Loading...

CRíMENES PARA UNA EXPOSICIóN (SERIE MARTINA DE SANTO 3)

Juan Bolea  

0


Fragmento

1.ª edición: octubre, 2013

© 2013 by Juan Bolea

© Ediciones B, S. A., 2013

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B. 23.214-2013

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-508-6

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

 

 

 

 

 

Para Alfonso Mateo-Sagasta

Contenido

Portadilla

Créditos

Dedicatoria

 

Promenade

1

2

Dos judíos

3

4

Promenade

5

Gnomus

6

Promenade

7

Il vecchio castello

8

9

10

Promenade

11

Bydlo

12

13

Promenade

14

Baba Yaga

15

16

Promenade

17

18

Trilby

19

20

21

22

23

24

25

Promenade

26

Catacumbae

27

28

29

30

31

Promenade

32

Juegos de niños

33

34

Promenade

35

36

37

La cabaña sobre patas de gallina

38

39

40

41

42

43

44

45

46

Promenade

47

48

49

50

51

52

53

54

55

Limoges

56

57

58

59

60

Promenade

61

62

63

64

Cum mortuis

65

66

La Gran Puerta

67

68

Promenade

69

Promenade

1

Prater, 6 de diciembre de 1985, viernes

Aquel hombre con abrigo tirolés y un sombrero adornado con plumas de faisán llevaba más de una hora subido a la Noria Gigante del Prater. Había alquilado un vagón para él solo hasta la hora del cierre.

Cómodamente sentado, absorta la mirada en los blanquecinos hongos que caían del cielo, bebía a lentos sorbos una copa de Riesling mientras daba una vuelta tras otra a bordo de la descomunal atracción.

Otros pasajeros subían o bajaban de los restantes vagones, encima o debajo del suyo: turistas, familias enteras, incluso una pareja de novios, vestidos de ceremonia, todavía con arroz en los hombros, a los que el ocupante del solitario vagón, ajeno a su silencioso bullicio, vio besarse con esfumada pasión a través del vaho de las ventanillas.

Al caer la noche, la oscuridad envolvió el célebre parque de atracciones de Viena.

A pesar de la escasa visibilidad,

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta