Loading...

LA MAGIA DE UNA CANCIóN

Sofía Surferss  

0


Fragmento

CAPÍTULO 1

—¡¡Qué alegría, yaya!!

Es lo primero que digo en cuanto atravieso la puerta de la cocina de mis yayos y siento el olor de la riquísima paella que acaba de hacer mi yaya. Me cuida un montón —de hecho, siempre me ha cuidado— y, como sabe que después del instituto voy a los entrenos y necesito mucha energía, me prepara unas comidas estupendas.

—Siéntate a comer ya, que se enfría. Pero antes dame un beso —me pide.

—¡Allá voy! —Y me lanzo a sus brazos abiertos.

Os preguntaréis qué clase de entreno hago para necesitar tanta energía. Practico gimnasia rítmica y compito en la modalidad de conjuntos. Es mi pasión: no sabéis lo feliz que soy cuando hago una voltereta hacia delante; luego, otra hacia atrás; luego, otra lateral; luego... Bueno, ya paro, no vaya a ser que os mareéis.

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta