Loading...

LA VIDA ES SUERO

Enfermera Saturada  

0


Fragmento

Fauna hospitalaria (y sus clientes habituales)

 

Los pacientes siempre mienten.

DOCTOR HOUSE

 

 

Si de algo está lleno el hospital es de pacientes. Y es que, nos guste o no, las enfermeras vivimos en gran parte de las desgracias ajenas.

Una empieza a acostumbrarse cuando es sustituta.

—Te llamo de la bolsa de empleo. Tengo una baja en reanimación y otra en planta.

—¿Qué baja es más larga? ¿Quién de las dos está más enferma?

Ahí empieza la fase «No te deseo ningún mal, pero ojalá estés mucho tiempo de baja», o lo que es lo mismo: vivir del mal ajeno.

En todos estos años trabajando aquí y allá en varios hospitales españoles, he podido apreciar los diferentes tipos de enfermos que pueblan nuestra red sanitaria española, cada día menos pública.

Un clásico que no falla en ningún servicio de Urgencias es el borracho o el yonqui, o el yonqui borracho, durmiendo en una camilla. Nadie sabe qué hace ahí ni cuántas horas lleva, pero siempre está. Yo creo que entre ellos se la van relevando, para no llegar a perder nunca la zona preferente en pasillo, entre el control y la zona de rayos. A veces te das cuenta de que está ahí cuando empieza a gritar desde la camilla para que le lleven comida, porque, eso sí, en cuanto el reloj marca la una se despi

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta