Loading...

EL VACILAR DE LAS COSAS

Juan José Sebreli  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

La terminología actual en el lenguaje cotidiano del hombre común pero también de los políticos profesionales, los escritores de divulgación, los profesores, los periodistas, los comunicadores de los medios masivos, y aun con demasiada frecuencia de los especialistas en ciencias sociales y políticas, utiliza palabras equívocas que no responden a su significado ni concuerdan con la realidad que pretenden designar. Términos como izquierda y derecha, progreso y atraso, socialismo y fascismo, democracia y liberalismo, revolución, ideología, están hoy manipulados, distorsionados, contaminados, y se los emplea en un sentido tan amplio, vago, fluctuante e incierto que ya no es posible saber bien qué es lo que significan; lo mismo pueden referirse a una cosa o a algo completamente distinto, o no decir nada. Hace falta pues establecer un código, confeccionar un nuevo diccionario, redefinir, resemantizar, volver a examinar estas palabras, de tal modo que sepamos de qué estamos hablando cuando las mencionamos.

El desgaste de términos como derecha e izquierda ha llevado a muchos, no sólo desde la derecha sino también desde la izquierda —algunos social-demócratas—, a declarar que están obsoletos o que son simplificaciones incapaces de reflejar la compleja realidad actual. Disiento con estas aseveraciones y considero que, siempre que existan políticas alternativas, y en tanto no se imponga la unanimidad totalitaria, una de las opciones deberá estar a la izquierda —relativamente de la otra— y viceversa.

Consideradas como tipos ideales, en el sentido weberiano, derecha e izquierda pueden definirse por los pares de opuestos: integración-oposición, conservación-cambio, autoridad-libertad, desigualdad-igualdad, heteronomía-autonomía, tradición-modernidad.

Entre la derecha y la izquierda —como suele suceder en las parejas de opuestos, tanto en el pensamiento como en la acción— se produjeron raras mezclas, y los rasgos de una se deslizaron hacia la otra, provocando una confusión inextricable.

Ya desde los orígenes del socialismo, hubo una izquierda que expresaba ideas y sentimientos de derecha, y una derecha que se creía o se decía de izquierda, a tal punto que Marx y Engels dedicaron el capítulo III del Manifiesto Comunista a la crítica de lo que llamaron el “socialismo reaccionario” en sus distintas variantes, el “socialismo feudal”, el “socialismo pequeñoburgués”, el “socialismo alemán”, el “socialismo burgués o conservador”, el “socialismo utópico”.

Si exceptuamos el fugaz apoyo de los socialistas proudhonianos a la dictadura bonapartista de Napoleón III, puede decirse que el boulangismo fue el primer punto de fusión entre la derecha y el socialismo antidemocrático. Los socialistas blanquistas apoyaron el golpe de Estado del general Boulanger en 1889, constituyendo el primer ejemplo histórico de un paradigma político del siglo siguiente: la izquierda que adhiere a un militar nacionalista. Paul Lafargue, el yerno de Marx, trató de convencer a Engels de que el boulangismo podría revestir una forma socialista.

Este resbalón de la izquierda a la derecha y viceversa aparece en forma más extrema en nuestro siglo. Los enemigos del socialismo descubrieron que la mejor manera de atacarlo era usando su nombre. En Francia Maurice Barrès lanzó el término “socialismo nacionalista”. Mussolini surgió de las filas del socialismo y su mentor ideológico, Georges Sorel, era un sindicalista socialista. Charles Maurras definió al fascismo como un “socialismo liberado de la democracia”, y Drieu La Rochelle escribió Socialismo fascista. En Alemania existía un movimiento, el “conservadorismo revolucionario”; Spengler hablaba de “socialismo prusiano” y el nazismo se denominaba nacional-socialismo. En la República de Weimar circulaban sectas a mitad de camino entre el nazismo y el comunismo que se llamaban “nacional-revolucionarias” o “nacional-bolcheviques”. La extrema izquierda de la izquierda coincidía con la extrema derecha de la derecha. Franz Schauwcker, amigo de Ernst Jünger, lanzó una consigna: “La derecha no puede estar lejos de donde está la izquierda”. Durante el pacto Stalin-Hitler, fascistas y comunistas del mundo entero manifestaban juntos contra el imperialismo anglosajón.

Después de la Segunda Guerra Mundial, las dictaduras nacionalistas populistas del Tercer Mundo se proclama

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta