Loading...

LEVANTARSE Y LUCHAR

Rafi Santos  

0


Fragmento

Prólogo

La sociedad se ha psicologizado; cualquier acontecimiento de la realidad social, si se analiza en profundidad, tiene un trasfondo psicológico. Dos de las disciplinas médicas que más han crecido en los últimos años en Occidente han sido la psiquiatría y la cirugía estética, lo que nos revela los cambios sociales ocurridos en estos inicios del siglo XXI.

Y al mismo tiempo vivimos tiempos de extravío. Hemos pasado de una sociedad sólida a otra líquida. Muchas cosas y muchos hechos actuales flotan difusos, etéreos, zigzagueantes, se mueven de aquí para allá de forma caprichosa, y es menester encontrar el sentido y la explicación de lo que está sucediendo.

La vida viene sin manual de instrucciones. Por eso la vida enseña más que muchos libros, es la gran maestra. Pido que un millón de personas de los cuarenta y cinco que forman la población de nuestro país, España, sean capaces de contagiar unas gotas de optimismo. El pesimismo llama al pesimismo y la capacidad de superación hace brotar el optimismo. Hay que educar para el esfuerzo, para la lucha, para ser capaces de vencernos a nosotros mismos e ir sacando poco a poco lo mejor que llevamos dentro. Aquí viene este libro de la doctora Santos para aclararnos muchas de las cuestiones que pongo sobre el tapete. Incluso el mismo título, Levantarse y luchar, es una declaración de principios. El bombardeo continuo en la sociedad de la información de noticias negativas se vuelve abrumador. Casi todo lo que nos llega en la prensa escrita y hablada está repleto de desaliento. No debemos olvidar que las noticias positivas son escasas, si exceptuamos el fútbol u otros acontecimientos deportivos y alguna que otra inauguración.

Últimamente se han hecho muchos trabajos de investigación con rigor que explican qué es la felicidad y cómo vivir sin estrés. Recientemente se ha afirmado que el país más feliz del mundo es Colombia, una tierra llena de vida y energía, donde la gente está en la calle y vive en el ahora. Tengo delante algunas escalas de conducta que miden la felicidad, que son instrumentos diseñados para calibrar de forma científica en qué consiste esta y cuáles son los principales ingredientes que se hospedan dentro de este concepto. Una de las primeras fue diseñada por el inglés Argile en 1989, a la que luego han seguido varias investigaciones. En ellas se miden el sentido positivo de la vida, la satisfacción, la realización personal, la alegría de vivir, así como la salud física personal y la salud ecológica del país donde uno reside o el ritmo de vida.

El libro que presento está dividido en siete capítulos. En cada uno de ellos late un tema específico: el dolor, el trauma, lo que quita la felicidad y el miedo, forman los cuatro primeros; los que restan tienen una expresión terapéutica: construir la resiliencia, saber que los límites de nuestra capacidad de superación de las adversidades están solo en nuestra mente, y termina el último capítulo del libro con un programa de entrenamiento para ser una persona con un buen nivel de resiliencia.

Bien, lo primero que tenemos que determinar es en qué consiste la resiliencia. La palabra procede del latín, resilio, -ire: «saltar, compensar»; es un muelle que se hunde hasta abajo y que después salta y recupera su extensión. Es un concepto que inicialmente proviene de la física y que se refiere a la capacidad de los metales para doblarse sin partirse. También asoma en la ingeniería, el mundo animal, la traumatología y la psicología, que es de lo que trata este libro. Resiliencia «es la capacidad para superar las dificultades y los reveses de la vida, sin quedarse atrapado en el sufrimiento y el dolor, y salir fuerte y airoso de esa vivencia». No hablamos de cualquier cosa. Su paternidad está en Michael Rutter y se prolonga con Boris Cyrulnik.

Es un error educar para el éxito y la felicidad. La felicidad es un resultado, es suma y compendio de l

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta