Loading...

CULPA NUESTRA (CULPABLES 3)

Mercedes Ron

0


Fragmento

 

Prólogo

No dejaba de preguntarme por qué, si Nick y yo habíamos roto hacía más de un año, lloraba ahora como si de verdad hubiésemos terminado. En un momento dado tuve que salirme de la carretera, tuve que apagar el motor y abrazarme al volante para sollozar sin peligro de chocar con alguien.

Lloré por lo que habíamos sido, lloré por lo que podríamos haber llegado a ser... lloré por él, por haber conseguido decepcionarle, por haberle roto el corazón, por conseguir que se abriese al amor solo para demostrarle que el amor no existía, al menos no sin dolor, y que ese dolor era capaz de marcarte de por vida.

Lloré por aquella Noah, aquella Noah que había sido con él: aquella Noah llena de vida, aquella Noah que a pesar de sus demonios interiores había sabido querer con todo su corazón; supe amarle más de lo que amaría a nadie y eso también era algo por lo que llorar. Cuando conoces a la persona con la que quieres pasar el resto de tu vida, ya no hay marcha atrás. Muchos nunca llegan a conocer esa sensación, creen haberla encontrado, pero se equivocan. Yo sabía, sé, que Nick era el amor de mi vida, el hombre que quería como padre de mis hijos, el hombre que quería tener a mi lado en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad hasta que la muerte nos obligase a separarnos.

Nick era él, era mi mitad, y ya era hora de aprender a vivir sin ella.

 

PRIMERA PARTE

Reencuentro

1

NOAH

Diez meses después...

El ruido del aeropuerto era ensordecedor, la gente iba y venía agitada, arrastrando las maletas, arrastrando niños, arrastrando carritos. Miré fijamente la pantalla que había sobre mi cabeza, buscando el nombre de mi siguiente destino y la hora exacta en la que debería embarcar. No me hacía mucha gracia ir sola hasta allí, nunca me habían gustado los aviones, pero no tenía muchas opciones más: ahora estaba sola, únicamente yo, y nadie más.

Consulté mi reloj y volví a mirar la pantalla. Vale, había llegado con tiempo de sobra, aún podía tomarme un café en la terminal y leer un rato, seguro que eso me tranquilizaría. Fui hasta los detectores de metales, la verdad es que detestaba que me manosearan al pasar por ellos, siempre lo hacían porque siempre llevaba algo que hacía sonar la alarma, tal vez, como me habían dicho, tenía un corazón de metal: la simple razón del infortunio que suponía para mí ir a cualquier lugar con detectores.

Dejé mi pequeña mochila en la cinta transportadora, me quité el reloj y las pulseras, y el colgante que siempre llevaba en el cuello —aunque debería habérmelo quitado hacía tiempo— y lo coloqué todo junto con mi móvil y las pocas monedas que tenía en el bolsillo.

—Los zapatos también, señora —me dijo el joven guardia de seguridad en un tono cansado. Lo entendí, ese trabajo era el paradigma de algo tedioso y monótono, el cerebro probablemente se le quedaba aletargado, siempre haciendo lo mismo, siempre diciendo lo mismo. Puse las Converse blancas en la bandeja y me alegré en el alma de no haberme puesto calcetines con dibujos ni nada parecido, me habría dado muchísima vergüenza. Mientras mis cosas empezaban a desplazarse por la cinta, crucé el detector y cómo no... empezó a sonar.

—Colóquese aquí, por favor, abra los brazos y las piernas —me ordenó, y yo suspiré—. ¿Lleva algún objeto metálico, algún objeto puntiagudo o algún...?

—No llevo nada, siempre pasa y no sé por qué —contesté dejando que el guardia me toqueteara de arriba abajo—. Seguro que es algún empaste.

Al chico le hizo gracia mi respuesta y, de repente, quise que me quitara las manos de encima.

Cuando se apartó y me dejó ir, cogí mis cosas y me fui directa al duty-free shop. ¿Hola? ¿Toblerones gigantes? Bueno, pues eso. Creo que era lo único agradable de ir a un aeropuerto. Me compré dos, los guardé en la maleta de mano y fui a buscar mi puerta de embarque. El aeropuerto de LAX era grande, pero, por suerte, mi puerta no estaba muy lejos. Caminé por esos suelos medio alfombrados con señales y flechas bajo mis pies, pasé por mil carteles que me decían «Adiós» en decenas de idiomas distintos y llegué a mi destino. Aún no había mucha gente esperando, así que entré sin problemas después de dar mi pasaporte y mi billete. Cuando crucé la puerta del avión, me senté, saqué mi libro y empecé a comer Toblerone.

Las cosas habían ido razonablemente bien hasta que la carta que había metido entre las páginas cayó sobre mi regazo, evocándome recuerdos que había jurado olvidar y enterrar. Sentí un nudo en el estómago mientras las imágenes volvían a mi cabeza y mi día tranquilo se iba al traste.

 

Nueve meses antes...

La noticia de que Nicholas se marchaba me había llegado por vías inesperadas. Nadie me había querido decir nada que tuviese que ver con él, y estaba claro que era porque él debía de haber dado instrucciones muy tajantes al respecto. Ni siquiera Jenna hablaba de Nick y eso que yo sabía que lo había visto en más de una ocasión. Su cara de preocupación era el reflejo de lo que debía de presenciar cuando ella y Lion iban a su apartamento. Mi amiga estaba entre la espada y la pared, y eso era otra de las muchas cosas que tenía que añadir a mi lista de culpabilidades.

No había vuelto a ver a Nicholas, pero sus acciones con respecto a mí no se hicieron esperar. Algunas cajas con cosas mías llegaron apenas dos semanas después de haber roto y cuando vi a N en una caja para animales tuve un ataque de ansiedad que me dejó frita sobre la cama después de que se me agotaran las lágrimas. Nuestro pobre gatito, ahora mío... Se lo tuve que dejar a mi madre en mi antigua casa porque mi compañera de piso era terriblemente alérgica. Fue duro desprenderme de él, pero no tuve otra opción.

Esa época de mi vida en la que solo lloraba y lloraba la he catalogado como «mi época oscura» porque había sido exactamente así: estaba dentro de un túnel negro sin luz, inmersa en una oscuridad total de la que no podía emerger a pesar de la luz de un nuevo día o de la luz artificial de una lamparita junto a mi cama; había sufrido ataques de pánico casi a diario hasta que finalmente una médica me mandó derechita al psiquiatra.

Al principio no había querido ni oír hablar de psicólogos, pero supongo que en el fondo me ayudó porque empecé a levantarme por las mañanas y a hacer las cosas básicas de un ser humano... hasta esa noche, esa noche en la que entendí que si Nick se marchaba, todo se perdería y esta vez para siempre.

Me enteré por una simple conversación en la cafetería del campus. Dios, hasta las universitarias salidas sabían más sobre Nick que yo por aquel entonces.

Una chica había estado cotilleando sobre mi novio, perdón, exnovio, y me informó sin darse cuenta sobre su marcha a Nueva York en apenas unos días.

Fue entonces cuando algo se apoderó de mi cuerpo, me obligó a montarme en el coche y me llevó a su apartamento. Había evitado pensar en ese lugar, en todo lo que había pasado, pero no podía dejar que se fuera, no al menos sin verlo antes, no al menos sin tener una conversación. La última vez que lo había visto había sido la noche en que rompimos.

Con las manos temblando y las piernas amenazando con hacerme caer sobre el asfalto, entré en el bloque de Nick. Me metí en el ascensor, subí hasta su piso y me planté ante su puerta.

¿Qué iba a decirle? ¿Qué podía hacer para que me perdonara, para que no se marchara, para que volviese a quererme?

Llamé al timbre casi sintiéndome al borde del desmayo. Sentía miedo, anhelo y tristeza, y así me encontró cuando abrió la puerta de su piso.

Al principio nos quedamos callados, simplemente mirándonos. No esperaba verme allí; es más, habría puesto la mano en el fuego de que su plan había sido marcharse sin mirar atrás, olvidarse de mí y hacer como si yo nunca hubiese existido, pero no contaba con que yo no iba a ponérselo tan fácil.

La tensión fue casi palpable. Estaba increíble, vaqueros oscuros, camiseta blanca y el pelo ligeramente revuelto. Calificarlo de increíble era quedarse corto: él siempre lo estaba, pero aquella mirada, aquella luz que siempre aparecía en su rostro cuando me veía llegar, se había apagado, ya no existía esa magia que nos hechizaba cuando estábamos el uno frente al otro.

Al verlo tan guapo, tan alto, tan mío... fue como si me restregaran lo que había perdido, fue como un castigo.

—¿A qué has venido? —Su voz fue dura y gélida como el hielo y me hizo salir de mi estupor.

—Yo... —contesté con la voz entrecortada. ¿Qué podía decirle? ¿Qué podía hacer para que volviese a mirarme como si yo fuese su luz, su esperanza, su vida?

Ni siquiera parecía querer escucharme, pues se dispuso a cerrarme la puerta en las narices, pero entonces tomé una decisión: si tenía que luchar, lucharía; no pensaba dejarlo marchar, no podía perderlo, puesto que yo sin él no sobreviviría, sería imposible. Me dolía el alma verlo ahí delante de mí y no poder pedirle que me abrazara, que calmara ese dolor que me consumía día sí y día también. Me adelanté y, escurriéndome, me metí por la rendija, colándome en su piso e invadiendo su espacio.

—¿Qué crees que estás haciendo? —me preguntó siguiéndome cuando fui directa hasta el salón. La estancia estaba irreconocible: había cajas cerradas por todas partes, mantas blancas cubrían el sofá y la mesita del salón. Recuerdos de ambos desayunando juntos, de besos robados en el sofá, de arrumacos viendo películas, de él preparándome el desayuno, de mí suspirando de placer entre esos cojines mientras él me besaba hasta dejarme sin aliento...

Todo eso se había esfumado. Ya no quedaba nada.

Fue entonces cuando las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos y sin poder contenerme me volví hacia él.

—No puedes marcharte —sentencié con la voz entrecortada; no podía dejarme.

—Lárgate, Noah, no pienso hacer esto —replicó quedándose quieto a la vez que apretaba la mandíbula con fuerza.

Su tono de voz hizo que me sobresaltara y que mis lágrimas pasasen a otro nivel. No... joder, no, no iba a marcharme, no sin él al menos.

—Nick, por favor, no puedo perderte —le rogué con voz lastimera. Mis palabras no eran nada del otro mundo, pero eran sinceras, totalmente sinceras, no sobreviviría a una vida sin él.

Nicholas parecía respirar cada vez más agitadamente, me daba miedo estar presionándolo demasiado, pero si me metía en la boca del lobo mejor hacerlo del todo.

—Lárgate.

Su orden era clara y concisa, pero yo era experta en desobedecerle, siempre lo había hecho... no pensaba cambiar ahora.

—¿Acaso no me echas de menos? —inquirí, y mi voz se quebró en mitad de la pregunta. Miré a mi alrededor y luego volví a fijarme en él—. Porque yo apenas puedo respirar... apenas consigo levantarme por las mañanas; me acuesto pensando en ti, me levanto pensando en ti, lloro por ti...

Me limpié las lágrimas con impaciencia y Nicholas dio un paso hacia delante, pero no con la intención de calmarme, sino todo lo contrario. Sus manos me agarraron por los brazos con fuerza. Con demasiada fuerza.

—¡¿Y qué te crees que hago yo?! —dijo con rabia—. ¡Me has roto, joder!

Sentir sus manos en mi piel, por muy feo que fuese el gesto, fue suficiente para darme fuerzas. Había echado tanto de menos su contacto, que sentí como un chute de adrenalina en el mismo centro de mi alma.

—Lo siento —me disculpé bajando la cabeza, porque una cosa era sentirlo y otra muy distinta soportar el odio en sus bonitos ojos claros—. Cometí un error, un error inmenso e imperdonable, pero no puedes dejar que eso acabe con lo nuestro. —Levanté los ojos. Esta vez necesitaba que creyese mis palabras, que viera en mi mirada que hablaba desde el corazón—. Yo nunca voy a amar a nadie como te amo a ti.

Mis palabras parecieron quemarle, porque apartó las manos de mi cuerpo, se volvió y se las llevó al pelo con desesperación, se lo mesó y se fijó en mí de nuevo. Parecía desquiciado, parecía estar librando la peor batalla de su vida.

Un silencio se instaló entre nosotros.

—¿Cómo pudiste? —preguntó segundos después, y mi corazón volvió a romperse al escuchar cómo su voz se quebraba en la última palabra.

Di un paso de forma vacilante. Él estaba herido por mi culpa y solo quería que me estrechara entre sus brazos, que me abrazase otra vez, que me dijese que todo iba a solucionarse.

—Ni siquiera lo recuerdo... —admití con la voz rota por la angustia. Era cierto, no lo recordaba, mi mente lo había bloqueado; es más, esa noche, aquella fatídica noche, estaba tan absolutamente destrozada por pensar que él había hecho exactamente lo mismo que yo, que ni siquiera había sido capaz de detenerlo, lo había dejado hacer; en ese momento de mi vida estaba tan destrozada, que simplemente había desconectado de mi cuerpo y de mi alma—. Nada que no tenga que ver contigo permanece en mis recuerdos. Nick, necesito que me perdones, necesito que vuelvas a mirarme como lo hacías antes. —Mis palabras empezaron a quebrarse de forma patética, me dolía tanto el corazón, por verlo ahí delante de mí y sentirlo tan lejos...—. Dime qué puedo hacer para que me perdones...

Me miró con incredulidad, como si le estuviese pidiendo algo imposible, como si de mi boca solo salieran cosas incoherentes y ridículas.

<

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable PENGUIN RANDOM HOUSE GRUPO EDITORIAL, S.A.U. (PRHGE)
CIF: A08116147
Contacto DPD: lopd@penguinrandomhouse.com
Finalidad Informarle sobre nuestros productos, servicios, novedades, sorteos, concursos y eventos de PRHGE así como la gestión de su inscripción y participación a sorteos, concursos o eventos que solicite participar.
Legitimación Consentimiento del interesado.
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal.
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional
Información Adicional Más información sobre nuestra política de protección de datos en el siguiente enlace