Loading...

LA LOBA DE FRANCIA (LOS REYES MALDITOS 5)

Maurice Druon  

0


Fragmento

Título original: La Louve de France

Traducción: M.ª Guadalupe Orozco Bravo

1.ª edición: febrero, 2014

© 2014 by Maurice Druon, Librairie Plon et Editions Mondiales

© Ediciones B, S. A., 2014

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

Depósito Legal: B 5.786-2014

ISBN DIGITAL: 978-84-9019-753-0

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

 

 

 

 

 

Quiero expresar de nuevo mi más sincero agradecimiento a mis co­la­bo­radores, Pierre de Lacretelle, Georges Kessel, Chris­tia­ne Gré­mi­llon y Ma­deleine Marignac, por la inestimable ayuda que me han pres­ta­do du­ran­te la redacción de este volumen. Asimismo quiero dar las gracias al bri­gadier L. F. E. Wieler, C. B., C. B. E., gobernador residente de la Torre de Londres, que me guió en el estudio de este monumento, y al señor J. A. F. Thomson, del Ba­lliol College de Oxford, que tuvo la amabilidad de corregir los capítulos relativos a la historia de Inglaterra. Gracias tam­bién, como siempre, a los servicios de la Biblioteca Nacional y de los Ar­chi­vos Nacionales, cuya ayuda ha sido indispensable para nuestras investigaciones.

M. D.

Contenido

Portadilla

Créditos

Dedicatoria

 

Prólogo

PRIMERA PARTE: DEL TÁMESIS AL GARONA

1. "NADIE SE EVADE DE LA TORRE DE LONDRES..."

2. LA REINA ULTRAJADA

3. NUEVO CLIENTE PARA MAESE TOLOMEI

4. LA FALSA CRUZADA

5. LA ESPERA

6. LAS BOCAS DE FUEGO

SEGUNDA PARTE: ISABEL EN AMORES

1. LA MESA DEL PAPA JUAN

2. PENITENCIA PARA EL PADRE SANTO

3. EL CAMINO DE PARÍS

4. EL REY CARLOS

5. LA CRUZ DE SANGRE

6. AQUEL HERMOSO AÑO DE 1325

7. CADA PRÍNCIPE QUE MUERE

TERCERA PARTE: EL REY ROBADO

1. LOS ESPOSOS ENEMIGOS

2. REGRESO A NEAUPHLE

3. LA REINA DEL TEMPLE

4. EL CONSEJO DE CHAÂLIS

CUARTA PARTE: LA CABALGADA CRUEL

1. HARWICH

2. LA HORA DE LA LUZ

3. HEREFORD

4. VOX POPULI

5. KENILWORTH

6. LA GUERRA DE LAS OLLAS

7. LA CORONA DE HENO

8. BONUM EST

9. EL HIERRO AL ROJO

REPERTORIO BIOGRÁFICO

Árbol genealógico

Lista biográfica

Prólogo

Los castigos anunciados, las maldiciones lanzadas desde lo alto de la hoguera por el gran maese de los templarios habían continuado extendiéndose por el suelo de Francia. El destino abatía a los reyes como si fueran piezas de ajedrez.

Tras caer fulminado Felipe el Hermoso, a lo que siguió el asesinato de su primogénito, Luis X, dieciocho meses después, todo indicaba que su segundo hijo, Felipe V, iba a tener un largo reinado. Pero apenas cinco años después, Felipe también moría, antes de cumplir los treinta.

Detengámonos un instante en este reinado, que no parece una tregua de la fatalidad más que en comparación con los dramas y desastres que lo seguirían. Parece un reinado poco destacado al que ojea el libro distraídamente, sin duda porque en sus páginas no se tiñe las manos de sangre. Y sin embargo... veamos cómo se desarrollan los días de un gran rey, cuando la suerte le es adversa.

Porque Felipe V el Largo, podía contarse entre los grandes reyes. Por la fuerza y por la astucia, por la justicia y por el crimen, joven aún, se había apropiado de la corona, puesta a subasta de las ambiciones. Un cónclave sin escapatoria, un palacio real tomado por asalto, una ley sucesoria inventada, una revuelta baronial desbaratada en una campaña de diez días, un gran señor encarcelado y un infante real muerto en la cuna —al menos así se creía— habían jalonado las rápidas etapas de su carrera hacia el trono.

Cuando en la mañana de enero de 1317 salió de la catedral de Reims, con todas las campanas al vuelo, el segundo hijo del Rey de Hierro podía creerse triunfante y libre de volver a emprender la gran política que había admirado en su padre. Su turbulenta familia se había doblegado por obligación; los barones, dominados, se resignaban a la obediencia; El Parlamento soportaba su influencia y la burguesía lo aclamaba, entusiasmada de haber vuelto a encontrar un príncipe fuerte. Su esposa había lavado las manchas de la torre de Nesle; su descendencia parecía asegurada por el hijo que acababa de tener; finalmente, la consagración lo había revestido de una intangible majestad. Nada le faltaba a Felipe V para disfrutar de la relativa felicidad de los reyes, ni siquiera la prudencia de querer la paz y de conocer su precio.

Tres semanas después moría su hijo. Era su único heredero varón, y la reina Juana, estéril a partir de entonces, no podría darle ninguno más.

A principios de verano el hambre se abatía sobre el país, cubriendo las ciudades de cadáveres.

Al poco tiempo, un viento demencial sopló por toda Francia.

¿Qué impulso ciego y vagamente místico, qué ingenuos sueños de santidad y aventura, qué exceso de miseria, qué deseo de aniquilación empujaron de repente a los jóvenes y las muchachas del campo, a pequeños artesanos e hilanderas, casi todos entre los quince y los veinte años, a dejar de improviso sus familias, sus pueblos, y reunirse en bandas errantes, descalzas, sin dinero ni alimentos? Una cierta idea de Cruzada servía de pretexto a este éxodo.

En realidad, la locura había nacido de los restos del Temple. Eran numerosos los templarios a los que las cárceles, los procesos, las torturas, las confesiones arrancadas a hierro candente y el espectáculo de sus hermanos entregados a las llamas habían vuelto medio locos. El deseo de venganza, la nostalgia de su antiguo poderío y la posesión de algunas fórmulas mágicas, obtenidas en Oriente, los habían convertido en fanáticos temibles, a pesar de que se escondían bajo el humilde hábito del clérigo o la blusa del destajista. Clandestinamente asociados

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta