Loading...

LOS HáBITOS COTIDIANOS DE LAS PERSONAS QUE TRIUNFAN

Begoña del Pueyo  

0


Fragmento

Prólogo

Si hubiera una rutina infalible para triunfar en la vida a todos los niveles, los seres humanos nos levantaríamos a la misma hora, tendríamos los mismos horarios y realizaríamos las mismas actividades para relajarnos o para activarnos. Si cada uno tiene su rutina es porque hay un factor cambiante en esto de los hábitos: es la propia persona. Por eso no puede funcionar lo mismo para todos. Y por eso me ha gustado mucho que Begoña del Pueyo no haya intentado buscar fórmulas mágicas, sino que haya realizado en este libro una prudente exposición de opciones para que cada cual elija las que más se adecuan a sus objetivos y a las necesidades de su cuerpo y de su mente.

El punto de partida de la obra me hizo reflexionar: en la prensa internacional está de moda hablar de los hábitos cotidianos de las personas relevantes, pero eso es algo que no estaba popularizado en España hasta hace muy poco. Al fin y al cabo, lo que alguien hiciera en su tiempo libre o cómo se organizara pertenecía al terreno personal. ¿A quién le importaba? Lo que el público quería conocer era lo relacionado con su negocio.

Eso ha cambiado. Ahora conocemos la importancia de las habilidades blandas y sabemos también, por suerte, que la gente produce más cuando es más feliz. Por eso es tan relevante lo que hagan más allá de su trabajo los profesionales que admiramos.

Antes de empezar a analizar a personas que triunfan, la autora lanza una reflexión necesaria sobre una de las características del éxito: su relatividad. El motivo por el que, en un podio, el tercero suele estar más contento que el segundo; y la razón por la que nadie puede considerarse exitoso si lo conseguido no era lo que buscaba o lo que deseaba.

Siempre he creído que las personas con éxito tenían vectores comunes como la pasión, la creatividad, el esfuerzo, el aprendizaje o el interés por la formación continua. Pero ¿comparten también hábitos cotidianos?

El subtítulo del libro, ¿Eres búho, alondra o colibrí?, se refiere a una clasificación de las personas según sus horarios preferidos para producir y descansar. Yo soy un poco alondra: me levanto a las seis de la mañana, porque solo así tengo tiempo para todo lo que quiero llevar a cabo en cada jornada. Me gustaría dormir más tiempo, porque los beneficios del sueño están científicamente comprobados, a pesar de que muchos líderes mundiales (Merkel, Trump, Theresa May) presumen de no dormir más de cuatro horas.

Después del tema del descanso, la autora repasa otros hábitos cotidianos (el modo de despertar, las alertas de los teléfonos móviles…) acompañando cada una de estas acciones con ejemplos y declaraciones de personas de los ámbitos más diversos. A menudo es necesario ver lo que hacen otros para comprobar si lo que nosotros consideramos «normal» lo es en efecto, o sencillamente para inspirarnos.

Intentaré describir lo que ha pasado por mi cabeza al leer las minuciosas entrevistas de la autora a científicos, economistas, filántropos, diseñadores, empresarios, cocineros, youtubers, deportistas, artistas y otros perfiles de gran interés a propósito de sus hábitos. Me ha llevado a darme cuenta de que hay rasgos comunes en los hábitos de la gente de éxito, claro que sí. De que leer las recomendaciones de los demás puede ayudar a alguien a definir las suyas. Y de que, por muy diferentes que sean las costumbres de unos y otros, hay una esencia que permanece: la de tener la sensación, al final del día, de que has hecho exactamente lo que querías hacer.

El libro también aborda otras cuestiones relacionadas de forma más directa con la actividad laboral, como la procastinación, la organización o el empoderamiento de los empleados.

En España tenemos una deuda pendiente con la conciliación. Nuestro horario partido no existe en ningún otro país, y las políticas contra el presentismo que vemos en las empresas más punteras deberían darse con mayor frecuencia.

Yo trabajo con una gran energía e intensidad durante

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta