Loading...

EFECTO MARIPOSA

Jedet  

0


Fragmento

Mi vida consiste en una serie de bucles que se van repitiendo constantemente. Uno de ellos es el de la autodestrucción tras una época de sanción, y otro es el de encargarme de apretar las tuercas de las buenas personas que se me acercan con un interés romántico para ver hasta qué punto pueden soportar mi inestabilidad emocional, y así testar si realmente valen la pena y si serían incondicionales ante mi locura o no, hasta que las acabo perdiendo porque hago cosas sin sentido.

Otro de los infinitos bucles que me vienen a la cabeza es el siguiente: cuando conozco a alguien que me gusta y a quien decido no apretarle las tuercas o ponerle a prueba, acabo dándome cuenta de que:

1. está usándome como saco de boxeo para desahogarse de sus penas porque se me da muy bien escuchar, y ni siquiera me pregunta cómo estoy yo o hace por conocerme;

2. soy la otra y no lo sabía, por lo que nos ha engañado a su pareja y a mí;

3. acaba de salir de una relación y se siente roto, así que acaba viendo en mí al clavo que saca al otro clavo porque no es capaz de olvidar a su ex;

4. cumplo todos los requisitos de alien para ser su fantasía sexual o fetiche, ya que le parece superexótico que una mujer tenga polla y cree que por ese hecho podrá tratarte como a una puta, porque si eres trans para ellos eres una pecadora/puta/zorra/degenerada y un largo etcétera. Ni siquiera te ven como a una mujer ¡o una persona! Te ven como a una tía con polla y les pone cachondos, fin. (Hablo en el plural masculino, pero incluyo a mujeres y a hombres porque también hay mujeres que fetichizan a las mujeres y hombres trans.);

5. entra en juego la curiosidad, aka «nunca he estado con alguien como tú, pero me gustaría probar para ver si me gustas». Le acabas gustando, pero no quiere que le vean contigo en público: acabas siendo el secreto. Así que... THANK U, NEXT, BITCH!

Estoy cansada de cobardes o de personas que quieren usarme para superar su dolor, experimentar o averiguar si les gustan las chicas como yo. Yo nunca hago eso, no trato a los demás como no me gustaría que me tratasen. No les hago sentir como una cosa, un objeto o un psicólogo para superar mis traumas o mis rupturas, porque si dedico mi t

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta