Loading...

CIENCIA OPTIMISTA

Josep Maria Mainat  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

ESTAMOS MEJOR DE LO QUE PARECE

Resulta que yo ya he tenido algunos hijos y también he plantado unos cuantos árboles (el último, un limonero en el patio de mi casa para hacer limonadas y gin-tonics autónomos). Pero nunca antes había escrito un libro, ¡y ya iba siendo hora!

Te preguntarás por qué mi primer libro no habla de La Trinca, o de espectáculos musicales, o de televisión, o de todas las cosas que me has visto hacer públicamente en estos años, sino que me ha salido un libro, digamos, de divulgación científica.

—Me lo pregunto. Sí.

Yo también me lo pregunto… y me respondo.

Para empezar, soy vocacionalmente multitask y a lo largo de mi vida he hecho montones de cosas muy variadas. Por ejemplo, una de mis habilidades, que solo unos pocos conocen, es que soy programador informático. Puedo programar un ordenador en diez lenguajes distintos.

imagen ¿A que no lo sabías?

—No. No lo sabía.

Pues ya lo sabes. ¡Tengo trucos escondidos!

Me compré mi primer ordenador en 1983. Un cacharro al que casi no se podía llamar ordenador, un ZX Spectrum 48k como el de la foto.

Lo de 48k era porque tenía una memoria de 48 kilobytes. Nada de terabytes, ni gigabytes, ni megabytes… ¡kilobytes! Cualquier móvil sencillito de hoy en día tiene unas 100.000 veces más memoria que el pobre ZX Spectrum.

Pues bien, con aquella precaria herramienta conseguí programar un secuenciador que hacía sonar una batería digital sincrónicamente con el resto de los instrumentos y sintetizadores musicales de la época. Incluso lo utilicé con éxito en algunas grabaciones de La Trinca. ¡Toda una proeza!

Imagen

Tuve otros ordenadores, por supuesto, y empecé a escribir artículos sobre música y tecnología en una revista que, mira por dónde, se llamaba Música y Tecnología. Unos artículos muy comentados entre los músicos electrónicos del momento, dada mi faceta pública de miembro de La Trinca. La gente se quedaba descolocada.

—¿Cómo? ¿Ese es el mismo Mainat que canta «Quiero una novia pechugona»?

Pues sí. ¡Era yo mismo en pleno arrebato multitask!

Entonces di

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta