Loading...

IMITACIóN Y EXPERIENCIA (TETRALOGíA DE LA EJEMPLARIDAD)

Javier Gomá Lanzón  

0


Fragmento

ÍNDICE

Portadilla

Índice

Dedicatoria

Tetralogía de la ejemplaridad. Presentación

Aprender a ser mortal

Primera parte

     Aquiles en el gineceo

        Capítulo I. Virtus generalis

        Capítulo II

           El mejor de los aqueos

           El dilema de Aquiles

           La tradición de Esciros

       Capítulo III

           Disfrazado entre mujeres

           Deidamía o el amor

           Se acercan las naves

           Imposible tomar Troya sin él

           La gloria prometida

           La organización del recuerdo

           El dilema entra en la historia

     Estadios en el camino de la vida

        Capítulo I. Estadio estético

        Capítulo II. Estadio ético

     ¿Por qué, en definitiva, Aquiles abandonó el Gineceo, si sabía que iba a morir?

     El dilema de la experiencia humana

Segunda parte

     La formación del héroe moderno

        Capítulo I

           Individualismo y colectivismo, al alimón

           Un yo escindido y sin genuina experiencia del mundo

           Anton Reiser, perplejo

           La épica de la subjetividad

           Novelar la ejemplaridad del yo

           Vano «recortar un cielo sobre la tierra»

           Dispares vidas paralelas

           Truncada eticidad de los maestros

        Capítulo II. La objetividad hallada y perdida

     Historia de la finitud

Notas

Sobre el autor

Créditos

Dedicado a Teresa Arsuaga, mi buena suerte

«…pero esta dedicatoria es para que la lean los demás, son solo palabras privadas que te dirijo en público».

T. S. ELIOT

TETRALOGÍA DE LA EJEMPLARIDAD

PRESENTACIÓN

Esta edición culmina un plan literario muy antiguo y largamente cultivado. Todo empezó por un amor de juventud. En esa edad tan impresionable, un periodo particular de la historia de la cultura, la Grecia arcaica, me cautivó sin remedio. A través de la epopeya homérica, la teogonía de Hesíodo, la poesía de los líricos, la cerámica de figuras negras y rojas, la estatuaria de los kuroi o las vidas de los siete sabios entré en contacto por primera vez con el ideal de la ejemplaridad, ya realizado históricamente si bien todavía sin conciencia de sí mismo. ¿Qué es lo justo, lo bueno, lo útil, lo santo, lo noble, lo bello, en definitiva, lo humano? Lo que hacen y dicen los héroes ejemplares. ¿Qué es el ser? El ejemplo personal. ¿Qué es la verdad? Su imitación. He aquí la almendra de aquella temprana intuición. Cuanto vino después —la obra que ahora se presenta— es sólo desarrollo de aquella visión originaria.

Por halago de la Fortuna, se ha cumplido en mi vida el lema que Goethe puso a su Poesía y verdad: «Lo que la juventud desea, la vejez lo concede con creces». Tras veinte años en vilo por la emoción del descubrimiento, sobrevino de pronto la definición. La gravedad infinita que había dominado esas dos décadas liberó su peso y se tornó productiva cuando, mudando mi intención primera, me resigné a no presentar la idea en un solo libro y en lugar de ello me formé un plan de cuatro. En la década siguiente, incluso antes de que la juventud me desamparase del todo, me fueron naciendo los libros, uno detrás de otro, con curiosa puntualidad: Imitación y experiencia (2003), Aquiles en el gineceo, o aprender a ser mortal (2007), Ejemplaridad pública

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta