Loading...

ÓSCAR Y LAS MUJERES (EPISODIO 6)

Santiago Roncagliolo  

0


Fragmento

 

—Óscar, ¿tienes un minuto?

—No. Ni uno.

—Es importante. Muy importante.

Óscar se detuvo en medio del camino de baldosas que cruzaba el jardín. Su hijo nuevo aprovechó el momento para perseguir a una lagartija. Y él se volvió hacia el inoportuno Flavio de Costa, que, visto tan de cerca, parecía aún más delgado que en el comercial de ropa interior.

—¿Qué quieres?

Flavio puso una de sus sonrisas publicitarias. Fuese lo que fuese, quería vendérselo a Óscar.

—Mírame bien —dijo, como si fuera a venderle a Óscar una toalla higiénica—. No te haré perder el tiempo. Sólo te diré una palabra: sexo.

—Ya. Conozco tu reputación, pero yo te aburriría. Además, es muy mal momento. ¡Tú, niño!

El niño, derrotado por la lagartija, se le acercó unos pasos. Pero Flavio no bajó la guardia:

—¡No, Óscar! Quiero deci

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta