Loading...

EL LIBRO DE LA COMPRENSIóN

Osho  

0


Fragmento

Introducción

 

Nueva espiritualidad para el siglo XXI

no a la revolución política, sí a la rebelión

individual

 

 

Un revolucionario es parte del mundo político; su enfoque es pues político. Su entendimiento consiste en modificar la estructura social para cambiar al ser humano.

Un rebelde, según el uso que doy al término, es un fenómeno espiritual. Su enfoque es absolutamente espiritual. Su visión indica que para transformar la sociedad debemos cambiar al individuo. La «sociedad» no existe en sí misma, es solo un nombre colectivo —un nombre, no una realidad— sin sustancia, igual que «muchedumbre»; así pues, si la buscas, no la hallarás en ninguna parte. Dondequiera que busques a alguien, encontrarás un individuo. La «sociedad».

El individuo tiene alma, la posibilidad de evolucionar, cambiar, transformarse. Por tanto, la diferencia entre individuo y sociedad es enorme. El rebelde es la esencia misma de la religión. Trae al mundo un cambio en el estado consciente, y si el estado consciente cambia, entonces la estructura de la sociedad también lo hará. Pero lo contrario no puede ocurrir: ha sido demostrado por todas las revoluciones que han fracasado.

Ninguna ha tenido éxito en cambiar a los seres humanos; pero al parecer no estamos al tanto de ello. Continuamos pensando en términos de revolución: cambiar la sociedad, el gobierno, la burocracia, cambiar leyes y sistemas políticos. Feudalismo, capitalismo, comunismo, socialismo y fascismo fueron, a su manera, revolucionarios. Todos fallaron, y seguirán haciéndolo porque el h

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta