Loading...

LOS TESTAMENTOS

Margaret Atwood  

0


Fragmento

Contenido

Portada

Lema

I. Estatua

1. El ológrafo de Casa Ardua

II. PRECIOSA FLOR

2. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

3

4

5

III. Himno

6. El ológrafo de Casa Ardua

IV. EL SABUESO DE LA ROPA

7. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

8

9

10

11

V. Furgón

12. El ológrafo de Casa Ardua

VI. A LAS SEIS NO ME VEIS

13. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

14

15

16

17

18

19

VII. Estadio

20. El ológrafo de Casa Ardua

VIII. CARNARVON

21. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

22

23

IX. Penitencia

24. El ológrafo de Casa Ardua

X. VERDE PRIMAVERA

25. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

26

27

28

XI. Arpillera

29. El ológrafo de Casa Ardua

XII. TAPIZ

30. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

31

32

33

XIII. Poda

34. El ológrafo de Casa Ardua

XIV. CASA ARDUA

35. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

36

37

38

39

40

XV. Zorro y gato

41. El ológrafo de Casa Ardua

XVI. PERLAS

42. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

43

44

45

XVII. Dientes perfectos

46. El ológrafo de Casa Ardua

XVIII. SALA DE LECTURA

47. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

48

49

50

51

XIX. Despacho

52. El ológrafo de Casa Ardua

XX. LAZOS DE SANGRE

53. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

54. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

55. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

56. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

57. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

58. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

XXI. Vuelco

59. El ológrafo de Casa Ardua

XXII. TOQUE DE LA MUERTE

60. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

61

62. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

63. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

64. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

XXIII. Muro

65. El ológrafo de Casa Ardua

XXIV. LA NELLIE J. BANKS

66. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

67. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

XXV. Despierta

68. El ológrafo de Casa Ardua

XXVI. TOMAR TIERRA

69. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

70. Transcripción del Testimonio de la Testigo 369B

XXVII. Despedida

71. El ológrafo de Casa Ardua

72. El Decimotercer Simposio

Agradecimientos

Créditos

Se supone que toda mujer tiene los mismos motivos o, si no, es un monstruo.

GEORGE ELIOT, Daniel Deronda

Cuando nos miramos el uno al otro, no sólo vemos un rostro que odiamos, contemplamos un espejo. [...] ¿Acaso no se reconocen a ustedes mismos, su voluntad, en nosotros?

Oficial del Sicherheitsdienst Liss al viejo
bolchevique Mostovskói, VASILI GROSSMAN,
Vida y destino

La libertad es una gran carga, un peso apabullante y extraño para el espíritu. [...] No es un don: hay que elegirla, y la elección puede ser difícil.

URSULA K. LE GUIN,
Las tumbas de Atuan

I
Estatua

El ológrafo de Casa Ardua

1

Sólo a los muertos les erigen estatuas, pero a mí se me ha concedido ese honor en vida. Ya estoy petrificada.

La estatua fue una muestra de aprecio a mis muchas contribuciones, decía la inscripción, que leyó en voz alta Tía Vidala. Le habían asignado la tarea nuestros superiores, y distó mucho de mostrarme ningún aprecio. Le di las gracias con tanta modestia como pude; acto seguido, tiré del cordel para desprender el velo que me cubría. La tela se hinchó en el aire antes de caer al suelo, y allí estaba yo. No somos dadas a las ovaciones, aquí en Casa Ardua, pero hubo unos discretos aplausos. Incliné la cabeza, con una pequeña reverencia.

La estatua es majestuosa, como suelen ser las estatuas, y me muestra más joven y delgada de lo que soy al natural, en mejor forma de lo que he estado en mucho tiempo. Aparezco erguida, con la barbilla alta y los labios curvados en una sonrisa dura pero benévola. La mirada se pierde en un punto del firmamento, representando mi idealismo, mi inquebrantable compromiso con el deber, mi tenacidad de avanzar salvando todos los obstáculos. No es que la estatua pueda ver ni un atisbo del cielo, escondida como está en el lúgubre macizo de árboles y setos junto al sendero que discurre frente a Casa Ardua. Nosotras, las Tías, no debemos ser presuntuosas, ni siquiera en piedra.

Agarrada a mi mano izquierda hay una niña de siete u ocho años, que me mira con los ojos llenos de confianza. Mi mano derecha descansa sobre la cabeza de una mujer agachada a mi lado, el pelo cubierto por un velo, que alza la vista con una expresión que podría ser tanto de cobardía como de gratitud: una de nuestras Criadas. Y detrás de mí está una de mis jóvenes Perlas, a punto de emprender su obra misionera. Colgada de una correa a la cintura llevo una aguijada eléctrica. Esa arma me recuerda mis fracasos: con mayores dotes de persuasión no habría necesitado semejante artilugio. El convencimiento de mi voz habría bastado.

Como estatua colectiva no me parece ninguna maravilla: demasiado recargada. Habría preferido más protagonismo, pero al menos se me ve cuerda. Podría haber sido al revés, ya que la anciana escultora —una auténtica devota, ahora difunta— solía representar el fervor religioso con figuras de ojos desorbitados. El busto que hizo de Tía Helena parece que tenga la rabia, y el de Tía Vidala, hipertiroidismo, y se diría que el de Tía Elizabeth está a punto de explotar.

Antes de descubrir la obra, la escultora estaba nerviosa. ¿Me habría hecho un retrato lo bastante favorecedor? ¿Sería de mi agrado? ¿Dejaría ver mi agrado? Fantaseé con la idea de poner mala cara cuando retiraran la tela, pero lo pensé mejor: no carezco de compasión. «Muy realista», dije.

Desde entonces han pasado nueve años. La estatua se ha deteriorado a la intemperie, decorada por las palomas, por el musgo que brota de las grietas donde se acumula la humedad. Los devotos tienen ahora la costumbre de dejar ofrendas a mis pies: huevos para la fertilidad, naranjas que simbolizan la plenitud de la preñez, hojaldres en forma de media luna. Me resisto a la bollería, que además suele estar empapada por la lluvia, pero las naranjas me las guardo en el bolsillo. Las naranjas son tan refrescantes...

Escribo estas palabras en mi santuario privado, la biblioteca de Casa Ardua: una de las pocas bibliotecas que perviven tras las entusiastas quemas de libros que han tenido lugar en el país. Las huellas corrompidas y manchadas de sangre del pasado deben borrarse, a fin de crear un espacio de inocencia para la generación de moral pura que sin duda está por llegar. Ésa es la teoría.

Pero entre esas huellas sangrientas están las que nosotros mismos dejamos, y ésas no se borran tan fácilmente. Con el paso de los años he enterrado muchos huesos, y ahora estoy dispuesta a desenterrarlos aunque sólo sea para tu edificación, anónimo lector. Si estás leyendo, al menos este manuscrito habrá sobrevivido. Aunque tal vez sean meras ilusiones: quizá nunca tenga un lector. Quizá sólo esté hablando con la pared, en más de un sentido.

Basta de escritura por hoy. Siento la mano entumecida, la espalda dolorida, y me aguarda mi taza de leche caliente de todas las noches. Guardaré este legajo en su escondite, evitando las cámaras de vigilancia: sé dónde están, porque las instalé yo misma. A pesar de tales precauciones, soy consciente del riesgo que corro: escribir puede ser peligroso. ¿Qué traiciones y qué condenas me depara el futuro? En el seno mismo de Casa Ardua hay quienes desearían echar mano a estas páginas.

Paciencia, les advierto en silencio: esto acaba de empezar.

II
PRECIOSA FLOR

Transcripción del Testimonio de la Testigo 369A

2

Me habéis pedido que os hable de cómo fue para mí crecer en Gilead. Aseguráis que mi testimonio ser

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta