Loading...

SI SALIERAS A VIVIR...

Patricia Ramírez  

0


Fragmento

imagen

imagen

Esta es una de mis frases, esas que invitan pensar, a abrir tu mente y a plantearte otras formas de ser más feliz. Me gustaron mucho las respuestas de mis seguidores cuando la lancé en las redes sociales. Respuestas sencillas, que no costaban dinero, fáciles de llevar a cabo y que inspiran a mucha gente que se siente marchita, sin fuerza y sin ganas. «Pasear por la orilla del mar, ir andando a trabajar, tomarme un café sin prisas, darme una señora ducha, jugar al fútbol con la ilusión de cuando era niño, abrazar a mi madre con fuerza, perderme un rato en el vivero, plantar hierbabuena…»

Te invito a través de este libro, de sus doce hábitos y de los ejercicios prácticos que incluye, a adoptar la actitud que te permita vivir con ganas, con serenidad, con plenitud. Un día puede ser algo más que un día. Un día puede ser, en parte, lo que tú decidas.

Si sigues mis redes sociales habrás leído más de una vez otra de mis frases favoritas: «Las situaciones nunca son perfectas, tu actitud sí puede serlo». Porque, independientemente del momento en el que te encuentres y las circunstancias que atravieses, siempre te quedará la libertad de elegir cómo enfrentarte a cada situación.

La actitud no lo es todo. Y quien piense que solo con actitud y tesón obtendrá el premio, sinceramente, es un iluso. Pero sí es el cimiento, la base, la fuerza, el motor o la ambición para involucrarte en aquello que deseas. La actitud no lo es todo, pero sin ella no eres nada. En las redes se promueve la filosofía de que la actitud te pone al límite y que esos límites están para superarlos. Pero ni siempre está uno motivado para hacerlo, ni tampoco tenemos que estar superándonos cada dos por tres como clave de la felicidad. Si la actitud no se acompaña de talento, inteligencia, habilidades, aptitudes, genética, valores, se queda sola ante el peligro. Sería exigirle demasiado a la actitud.

Si no tienes voz, pero tienes actitud, ya te puedes dar de cabezazos contra una pared, que nunca podrás ser cantante profesional. Podrás aprender a impostar la voz y no desafi

Sigue leyendo y recibe antes que nadie historias como ésta