Loading...

EL LADO EXPLOSIVO DE JUDE (CRASH 1)

Nicole Williams  

4


Fragmento

1

Los veranos me convertían en una idiota. Por eso me alegraba de que ese casi se hubiera acabado.

Desde la pubertad, todos los años, desde mediados de junio a principios de septiembre, había dado por hecho que iba a conocer al equivalente en el mundo real del príncipe azul. Llamadme antigua, llamadme romántica empedernida, incluso podríais llamarme loca, pero tanto si era una cosa como la otra, el resultado final era el mismo: era una idiota. Hasta la fecha, no había encontrado un solo chico que le llegase siquiera a la suela de los zapatos al tal príncipe; aunque tampoco me sorprendía, ya que cada vez estaba más convencida de que los chicos eran una especie de grano en el culo. Pero aquí, trabajándome el bronceado en la playa del lago Sapphire, a solo un par de semanas de empezar el último curso en un instituto nuevo, acababa de encontrar a un príncipe rojo pasión.

Había llegado con otro grupo de chicos que jugaban a pasarse un balón de fútbol americano, y ejemplares como ese confirmaban que alguna clase de mano divina había estado dirigiendo el universo, porque era imposible que existiera proceso de selección natural capaz de crear algo como él. Aquello tenía que ser obra de un dios.

9

Era alto, ancho de espaldas y tenía esos iris de contorno oscuro y pestañas negras con el poder de anular las mejores intenciones de cualquier chica. Vamos, que era justo mi tipo, para entendernos. Y el de cualquier mujer del hemisferio norte.

Ni siquiera mi granizado de frambuesa azul podía competir con él por mi atención. No sabía su nombre, ni si tenía novia, ni si quería tenerla, pero sí que me había metido en un problema.

Aunque no supe que el problema era tan grave hasta que dejó de regatear, placar y esprintar y se volvió hacia donde estaba yo.

La mirada fue infinitamente más larga que cualquier otra que hubiera intercambiado con un extraño, pero lo que me transmitió esa brevísima comunicación me llegó muy dentro y dejó que una parte de aquel desconocido se abriera camino hacia mi interior. No era la primera vez que experimentaba algo así, un mero contacto visual con alguien anónimo me pedía que le prestara atención y lo siguiera.

Hasta el momento, nunca lo había hecho, pero la última vez que había desaprovechado uno de esos momentos había sido en un restaurante al que había ido con mi familia. El chico en cuestión dejó la pizza en la mesa, nos deseó buen provecho y, a continuación, justo cuando se iba, me guiñó un ojo. El corazón empezó a latirme con fuerza, se me embotó la cabeza y sentí una profunda angustia al ver que se daba la vuelta y se iba, como si estuviéramos unidos por una cuerda. Había dejado pasar cuatro de aquellos huracanes anímicos, pero había hecho un pacto sumamente sagrado conmigo misma según el cual no volvería a echar a perder un quinto del mismo modo.

Nunca estaba segura de si quien se hallaba en el otro extremo de aquella mirada lo sentía con la misma intensidad que yo, así que

cuando el príncipe rojo pasión dio media vuelta para placar a alguien contra la arena, supe que corría el riesgo de que pensara que yo era una de esas chicas expertas en el arte de cazar chicos guapos ocupados en sus propios asuntos. No me importaba, no estaba dispuesta a dejar escapar otro de esos momentos. La vida era corta y, durante gran parte de la mía, había sido una firme partidaria de aprovechar la ocasión cuando se presentaba.

Entonces volvió a detenerse, como si mis ojos lo hubieran clavado al suelo, y esta vez no se trató de un vistazo de pasada, sino de un parón de cinco segundos, en el que acabó con la misma mirada pasmada que yo. El chico había empezado a curvar los labios en una sonrisa cuando un balón lo alcanzó en un lado de la cara. Fue uno de esos momentos que se ven en las películas: un chico mira a una chica con los ojos abiertos como platos, ajeno a todo lo que lo rodea, y de pronto acaba con los cordones de un balón grabados en la frente.

—¡Deja de comértela con los ojos, Jude! —dijo el chico que se lo había lanzado—. Está demasiado buena, incluso para ti. Además, es probable que sepa leer, porque lleva un libro, así que es lo bastante lista para saber que debe evitar a tipos como tú.

Me puse las gafas al ver que el chico del encuentro afortunado salía corriendo detrás del bromista, que no levantaba dos palmos del suelo, y volví a enfrascarme en el libro que tenía abierto delante de mí.

Había visto la atracción en sus ojos; eso y más. Lo que tardara en acercarse dependía solo de la calma con que quisiera tomarse las cosas. Yo tenía todo el día.

Era lo que me decía para tranquilizarme, mientras él se echaba al otro chico al hombro, corría hacia el lago y le hacía ahogadillas hasta

que su víctima se puso a chillar, muerto de la risa. Volví a repetírmelo cuando salieron del agua dando trompicones y regresó junto al grupo que jugaba al fútbol para continuar donde lo había dejado, como si tal cosa.

Intenté distraerme con el libro, pero, al darme cuenta de que había leído el mismo párrafo seis veces, me di por vencida. Todavía no había vuelto a mirarme, como si fuera invisible.

Una hora después estábamos en las mismas, así que decidí tomar cartas en el asunto. Si él no iba a venir detrás de mí y yo no tenía intención

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta