Loading...

LA TRAGEDIA DEL GIRASOL

Benito Olmo  

5


Fragmento

CAPÍTULO 1

Nada más introducir el Kadett en el aparcamiento del supermercado, cerrado a esa hora de la madrugada, Bianquetti vio a la mujer que le estaba esperando. Iba enfundada en una gabardina oscura y llevaba el pelo recogido en una gruesa coleta que acentuaba su altura en varios centímetros y contenía sus rizos a duras penas, para que no se desmandasen.

Detuvo el coche a un lado del parking, y la mujer dio una última calada al cigarrillo que tenía entre los dedos y lo arrojó a un lado. Después empezó a contonearse en su dirección. Caminaba moviendo las caderas de forma exagerada, un balanceo que a Bianquetti le pareció más extravagante que sensual, pero que alguien debía de haberle dicho que volvía locos a sus clientes, supuso. Se inclinó sobre el asiento del acompañante para accionar la manivela que bajaba la ventanilla.

—Hola, guapo.

La mujer mostró una sonrisa que resplandeció sobre su piel oscura como diamantes sobre un manto de terciopelo y, sin esperar invitación, abrió la puerta y tomó asiento a su lado. El habitáculo se vio inundado por una fragancia densa y empalagosa, un perfume infame que a Bianquetti le pareció diseñado para tapar otros aromas menos agradables.

—Soy Regina.

Bianquetti acogió la presentación meneando la cabeza de un lado a otro y oteó los alrededores en busca de posibles testigos. Cuando se aseguró de que no los había, le dedicó una mirada cansada.

—No eres Regina —replicó—. Al menos, no la Regina que estoy buscando.

Las facciones de la mujer recibieron el veredicto sin inmutarse, lo que le hizo pensar que, en realidad, ya esperaba aquella respuesta.

—¿No te gusto?

La cuestión se meció con un deje caribeño y delicioso que evocaba palmeras, mojitos y playas paradisiacas. Bianquetti empezó a negar de nuevo pero, antes de que pudiera verbalizar lo que estaba pensando, la mujer se desabrochó la gabardina y dejó sus pechos a la vista. Un busto desproporcionado, generoso en exceso, coronado por dos pezones gruesos y oscuros como trufas.

—No se trata de eso.

Reacia a creer que fuera inmune a sus encantos, la mujer se giró completamente para mostrarle la mercancía en toda su magnitud y adelantó una mano en dirección a su entrepierna.

—Lo vamos a pasar bien, mi amol...

Bianquetti interceptó aquella mano cuando estaba a punto de tocarle y la sujetó con firmeza.

—Por favor, baje del coche.

Acompañó la petición con una mirada incandescente. La chica tardó unos segundos en darse cuenta de que acababa de rechazarla por segunda vez y reaccionó soltándose de un tirón. Bajó del coche sin molestarse en abrocharse la gabardina, cerró de un portazo y le mostró el dedo corazón a través de la ventanilla, con los pechos bamboleándose de un lado a otro.

—Vete a tomar por culo, hijoputa.

El acento meloso había desaparecido como por arte de magia, dando paso a un deje andaluz que a Bianquetti le pareció mucho más bonito que el anterior, aunque ella debía de estar convencida de que era menos efectivo con los tipos que requerían sus servicios. Mientras la observaba alejarse con pasos rápidos y furiosos, sacó un cigarrillo y comenzó a juguetear con él entre los dedos sin decidirse a encenderlo.

Llevaba una semana buscando a esa tal Regina y, contando a la que acababa de regalarle aquella peineta, ya eran doce las chicas de compañía que respondían a aquel nombre con las que se había citado sin éxito. Estaba empezando a preguntarse si llegaría a encontrarla alguna vez.

Percibió un movimiento en el interior de un coche estacionado en el otro extremo del aparcamiento y observó que tenía los cristales empañados por dentro. Sus ocupantes debían de estar pasando un buen rato, se dijo, lo que le impulsó a guardar el cigarrillo, arrancar y largarse de allí.

Cuando pasó junto a aquella prostituta que había ido hasta allí para nada, no pudo evitar sentir lástima por ella. Bastante jodido lo tenía como para encima verse rechazada por alguien como él, pensó.

La rebasó sin mirarla, haciendo como que no oía sus insultos.

CAPÍTULO 2

Horas más tarde, la madrugada dio paso a un amanecer tan húmedo y frío que parecía que hubiera estado lloviendo durante toda la noche. El suelo, los bancos, las farolas y prácticamente todo el mobiliario urbano aparecían bañados en una pátina de humedad tan densa que daba la impresión de que algún dios juguetón se hubiera entretenido orinando sobre la ciudad mientras el resto del mundo dormía.

Bianquetti se arrebujó en su abrigo y maldijo aquel tiempo tan desagradable en voz baja. Una de las cosas que más odiaba de Cádiz, además del viento de levante que cada pocas semanas castigaba a sus habitantes, era aquella irritante sensación de humedad, tan persistente que resultaba imposible eludirla, ni siquiera colocándose varias capas de ropa.

Conforme pasaron los minutos el cielo fue abandonando su negrura, que fue sustituida de forma progresiva por tonos violetas y rosáceos, y Bianquetti pensó que, de no haber tenido una cita, no habría abandonado la comodidad de su domicilio en todo el día. De hecho, había estado tentado de quedarse en la cama e ignorar a aquel potencial cliente que, el día anterior, tan interesado se había mostrado por teléfono en contratar sus servicios. Si se había obligado a levantarse, darse una ducha y atravesar la ciudad a aquella hora tan intempestiva, era más por curiosidad que por ganas de aceptar ningún encargo.

Llegó a la plaza de Fragela y divisó el Bar Ducal, donde le habían emplazado. En lugar de entrar, se apostó junto a la puerta y sacó un cigarrillo, que alisó con los dedos al tiempo que dejaba pasar los minutos. Llevaba casi un mes tratando de reducir la cantidad de nicotina que acumulaba en sus pulmones y había conseguido pasar de consumir un paquete diario a solo uno o dos cigarrillos al día. Todo un logro, teniendo en cuenta que aquel vicio le había acompañado de forma ininterrumpida desde los catorce años.

Cuando solo llevaba unos minutos esperando, un Citroën de color negro emergió tras una esquina y Bianquetti le dedicó toda su atención. Le sonaba aquel coche, aunque no fue capaz de recordar dónde lo había visto antes, y al verlo aminorar y estacionar en un lugar cercano, en una plaza reservada a los taxis, se preguntó si se trataría del tipo al que estaba esperando.

Al ver bajar del Citroën al inspector Silva arrugó el gesto, y la sonrisa traviesa con la que este le saludó terminó de amargarle la mañana.

—Qué bien te veo, Bianquetti.

El saludo le hizo debatirse entre la posibilidad de mandarlo a la mierda y la de largarse sin más. Finalmente descartó ambas opciones y se limitó a quedarse allí varado, observando a su antiguo compañero mientras apretaba el cigarrillo con más fuerza de la necesaria, a punto de quebrarlo.

—¿Te apetece un café? Yo invito.

Silva entró en el Bar Ducal sin esperar respuesta y, tras unos segundos de duda, Bianquetti farfulló un juramento, guardó el cigarrillo y entró tras él. Se acodaron en un extremo de la barra, alejados de dos parroquianos que desayunaban y leían el periódico mientras un transistor sintonizado en Radio Nacional de España emitía las noticias desde el otro lado del mostrador.

—¿Qué tal todo? —preguntó Silva, empeñado en iniciar una conversación sin que el rostro malhumorado de Bianquetti pareciera desanimarlo en absoluto.

—Estupendamente, hasta que has aparecido.

—Yo también me alegro de verte.

El camarero, un sesentón con el rostro somnoliento y desganado de quien lleva treinta años haciendo lo mismo cada mañana, apareció de la nada para tomarles nota. Un cortado para Bianquetti, una Coca-Cola para Silva. Antes de que pudieran reanudar la charla, se puso en marcha el vaporizador para calentar la leche, lo que provocó un sonido estridente que durante casi un minuto completo sustituyó la letanía del transistor e impidió cualquier intento de conversación.

Bianquetti aprovechó aquella escandalosa pausa para estudiar a su antiguo compañero, que había empezado a ojear el Marca que descansaba a un lado de la barra, aunque sospechó que lo hacía para no tener que enfrentarse a su mirada. Seguía teniendo aquel aspecto trasnochado que le hacía parecer más un modelo que un policía, con su barbita perfectamente recortada, sus zapatillas de marca y una chaqueta de cuero muy ceñida. Cuando el zumbido cesó, volvió a soltar el Marca para seguir donde lo habían dejado.

—¿Qué tal marcha la investigación privada? Espero

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta

Información básica sobre Protección de Datos

En Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U , trataremos tus datos personales sólo bajo tu expreso consentimiento para la prestación del servicio solicitado al registrase en nuestra plataforma web y/o para otras finalidades específicas que nos haya autorizado.
La finalidad de este tratamiento es para la gestión del servicio solicitado e informarte sobre nuestros productos, servicios, novedades, sorteos, concursos y eventos. Por nuestra parte nunca se cederán tus datos a terceros, salvo obligación legal.
En cualquier momento puedes contactar con nuestro Delegado de Protección de Datos a través del correo lopd@penguinrandomhouse.com y hacer valer tus derechos de acceso, rectificación, y supresión, así como otros derechos explicados en nuestra política que puede consultar en el siguiente enlace