está pasando en grande! Por fin puede disfrutar de un poco de libertad sin que esos aguafiestas humanos le manden esconderse. Es lo que pasa cuando eres el único robot del mundo capaz de viajar por el espacio-tiempo: todo el mundo querría secuestrarte. En el fondo, sus amigos lo ocultan por su bienestar.

Pero bienestar y diversión no van siempre de la mano.

C-R3BRO continúa su escapadita por el colegio cuando pasa por el aula de música. Para su sorpresa, la puerta se abre en ese preciso momento.

—¡ESTÁS CASTIGADO! —brama la profesora Fina desde el int

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta