Loading...

LA FóRMULA DEL GOL

Jaime Cordero   Hugo Ñopo  

0


Fragmento

Índice

Portadilla

Dedicatoria

Dedicatoria

Prólogo

A modo de calentamiento

PARTE 1

Un asunto de importancia

¿Por qué triunfan (futbolísticamente) las naciones?

Humo, opio, lunas de miel, goles

PARTE 2

Pruebas de ADN

No hay lugar como la casa

Esos hombres y sus circunstancias

Pisar con el pie derecho

El campeonato más duro

Voltear la tortilla

PARTE 3

Los números hablan

Marcadores veraces y mentirosos

Ni cinco, ni siete

Arte y ciencia de la definición

#ConUnoMenos

PARTE 4

Anatomía de un milagro (1)

Anatomía de un milagro (2)

La palabra del Tigre

Divino tesoro

Todos alineados

PARTE 5

El oficio más desigual del mundo

Football Analytica

Volveremos, ¿volveremos?

Agradecimientos

Referencias

A Pamela, por la paciencia.

Sabes que soy tu hincha.

J. C.

A Irma, Miski y María,

porque sus sonrisas me iluminan la vida.

H. Ñ.

 

 

«Nada en la vida es tan importante como crees, mientras lo piensas».

DANIEL KAHNEMAN

«Nunca he visto a un saco de billetes marcar un gol».

JOHAN CRUYFF

 

 

Prólogo

No sé si Hugo Ñopo y Jaime Cordero son conscientes de la tarea que han emprendido en este libro. Me pregunto si perciben el sustrato, las dimensiones y las consecuencias de lo que sostienen aquí. Detrás del tema futbolero, este libro es, pienso yo, una rara invitación a la modernidad en un país bastante premoderno. Por estas páginas trota Kant vestido de corto: atrévete a pensar, hincha esotérico. Y pone fuerte la pierna Francis Bacon cuatro siglos después: «scientia postesta est» (el conocimiento científico es poder). El fútbol no es aquí una pasión, es una disciplina. Y sus misterios no son consustanciales al mismo, solo reflejan nuestra ignorancia. Todo puede escudriñarse y entenderse a condición de poseer la buena información (data) y las buenas técnicas (matemáticas). El fútbol sí tiene lógica, lo que ocurre es que todavía no la hemos desentrañado. Pero ya llega. Antes hay que jubilar nuestros atavismos; olvidar a la milagrosa Melchorita y dejar de convocar a chamanes y curanderos para que escupan sobre la Blanquirroja. No más. Tiembla, medioevo futbolero. Aquí está tu Enciclopedia. Tu Diderot y tu d’Alembert.

Aunque a los peruanos la frase «matemáticamente posible» nos suene al anticipo de un fracaso, aquí Ñopo y Cordero la pintan de verde esperanza. La ciencia es la llave al progreso y el futuro no es territorio de taumaturgos sino de modelos matemáticos capaces de dar con el premio mayor de la ciencia moderna: el predictor. Por ejemplo, me he enterado leyendo estas páginas iluminadoras de la poderosa capacidad predictora del ranking FIFA. Exacto, ese escalafón que solemos menospreciar como a cualquier sinsentido. Escuche bien —¡oído a la música!, Veco, mi querido Veco—, tras enjundiosos procesos estadísticos, Ñopo y Cordero nos informan que el ranking FIFA es casi visionario. Los batacazos (es decir, que un equipo peor ubicado derrote a uno mejor rankeado) son escasos. Constantemente, desde 1993, esto solo ocurre en el 18 % de los partidos. Y si la distancia entre los dos equipos es amplia, la sorpresa es todavía más escasa.

Al enterarme de esto corrí al ranking de marras para ver las posiciones de nuestros rivales en la primera rueda de Rusia 2018. Frótese las manos. Las probabilidades se tiñen de blanco y rojo. Perú está en el puesto 11, Francia en el 2, Dinamarca en el 12 y Australia en el 40. Tenemos dos partidos casi seguros. Note que a la estadística no le importa que solo le llevemos un puesto a Dinamarca, lo que importa es que estamos por encima. Octavos de final, ahí nos vemos.

En el libro abundan estadísticas de este tipo, probabilidades que son casi una sentencia adelantada. «Voltear» un partido es mucho más difícil de lo que el esperanzado hincha cree. Tras procesar una data gigante, se encuentra que si un e

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta