Loading...

LA ISLA DEL TESORO (LOS MEJORES CLáSICOS)

Robert L. Stevenson  

0


Fragmento



Índice

La isla del tesoro

Prólogo

Los primeros años de Stevenson y los antecedentes de «La isla del tesoro»

Stevenson y su padre

Redacción, publicación y recepción

Primer plan de Stevenson para «La isla del tesoro»

El mapa de la isla del tesoro

El legado de «La isla del tesoro»

Cronología

La isla del tesoro

Al comprador indeciso

Primera parte. El viejo bucanero

I. El viejo lobo de mar en el Almirante Benbow

II. Perro Negro aparece y desaparece

III. La señal negra

IV. El cofre del marinero

V. El fin del ciego

VI. Los papeles del capitán

Segunda parte. El cocinero de a bordo

VII. Parto para Bristol

VIII. En la muestra de El Catalejo

IX. Pólvora y armas

X. El viaje

XI. Lo que oí desde el barril de manzanas

XII. Consejo de guerra

Tercera parte. Mi aventura en tierra

XIII. Cómo empecé mi aventura en tierra

XIV. El primer golpe

XV. El hombre de la isla

Cuarta parte. La empalizada

XVI. El doctor prosigue la narración: cómo fue abandonado el buque

XVII. El doctor prosigue la narración: el último viaje del chinchorro

XVIII. El doctor prosigue la narración: el final de la lucha del primer día

XIX. Jim Hawkins reanuda la narración: la guarnición en la empalizada

XX. La embajada de Silver

XXI. El ataque

Quinta parte. Mi aventura en el mar

XXII. Cómo empecé mi aventura en el mar

XXIII. El reflujo

XXIV. La excursión del coracle

XXV. Arrío la bandera negra

XXVI. Israel Hands

XXVII. «Pesos duros españoles»

Sexta parte. El capitán Silver

XXVIII. El campo enemigo

XXIX. Otra vez la señal negra

XXX. Bajo palabra de honor

XXXI. La búsqueda del tesoro: la indicación de Flint

XXXII. La búsqueda del tesoro: la voz entre los árboles

XXXIII. La caída de un caudillo

XXXIV. El final

Apéndices

Apéndice A: R.L. Stevenson, «Mi primer libro» (1894)

Apéndice B: Enigmas y misterios

Notas

Biografía

Créditos

Robert Louis Stevenson (1850-1894) nació en Escocia. Su natural enfermizo propició una infancia dedicada a la lectura y la invención de historias. Hijo y nieto de constructores de faros, estudió derecho en la Universidad de Edimburgo. A partir de los veintiséis años, empezó a viajar en busca de climas más benignos para su tuberculosis. Se casó con una mujer mayor que él, Fanny Osbourne, divorciada y con hijos. Entre sus libros más célebres hay que citar el inmortal La isla del tesoro (1881), La Flecha Negra (1883), El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), El señor de Ballantrae (1889) o Cuentos de los mares del Sur (1893). También fue autor de sencillos y memorables versos. Pasó los últimos años de su breve vida navegando por el Pacífico Sur, hasta que recaló en Upolu, una de las islas Samoa, donde se construyó una casa en la que, a los cuarenta y cuatro años, murió de un ataque cerebral. Los aborígenes de la isla, que le habían bautizado con el nombre vernáculo de Tusitala («contador de historias»), velaron su cuerpo durante toda la noche. Está enterrado en el monte Vaea, frente al mar.

John Andrew Sutherland (Reino Unido, 1938) es un reconocido escritor, columnista y catedrático emérito de literatura moderna inglesa en el University College de Londres. De entre su obra destacan el Longman Companion to Victorian Fiction (1989) y Lives of the Novelists: A History of Fiction in 294 Lives (2011). Ha editado y anotado con rigor y pasión dos de las más célebres novelas de Stevenson: La flecha negra para Penguin Classics (2011) y La isla del tesoro para Broadview Press (2011).

Jordi Beltrán es el traductor de un buen número de obras y autores, entre los que se cuentan Roald Dahl, Patricia Highsmith, Robert Louis Stevenson y el Premio Nobel de Literatura V. S. Naipaul.

1. Stevenson a su amigo W. E. Henley, cojo de una pierna y en quien se inspiró para crear a John Silver, Bradford A. Booth y Ernest Mehew, The Letters of Robert Louis Stevenson, 7 vols., Yale UP, New Haven y Londres, 4.129; citado en adelante como Letters.

2. Véase Apéndice A.

3. Via

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta