Loading...

MONEDA. PARTE II. (EL CICLO BARROCO 3)

Neal Stephenson  

0


Fragmento

Presentación

 

Con ésta son ya diez las presentaciones que escribo para la edición española de la serie formada por CRIPTONOMICÓN y los tres macro-volúmenes de EL CICLO BARROCO.<</span>Un conjunto de cuatro libros originales que, en nuestra edición, como en la de tantos editores europeos, acabará convirtiéndose en once libros de, pese a todo, respetable dimensión. Poco me queda por decir. O tal vez no...

Queda un único libro para cerrar esta me atrevería a decir que intrépida hazaña literaria en la que se embarcó Neal Stephenson hace sólo unos años. Con toda la prudencia posible, voy a dejar para la introducción al siguiente y último libro algunos comentarios nuevos (¡si es que me queda alguno!...) y aquí voy a dejarles, de nuevo, con lo que ya se han encontrado en algunas presentaciones anteriores. Sólo decirles que, como parecía del todo imprescindible, de nuevo aparece Enoch Root (el peculiar Gandalf de esta historia...) en la narración y que, como se anunciaba ya en el mismo título del anterior libro, se encontrarán ustedes también con otro personaje de la misteriosa estirpe de Root. «Sapientes» parecen llamarse a sí mismos... Y todo ello, como siempre en esta magna novela histórica, amenizado por lo que la convierte al mismo tiempo en un tratado de política, de intrigas, de ciencia y de alquimia y, aunque no a todos pueda parecerlo, de una peculiar ciencia ficción (ahí nació todo...) muy del siglo XXI. Como en el conocido anuncio de unas populares natillas, a partir de ahora: ¡repetimos! La primera constatación es que el final se acerca y, para todos aquellos a quienes nos gusta la lectura, eso sólo puede verse como una «desgracia». Tal y como están los tiempos, no es fácil pasárselo bien leyendo por el simple placer de leer (y aprender...), y lo cierto es que los libros de Stephenson son una verdadera gozada. Debo reconocer que soy «adicto» a ellos y el sólo hecho de que se esté terminando la serie empieza a causarme una cierta incomodidad. Si de mi dependiera, Stephenson podría seguir contando y contando cosas sobre el nacimiento de la ciencia moderna (y, con ella, de la sociedad moderna), contraponer la vieja alquimia al nuevo racionalismo, mezclar historias de piratas con las intrigas políticas de las más importantes cortes europeas y, en definitiva, seguir narrado el entorno y las peripecias en las que pudieron desarrollarse las vida

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta