Loading...

CUíDATE

Xevi Verdaguer  

0


Fragmento

Introducción

 

Podemos afirmar que vivimos en un entorno estrogénico donde el sedentarismo, el estrés, el consumo excesivo de alimentos procesados, la toxicidad del aire, el uso de plásticos, detergentes y cosméticos químicos, los pesticidas presentes en los alimentos naturales como frutas y verduras y el exceso de alimentos de origen animal podrían ser la causa del desequilibrio hormonal que cada vez nos encontramos con más frecuencia: el exceso de estrógenos. Si bien los estrógenos son hormonas indispensables para un correcto funcionamiento sexual, inmunitario, nervioso y digestivo, un exceso de ellos nos condiciona a tener problemas de salud tales como: enfermedades autoinmunes, cáncer de mama y de útero, endometriosis, problemas de fertilidad, etc.

A pesar de que podemos influir positiva y negativamente con nuestros hábitos de vida sobre este nivel de estrógenos, existe una predisposición biológica a la predominancia estrogénica que se establece desde la gestación y que marca desde el nacimiento hacia dónde se inclinará nuestra balanz

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta