Loading...

OTRA LUZ

Alfred García  

0


Fragmento

Prólogo

De todas las definiciones que se han hecho sobre el genio, me quedo con la del escritor y director de cine alemán Alexander Kluge: «Genio es la capacidad de obligarse a un esfuerzo constante». Esta ha sido la gran baza de Alfred, un chico joven e inspirado que ha dedicado toda su vida a la música. Le conozco desde que nació y recuerdo cuando era pequeño y prefería tocar el piano de mi hija que jugar con los muñequitos que le ofrecía. Diré más, desde el primer día que se sentó al piano todas las notas fueron melódicas.

Universitario brillante, alumno veterano del Taller de Músics de Barcelona, miembro de la Filarmónica del Prat, y generador de infinidad de grupos de jazz y de pop, Alfred nació para la música, por no decir que él es la música. No ha tenido apenas novias porque es un hombre casado con la música: todo depende de ella y el resto son atracciones fútiles. En este mismo teclado donde redacto unas líneas recuerdo las horas en que transcribíamos poemas o él consultaba escritores, desde los poetas del Barroco sevillano a infinidad de ensayistas, entre ellos su última adquisición: Cioran, el pensador que cada tarde coincidía con el inigualable Serge Gainsbourg en el mismo bar de París.

En mi casa, rodeado de unos cincuenta mil discos y libros, Alfred es feliz. Aquí se fraguó este primer libro que tenéis entre las manos. Algunas tardes, ya cansados

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta