Loading...

LA PRINCESA QUE NO QUERíA CASARSE CON UN PRíNCIPE

Mari Carmen Cucharero López   

5


Fragmento

Estaba anocheciendo y las antorchas del castillo se iban prendiendo. Tras haber comprobado los lugares en los que no estaba, subió a la torre Oeste donde sabía que la encontraría: aquel había sido su lugar favorito durante años. El lugar al que acudía cuando quería estar sola para pensar.

En efecto, allí estaba, mirando a través de las almenas la gran esfera celeste que se iba ocultando por el horizonte. El reino de Nejadia se recuperaba de la última guerra y todos trabajaban duro para volver a la normalidad cuanto antes.

El sonido de unos pasos la hizo volverse y ambos guardaron silencio hasta que él llegó a su lado.

—Sabía que os encontraría aquí —dijo él mirando al horizonte—. Veo que no habéis perdido vuestros hábitos.

Aquel comentario la hizo sonreír con aquella sonrisa que formaba dos hoyuelos en sus mejillas y que hacía brillar sus ojos del color del océano. Ella se giró para seguir contemplando el crepúsculo y contestó:

—Y vos no los habéis olvidado, a pesar de estos años.

—Supongo que ya sabéis que tenéis a todo el mundo preocupado —dijo él girando la cabeza hacia ella.

Ante su silencio, él cont

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta