Loading...

ÁFRICA

Alberto Rojas  

0


Fragmento

ZINDER (NÍGER, PRIMAVERA DE 2012)

Hay un código no escrito sobre cómo debe comportarse un reportero. Pero ningún apartado te previene contra los efectos secundarios de la profesión, sobre todo si eres un novato. Vas en el Land Cruiser, aire acondicionado, bien desayunado, con tu cámara preparada, tarjeta, micrófono para el vídeo. Haciendo bromas con el conductor y la jefa de este proyecto de Save the Children. Protegido, aún dentro de tu burbuja algodonosa. Por la ventanilla ves el Sahel ocre, algunos baobabs solitarios como árboles invertidos, hombres y mujeres sin sombra, camino a ninguna parte, como una película con filtro naranja a través del cristal. Atravesamos grandes plantaciones de sorgo tan secas que parecen queso gratinado en el horno de Dios. El hecho de que el coche lleve cristales tintados para evitar que nos identifiquen los yihadistas de Boko Haram, muy presentes en la región, aumenta la sensación de irrealidad. Hora y media después el coche se detiene en una aldea mísera. Un puñado de chozas de adobe y pasto seco como techumbre, una bomba de agua en un pozo sin agua y un centro de niños desnutridos pintado del mismo color terroso que el paisaje. Una fila de madres te mira. Por su expresión, esperan a alguien que constituya algún tipo de salvación para sus hijos, no a un tipo que va a hacer fotos y preguntas. Ellas quieren comida.

Entras en el dispensario, con la camiseta pegada al cuerpo por el sudor, y entonces lo ves: ahí están, en sus camas, casi sin moverse, decenas de niños que ya no son niños porque solo tienen piel y huesos. El ombligo les sobresale de la tripa; están tan débiles que la cabeza, como una calabaza seca, se les cae a los lados porque no tienen con qué sujetarla. Un niño alarga el brazo y te toca. «Por qué me haces esto», pienso. Ahora llevaré el recuerdo de su rostro suplicante toda mi vida. El médico responsable del lugar te habla. Oyes también, como si fueran las aspas de un helicó

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta

Información básica sobre Protección de Datos

En Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U , trataremos tus datos personales sólo bajo tu expreso consentimiento para la prestación del servicio solicitado al registrase en nuestra plataforma web y/o para otras finalidades específicas que nos haya autorizado.
La finalidad de este tratamiento es para la gestión del servicio solicitado e informarte sobre nuestros productos, servicios, novedades, sorteos, concursos y eventos. Por nuestra parte nunca se cederán tus datos a terceros, salvo obligación legal.
En cualquier momento puedes contactar con nuestro Delegado de Protección de Datos a través del correo lopd@penguinrandomhouse.com y hacer valer tus derechos de acceso, rectificación, y supresión, así como otros derechos explicados en nuestra política que puede consultar en el siguiente enlace