Loading...

PUNTO DE PARTIDA (DOCTORA KAY SCARPETTA 9)

Patricia Cornwell  

0


Fragmento

Título original: Point of Origin

Traducción: Hernán Sabat

1.ª edición: enero, 2016

© 2016 by Patricia Cornwell

© Ediciones B, S. A., 2016

Consell de Cent, 425-427 - 08009 Barcelona (España)

www.edicionesb.com

ISBN DIGITAL: 978-84-9069-326-1

Maquetación ebook: Caurina.com

Todos los derechos reservados. Bajo las sanciones establecidas en el ordenamiento jurídico, queda rigurosamente prohibida, sin autorización escrita de los titulares del copyright, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, así como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

 

 

 

 

 

Con amor

a Barbara Bush

(por la diferencia que marcaste)

 

 

 

 

 

La obra de cada cual quedará al descubierto, la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego.

I Corintios 3,13

Contenido

Portadilla

Créditos

Dedicatoria

Cita

 

Prólogo

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

Una semana más tarde

Día 523,6

Pheasant Place, Uno

Pabellón de Mujeres Kirby

Wards Island, N. Y

Eh, doctora,

Tic Toc

Hueso aserrado y fuego.

¿Todavía sola en casa con FIB el mentiroso? ¡Controla el reloj, doctora!

Emite luz oscura y teme trenestrenestrenes.

gksfwfy quiere fotos.

Visítanos. En la planta tres. Negocia con nosotras.

¡tic toc doctora! (¿Hablará Lucy?)

Lucy Bu por la tele. Sal volando por la ventana. Ven con nosotras.

Bajo las mantas, ven hasta el alba. Ríe y canta. La misma vieja canción.

¡lucy, lucy, lucy y nosotras!

Espera y verás.

Carrie

1

Benton Wesley estaba quitándose las zapatillas de deporte en mi cocina cuando corrí hacia él con el corazón encogido de espanto, de odio y de horribles recuerdos. La carta de Carrie Grethen estaba entre un montón de correo y otros papeles cuyo repaso había ido posponiendo hasta un momento antes, cuando había decidido tomar un té de canela en la intimidad de mi casa de Richmond, Virginia. Era un sábado por la tarde; las cinco y treinta y dos del ocho de junio.

—Supongo que te envió eso al despacho —dijo Benton. No parecía alterado en absoluto; se inclinó hacia de

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta