Loading...

EL REY DE LOS VAGABUNDOS. PARTE II. (EL CICLO BARROCO 1)

Neal Stephenson  

0


Fragmento

Título original: Quicksilver

Traducción: Pedro Jorge Romero

1.ª edición: febrero, 2016

© 2016 by Neal Stephenson

© Ediciones B, S. A., 2016

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN DIGITAL: 978-84-9069-352-0

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

Contenido

Portadilla

Créditos

 

Presentación

Libro dos

El fango bajo Londres

El continente

Antiguo campamento del Gran Visir Kan Mustafá

Bohemia

Bohemia

Leipzig

Sajonia

Las montañas Harz

El lugar

La República Holandesa

París

La Haya

Francia

Amsterdam

París

Amsterdam

Amsterdam

Costa de Europa y norte de África

Personajes

El autor

Presentación

Criptonomicón ha sido un gran éxito de la ciencia ficción en España en los últimos años. Las múltiples ediciones que hemos tenido que hacer de esa novela en muy corto espacio de tiempo demuestran el impacto que ha tenido entre los lectores y, en definitiva, el interés de una obra que supera, con mucho, el ámbito de la ciencia ficción, en España habitualmente reducido.

Escribir la continuación de esa novela, verdadero hito de la narrativa de principios del siglo xxi, era un serio problema. Y debo decir que se me hacía francamente difícil vislumbrar por dónde podía continuar Stephenson ese asunto de los Waterhouse, los Shaftoe, el sorprendente y enigmático Enoch Root e, incluso, esa isla Qwghlm en la que se habla sin vocales...

Con el curioso enlace que proporciona el misterioso Enoch Root, Neal Stephenson nos llevó en el primer libro de Azogue a la segunda mitad del siglo xvii, justo cuando John Wilkins acaba de crear la Royal Society británica que se esfuerza por racionalizar y profundizar el nuevo empirismo, enfrentarse a la alquimia y, en definitiva, inventar la nueva ciencia moderna.

Si Lawrence Pritchard Waterhouse, protagonista de Criptonomicón, estuvo con el genio británico Alan Turing y conoció a su opositor germano Rudy von Hacklheber, su antepasado Daniel Waterhouse no ha de ser menos. Como su descendiente Lawrence, el Waterhouse de Azogue, Daniel, es a la vez amigo del británico Newton y, también, del germano Leibniz. Sus aventuras en esa segunda mitad del siglo xvii, acompañan el nacimiento de la ciencia moderna con la intervención estelar de figuras históricas de indiscutible importancia como Newton, Leibniz, Hooke, Boyle, Huygens, Pepys, Penn, Wilkins y tantos otros.

Pero en Criptonomicón también están los Shaftoe, representados en esta segunda parte de Azogue por Jack Shaftoe, El rey de los vagabundos y, también, la gente de la isla Qwghlm como Eliza, la Odalisca de la que nos hablará la tercera parte de Azogue pero que ya aparece en la segunda con especial protagonismo.

Como muy bien dice Charles Shaar Murray en The Independent:

Azogue es mucho más que un divertimento para los cultos. En su núcleo es un mensaje político: que los valores de la Ilustración se consiguieron con dificultad y que merecen ser defendidos; que la libertad de expresión y de cátedra son indescriptiblemente preciosos. Densa, ingeniosa, erudita, llena de personajes fascinantes y muy emocionante a pesar de su dilatada extensión, Azogue es a la vez una digna novela previa a Criptonomicón, y una indicación de que El Ciclo Barroco de Stephenson se configura para ser un esfuerzo literario mucho más impresionante que la mayoría de la llamada narrativa «seria».

Pero, junto a esa imagen de novela «seria», el mismo Charles Shaar Murray añade que, como era de esperar en Stephenson, la novela resulta sugerente y, sobre todo, muy divertida, y la compara a un clásico ya indiscutible con la atrevida frase referida al conjunto de Azogue que hemos usado en la portada de este segundo libro:

Desde El nombre de la r

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta