Loading...

MAGIA EN EL BOSQUE (LA DIVERSIóN DE MARTINA 6)

Martina D'Antiochia  

0


Fragmento

imagen

Vaya rollo.

«Martina, deberías estar más atenta», me he dicho esta mañana en clase. Pero es que ¡¡¡vaya rollo ponerse a estudiar otra vez para un examen de ciencias!!!

Este será el tercero que tendremos que hacer desde que empezó el curso. Y eso que, después de las vacaciones de verano, yo tenía unas ganas locas de empezar las clases... pero ahora resulta que voy a tener que pasar los próximos días, EL FIN DE SEMANA (¡encima!), con la nariz metida en los libros.

Es que hemos comenzado un curso nuevo en la escuela. El primer día de clase me levanté supermotivada, pero es porque siempre caigo en la misma trampa. Siempre empiezo ilusionada porque me dejo convencer por los anuncios de la tele. Esos que dicen: «¡¡¡Ya es septiembre!!! Vuelve al cole con la superlibreta de unicornio» para, acto seguido, mostrarte un primer plano de una libreta preciosa con el dibujo de un unicornio y preguntar: «¿No te dan ganas de empezar ya?». Pero es que, claro, luego ¿a quién le apetece estudiar veinte hojas del libro para que después en el examen solo caiga una pregunta?

A mí, seguro que no. Por eso estaba sentada en mi pupitre, sin escuchar nada de lo que decía el profesor. Primero, porque seguía preocupada por el examen. Y segundo, porque resulta que teníamos un compañero nuevo en clase. Se llamaba Ricardo. Apenas había hablado con él, pero me estaba preguntando cómo sería, si podríamos hacernos amigos, y también pensando que era muy mono. Entonces alguien me ha dado un golpecito en el codo. ¡Sofía! Sofía siempre se sienta a mi lado en clase. Hoy me ha susurrado superflojito:

Sofía: Oye, Martina, ¿quedamos este finde para estudiar para el examen?

Suena bien, ¿no?

Sí que suena bien: quedar el finde, estudiar... PERO ¡ES UNA TRAMPA!

Cuando una amiga pregunta eso (y más si se trata de Sofía) se sabe de sobra que haremos cualquier cosa menos ESTUDIAR. Y yo, en ese preciso instante, ya he sido consciente de que mi padre no se tragaría esa excusa ni en sueños.

Le he contestado mientras ojeaba toda esa BARBARIDAD de información q

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta